Cristina González: “Mi primera medida será hacer un gobierno de progreso con el PP en la oposición”

| 19 mayo, 2015

Cristina González apuesta por convertir a Vitoria en referencia del vino y de industrias relacionadas con el Medio Ambiente

Cristina GonzálezCristina González lidera por primera vez las listas del PSE. Tras la crisis vivida en el seno de su partido ahora llega a las elecciones forales con su apuesta por una fiscalidad progresiva y un impulso a los sectores clave de la industria y la agricultura alavesa

-La principal competencia foral es la fiscalidad ¿Plantea alguna reforma, como ha hecho el PP?

-El PP siempre antes de las elecciones propone bajar impuestos y luego los sube. El PSE no va a decir que hay que bajar impuestos, sino que la propuesta fiscal debe ser lo más progresiva posible. Creemos en una fiscalidad estable, habrá que ver si la reforma del 2013 tiene alguna cuestión que se puede modificar, pero hay que mantener la estabilidad en la fiscalidad.

Además nuestro objetivo es perseguir el fraude fiscal. Para ello proponemos más inspectores fiscales, más medios técnicos, como la interconexión de datos. También la publicación de los nombres de los defraudadores, o que los defraudadores no sólo tengan sanciones economicas, sino también impedirles la obtención de subvenciones de la administración pública. No es lógico que a él le ayudemos luego todos cuando ha intentado defraudar.

¿Cómo avanzar en creación de empleo?

-Tenemos que ayudar al sector privado. Álava tiene sectores líderes, y eso hay que potenciarlo. Como máquina herramienta, como automocion, como las renovables o como el vino. Hay que crear un plan estratégico en esos sectores. También hay que potenciar la logística. Estamos en un entorno privilegiado. Álava tiene que ser el centro logístico de la zona norte del eje transatlántico.

También los servicios sociales, que sirven para dar dignidad a las personas, son generadores de empleo. Hay que dar oportunidad a los autónomos. Ahora también hay empleo de mala calidad en el tejido asociativo. El objetivo es darles estabilidad para conseguir sus objetivos. Hacen un trabajo importante al que no llega la administración.

-¿Cómo conseguir el desarrollo de los sectores privados?

-No podemos meternos en las empresas privadas, pero podemos ayudarlas. Por ejemplo Detroit no se entendería no sólo por tener General Motors, sino porque la mayoría de eventos en la ciudad está relacionado con el motor. En Álava todos los sectores de automoción, vidrio, logística o renovables podrían estar relacionados con el medio ambiente. ¿Por qué no nos convertimos en la Capital Verde de verdad, donde se estudie, haya congresos, y se busque investigar en el aspecto verde? Tenemos sectores que si tienen una inversión pública que les apoye también se nutrirá de ellas el territorio. Atraer personas aquí también dinamiza otro de los sectores que dan mucho empleo en Álava.

-También apuesta por hacer de Vitoria-Gasteiz la capital del vino

-Rioja Alavesa compite en cantidad y no en calidad del vino. Rioja es una de las cuatro zonas más importantes del mundo. El nombre lo tiene y por ello no nos queremos salir de la denominación, pero sí queremos definir cuáles son los vinos de Rioja Alavesa, porque son muy diferentes a los de la Comunidad de La Rioja. Aparte de eso sí queremos potenciar nuestros vinos, unido por ejemplo a la gastronomía. Convertir a Álava o a Vitoria en capital del vino, no sólo de Rioja sino también Txakolí. Habría que hacer eventos de nivel internacional. No me sirve la fiesta de la vendimia. Quiero que vengan personas de reconocido prestigio internacional. Esta todo inventado: podemos copiar a Burdeos, a California… Y hay que hacer inversión desde lo público, pero es rentable.

-Más allá del vino ¿cómo ayudar a los agricultores alaveses?

-Tenemos varios problemas. Por ejemplo la remolacha está a expensas de la planta de miranda de azúcar. Tenemos problema con regadíos y con la balsa de noryeste. Son proyectos que se han quedado a medias y hay que acabarlos para hacer que la agricultura sea rentable, porque si no los precios de la agricultura llevan a que el campo se quede desierto. Se está produciendo a un precio mayor que el de mercado.

