Advertisement
Advertisement

Ensanche 21 estudia destinar a pisos para jóvenes las viviendas de Olarizu

21 diciembre, 2017

El Ayuntamiento lanzó un primer concurso para el estudio, pero quedó desierto

viviendas-olarizuLas viviendas de Olarizu pertenecen en su mayoría a Ensanche 21. Estas viviendas fueron expropiadas dentro del plan de recolocación y reconstrucción iniciado en su día por Ensanche 21. Un plan que se ha frenado y para el cual a día de hoy apenas hay dinero para el derribo de estos inmuebles.

Podemos propuso destinar estas viviendas a alojamientos para jóvenes, una propuesta aceptada por el equipo de gobierno. Juventud licitó la realización de un estudio, pero este quedó desierto. Ahora se licitará desde Ensanche 21, con una partida de 12.000 ampliable en 6.000.

"Esperamos que no haya más contratiempos y confiamos en que los resultados sean positivos para poder devolver la vida a estos pisos, facilitar la emancipación de las personas jóvenes y reactivar la zona", asegura el concejal de Podemos.

Estos 123 pisos son en su mayoría de Ensanche 21: viviendas que se iban a demoler dentro de los planes de Ensanche 21 para reconstruir viviendas antiguas. Muchos de los vecinos fueron obligados a abandonar sus casas, para trasladarse a las nuevas viviendas construidas en la acera de enfrente, o aceptaron una compensación económica. Estas viviendas estaban junto a las fábricas de Pemco y Esmaltaciones San Ignacio.

Este patrimonio público está siendo ocupado en los últimos meses por diversos jóvenes. Según Podemos estos edificios ofrecen una oportunidad excepcional para solucionar los problemas de emancipación que afectan a buena parte de las nuevas generaciones de la ciudad y dinamizar la zona. El PP ha recordado que el PSOE fue quien en su día emitió un informe asegurando que las viviendas no reunían condiciones de habitabilidad, mientras que EH Bildu ha advertido que este proyecto necesita de una partida presupuestaria concreta.

“El plan de realojo de Olarizu, que costó al Ayuntamiento alrededor de 20 millones de euros, incluía el derribo de las casas. Sin embargo, esta decisión todavía no se ha tomado y las condiciones de las viviendas siguen siendo buenas. Por eso, consideramos que la respuesta más justa, sensata y lógica es darles una nueva utilidad dando respuesta a la demanda habitacional que existe entre la gente joven de nuestro municipio”, ha subrayado el concejal Juan Cerezuela.

Sobre esa premisa, las viviendas de Olarizu “nos permiten ofrecer casas en buenas condiciones de uso a un precio ajustado a las posibilidades reales de este colectivo, dotarles de un fin social y revitalizar esa parte del barrio”. Podemos cree que con estas viviendas se podrían ensayar fórmulas para convertir esta zona en un ecobarrio.