Advertisement
Advertisement

Urtaran insiste en derribar Errekaleor y critica la filosofía del "todo gratis"

25 mayo, 2017

Los jóvenes ponen en marcha placas fotovoltaicas para garantizar el autoconsumo de electricidad

El alcalde Gorka Urtaran ha dado la orden para iniciar el proceso de derribo del barrio de Errekaleor. Un proceso que puede costar al Ayuntamiento varios millones de euros, dado que el objetivo es "derribar estas viviendas para conformar un gran espacio verde en el sur de Gasteiz".

El alcalde hizo este anuncio durante su comparecencia extraordinaria para informar de lo sucedido el pasado jueves con la intervención de la Ertzaintza. Una intervención que sirvió para dejar sin luz al barrio. En Errekaleor precisamente este miércoles instalaban la primera placa fotovoltaica para conseguir el autoconsumo de electricidad. En los próximos días continuarán instalando placas en los tejados de estos edificios, para de esta forma recuperar la conexión eléctrica o, al menos, algo de luz en parte del barrio.

Actualmente viven en Errekaleor 150 personas, en viviendas propiedad de Ensanche 21, expropiadas a sus legítimos propietarios. Las viviendas han sido ocupadas y en el barrio se ha creado una comunidad que ha rehabilitado un barrio condenado al derribo.

El alcalde publicó en la tarde de ayer una carta abierta sobre la situación de este barrio. Una carta en la que explica todo lo ocurrido desde que en 2002 comenzó el proceso de realojo. En esa carta (que puedes leer íntegra más abajo) se recuerda que el proceso de realojo de los antiguos vecinos del barrio costó al Ayuntamiento 22 millones de euros. Además recuerda la responsabilidad del PP tanto en la puesta en marcha del plan de realojo como en la falta de reacción a la posterior ocupación.

También denuncia el mal estado de las viviendas, que son muy antiguas, contienen amianto, sufren aluminosis y no tienen pilares sino muros de carga, lo que hace inviable una intervención. Urtaran ha vuelto a insistir en la posibilidad de que los jóvenes se trasladen a Aretxabaleta con alquileres sociales. Los jóvenes sin embargo han insistido en varias ocasiones en que no se irán el barrio porque su proyecto se debe desarrollar en él. Cuentan con el apoyo de Podemos, Irabazi y EH Bildu.

Urtaran critica la filosofía del "todo gratis" que defienden los miembros de Errekaleor Bizirik

El alcalde carga también contra la filosofía "todo gratis" de Errekaleor Bizirik: "Ni hipoteca, ni alquiler social. No pagan el agua que beben y utilizan, ni los residuos que generan, ni la luz que consumen. No pagan ni un impuesto, tasa o precio público. Nada de nada. Todo a cuenta de la sociedad. Todo gratis. Para ellos, los derechos y la barra libre; para el resto de gasteiztarras, las obligaciones y las normas

  • Carta íntegra de Gorka Urtaran

"Me dirijo a todas aquellas personas que de una u otra manera os interesáis por lo que está ocurriendo en Errekaleor, con la única intención de aportar información y mi punto de vista sobre esta cuestión.

1.- Sobre el proceso de realojo

Las actuaciones municipales en el barrio de Errekaleor dieron comienzo en 2002 con un estudio socioeconómico realizado por la Agencia de Renovación Urbana y Vivienda SA. Tres años más tarde, en 2005, Ensanche 21 acuerda negociar con los representantes del barrio en orden a la compra de sus viviendas al objeto de permitir su realojo en otros barrios de la ciudad (Salburua y Zabalgana especialmente), y mejorar así su calidad de vida.

Por lo tanto, el proceso de realojo de Errekaleor, que ha costado 22 millones de euros a las arcas públicas, se inició con Alfonso Alonso en el gobierno municipal y con el respaldo del resto de grupos. Conviene aclarar este aspecto especialmente porque, en numerosas ocasiones, su grupo ha cargado con dureza contra este plan y ha derivado la responsabilidad de este proceso -tan costoso para el erario público- en la espalda de otros partidos políticos. Algo que, a tenor de la documentación obrante, es manifiestamente falso.

2.- Sobre el inicio de la ocupación ilegal de viviendas

La ocupación ilegal de las viviendas municipales del barrio de Errekaleor se inicia en el año 2013, en pleno proceso de realojo de las 192 familias que vivían en el mismo. Antes de que terminara la legislatura pasada, eran al menos 20 las viviendas ocupadas de forma ilegal en la ciudad, la mayoría en Errekaleor, tal y como recoge el acta de Ensanche 21 de 24 de febrero de 2015. Sirva también este dato, para aclarar que el fenómeno no surge durante este mandato, y para neutralizar la acusación interesada de que ha sido este gobierno municipal quien ha permitido esta situación.

3.- Sobre el estado de las viviendas

Sendos informes de febrero y marzo de 2015, y de marzo y abril de 2017, elaborados por los servicios eléctricos municipales, la Policía Local y la Delegación de industria respectivamente, alertan del riesgo inminente para la seguridad de las personas que residen en el barrio.

El informe de servicios eléctricos concluye que “todas estas irregularidades (sobre el sistema eléctrico) que se han mencionado son defectos graves, defectos que suponen un peligro inmediato para la seguridad de las personas, riesgo de incendios, accidentes, cortocircuitos, y descargas eléctricas por falta de medidas contra contactos indirectos, de aislamiento de la instalación o protección contra cortocircuitos y sobrecargas”;

El informe de Policía Local, indica que “se considera que la ocupación de las viviendas de Errekaleor no ofrecen ninguna garantía de salubridad, higiene y seguridad, ya sean los ocupantes la familia XXX como el movimiento Errekaleor Bizirik”. “Se informa para que se tomen medidas de urgencia con todas las viviendas, ya estén ocupadas o vacías puesto que algún día vamos a tener que lamentar alguna desgracia con alguna muerte de algún “okupa” (sic)”.

En marzo y abril de 2017, tras verificar el estado de las instalaciones, la Delegación de industria informa de que “la antigüedad de las instalaciones es muy elevada. El diseño inicial se hizo para una electrificación muy inferior a la de las necesidades actuales, con potencias instaladas que hoy serían insuficientes. La calidad de los materiales, la ausencia de dispositivos de protección y las conexiones que se han ido añadiendo, en la mayoría de los casos sin instaladores electricistas habilitados, no garantiza ninguna seguridad y pone en riesgo a sus usuarios” y requiere a la empresa eléctrica “que adopte las medidas necesarias para suprimir las acometidas no legalizadas conectadas fraudulentamente a la red y peligrosas para las personas y bienes”.

Conociendo estos informes, creo que huelga decir el grado de responsabilidad que tendría este Ayuntamiento –y yo personalmente como representante legal-, en el caso de que sucediera alguna desgracia por la inacción municipal.

El alcalde también recalca que "estas viviendas contienen amianto en todas sus fachadas norte, sufren de aluminosis y su estructura no se asienta en pilares, sino en muros de carga que anulan cualquier posibilidad de intervención"

4.- Sobre la búsqueda de una salida negociada

A los pocos meses de comenzar esta legislatura, personalmente me pongo en contacto con representantes del colectivo “Errekaleor bizirik” para informarles del peligroso estado de las viviendas y ofrecerles una salida negociada y satisfactoria para todas las partes. Una salida que permita el desarrollo de su proyecto con las garantías necesarias, con la seguridad debida y en colaboración con el Ayuntamiento. Una nota de prensa municipal de 12 de noviembre del mismo año recoge en detalle dicha propuesta, que pasa básicamente por trasladar el proyecto a Aretxabaleta, con unas viviendas mucho más seguras, y estableciendo el abono de un alquiler social que podría satisfacerse mediante su trabajo en la mejora de las viviendas.

La respuesta del colectivo no se hizo esperar: agradecía al ayuntamiento su disposición pero rechazaban la idea de salir de Errekaleor. Según ellos, el proyecto debe realizarse en Errekaleor.

Por lo tanto, quien ha rechazado el dialogo ha sido el propio colectivo, que ya ha demostrado su poco bagaje democrático y su nostalgia por tiempos pasados donde la violencia era un medio para conseguir el fin. Si no se hace lo que ellos dicen la preparan, como este fin de semana cuando arrojaron pintura a todas las sedes del PNV en Gasteiz y en Altsasu.

5.- Sobre el modelo

Finalmente, me llama poderosamente la atención la defensa que hacen algunos grupos municipales sobre el modelo de gestión del barrio, algo que también algunos medios de comunicación han puesto en valor, con un halo de romanticismo y épica.

Se habla de autogestión cuando en verdad se debería hablar de un colectivo que no acepta ninguna norma de las que nos hemos dotado en esta sociedad para convivir. Ocupan ilegalmente unas viviendas que no son suyas –sino de todos los vitorianos- sin abonar un solo euro. Ni hipoteca, ni alquiler social. No pagan el agua que beben y utilizan, ni los residuos que generan, ni la luz que consumen. No pagan ni un impuesto, tasa o precio público. Nada de nada. Todo a cuenta de la sociedad. Todo gratis. Para ellos, los derechos y la barra libre; para el resto de gasteiztarras, las obligaciones y las normas. Si quieren desarrollar su modelo de vida, al menos, deberían aceptar unas mínimas reglas de juego como aceptamos el resto de ciudadanos.

Por todo ello, y especialmente por una cuestión de seguridad, han sido necesarias las medidas adoptadas, como necesario es derribar estas viviendas para conformar un gran espacio verde en el sur de Gasteiz."