Los jóvenes de Errekaleor temen su desalojo

27 febrero, 2015

Los jóvenes okupas del movimiento Errekaleor Bizirik mantienen su lucha vecinal, tras la decisión de Ensanche XXI de solicitar el desalojo de las viviendas ocupadas. Una decisión aprobada con los votos de PNV y PP, y que se basa en un informe pericial realizado por el propio ayuntamiento tras el incendio de una de las […]

errekaleor grafiti Los jóvenes okupas del movimiento Errekaleor Bizirik mantienen su lucha vecinal, tras la decisión de Ensanche XXI de solicitar el desalojo de las viviendas ocupadas. Una decisión aprobada con los votos de PNV y PP, y que se basa en un informe pericial realizado por el propio ayuntamiento tras el incendio de una de las viviendas bajas de Errekaleor.

Esta vivienda estaba ocupada por personas ajenas al movimiento Errekaleor Bizirik.

ErrekaleorLos jóvenes denuncian que se trata de un informe completamente parcial y, al mismo tiempo, critican que con el análisis de una sola vivienda se pueda desprender que todas las manzanas de Errekaleor se encuentran en mal estado. Además culpan a Alfredo Piris (gerente de Ensanche XXI y responsable de la Policía) de ser el artífice de este intento de desalojo de las viviendas.

Los jóvenes de Errekaleor Bizirik insisten en que las viviendas ocupadas por ellos son habitables, y se encuentran en buen estado. Al mismo tiempo inciden en que el único destino para este barrio es tapiar todas las casas y dejarlo así. casa errekaleorPara evitar el desalojo han solicitado un informe pericial para el análisis de estas viviendas. Sin embargo temen que estos informes puedan provocar un desalojo preventivo, para el que no sería necesario esperar una sentencia. Y es que el informe, basado en criterios de salud y seguridad, podría servir para que, antes de la tramitación del desalojo definitivo, el juez decidiese un desalojo provisional.

Junto a estos 60 jóvenes de Errekaleor Bizirik también sigue en el barrio una decena de personas en sus propias viviendas, ya que el Ayuntamiento aún no ha ejecutado la expropiación de estos pisos. Los vecinos acusan a Ensanche XXI de mobbing inmobiliario y no aceptan las condiciones del consistorio para abandonar el barrio.