Prácticamente ya no se siembra patata en Áalva para la fama que tiene. En productos como el queso idiazabal no tenemos la suficiente producción y no existe esa ambición de crecer. A la agricultura ha faltado la ambición de aprovechar lo que tenemos para seguir creciendo. Además hay problemas porque la política agraria común afecta a los cultivos alaveses pero además la negociación del gobierno de rajoy en la pac ha sido un caos para europa pero también para Euskadi.

-Foronda parece vivir un eterno Día de la Marmota…

-Estamos peor que hace 4 años, porque antes con el PSOE había 24 horas y había PIF. También funcionaba la escuela de vuelo, había referencia en transplantes de órganos y en este momento no hay nada. Lo que hay que hacer es recuperar el 24 horas. Ahora hemos ganado en carga teniendo el aeropuerto cerrado 12 horas, pero qué habríamos hecho con 24 horas abierto y con el PIF.

También hay que llegar a acuerdos con Loiu para dividir vuelos. En cuanto a vuelos transatlánticos no tiene lógica que se subvencione el vuelo para que vuelva vacío. Eso es una falta de eficiencia en el gasto bestial. Cuando quieres hacer un vuelo transatlántico necesitas llegar a un aeropuerto y que haya otras vías. A partir de la Y vasca se podrá comunicar Foronda con Loiu. En vez de competir tenemos que sabir lo que tenemos y tener una política común aeroportuaria.

-Precisamente la Y es otra infraestructura que sigue demorándose…

-La alta velocidad no llega a Euskadi desde la Meseta, se ha priorizado Galicia. Con todo el esfuerzo que se hizo para que el eje transatlánttico pasase en Vitoria y Burgos ahora hay que acabar esa línea. El problema es que el PP deja todos a medias.

-¿Cómo avanzar en la mejora de las carreteras?

-El desdoblamiento de la N124, de Legutiano o la autovía en Saratxo no tienen lógica cuando hay carreteras que son caminos intransitables. Queremos que se prime la seguridad y no la velocidad. Hay que hacer obras que nos den seguridad. Por otro lado aún nos queda la conexión de la AP1 con la N1 y sin embargo no la acabamos, mientras buscamos otras alternativas de desdoblamiento.

-¿Cuál es su proyecto en lo social, tras las quejas realizadas a la gestión foral, especialmente en el Servicio de Ayuda a Domicilio?

-Cuando llevas una política para cargarte el servicio, al final te lo cargas. Si además le subes el precio la mayoría de las personas renuncia a ello porque es más barato contratar a la gente en casa con las horas que sea. Si gestionas los servicios sociales como una empresa que tiene que tener beneficios estará bien gestionado, pero es un desastre para los usuarios. Se ha recortado el SAD, pero ahora son las asociaciones las que tienen overbooking de ayuda a domicilio. Pero no en las condiciones de la Diputación Foral de Álava.

Además ahora también hay un problema: hay gente que no puede acreditar su experiencia porque realmente esa gente está contratada como empleada de hogar, ya que una persona no puede contratar a otra como auxiliar de clínica, sino como empleada de hogar. Y eso no sirve para acreditar experiencia. Es un decreto trampa que hay que regular si realmente queremos regular esta situación de asistente personal.

Luego tenemos el problema de la falta de hospital para agudos. Proponemos instalar en Santiago un hospital de subagudos o de crónicos.

-¿Todo el hospital o parte?

-Eso no te puedo concretar porque deberían decidirlo los técnicos.

-Proponen habilitar más plazas en residencias ¿Bajo qué fórmula?

-En Álava seguimos un modelo de residencias públicas, gestionadas desde lo público. Hemos visto que la concertación ha provocado problemas, ya que cuando se mezclan los modelos en el fondo los trabajadores que tienen las mismas responsabilidades también exigen los mismos salarios. También es cierto que con la ley de Dependencia las residencias tienen menos demanda porque se podía contratar a un familiar o a alguien que atienda al usuario en casa. Eso es más económico. No nos parece mal pero para evitar crecer en residencias públicas hay que desarrollar bien la ley de dependencia. Sabemos que se puede hacer poco a poco.

-¿Qué pactos plantean tras el 24 de mayo?

-Mi primera medida será hacer un gobierno de progreso y que el PP pase a la oposión, Y para eso son necesarios acuerdos y pactos, que pueden ser de gobierno, de estabilidad o de muchos tipos. Yo no estoy cerrada, pero el PSE pactará con quien quiera recuperar los derechos perdidos esta legislatura. Y con quien quiera tener una sociedad más solidaria.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad