¿Es el Ánimo Pues del Chupinazo de Pamplona el himno del Alavés?

6 julio, 2024

Cada 6 de julio la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona salta al son de las dulzainas con el Ánimo Pues

Cada 6 de julio hay entre los pamploneses un momento muy emotivo. Y no, no es el chupinazo en sí, sino lo que ocurre minutos después en la plaza del Ayuntamiento. Decenas de gaiteros salen a la plaza desde la Casa Consistorial y tocan el 'Ánimo Pues'. De hecho, en 2024 el cartel de San Fermín representa este momento.

Lo que suena es, desde luego, Ánimo Pues (sin letra). Esta composición popular fue el primer himno (oficial u oficioso) que tuvo el Deportivo Alavés, antes que el de Alfredo Donnay.

Así que el comentario se repite cada 6 de julio en Vitoria-Gasteiz al ver este momento: ¿podemos decir que el 6 de julio Pamplona entera baila con el himno del Alavés? José Mari Bastida 'Txapi' no se atreve a asegurar esto. Sí, el tema 'Ánimo Pues' aparece en la composición 'Que la Victoria nos Sonríe', creada en 1928 por Luis Mari Aramburu como Himno del Alavés. Pero la melodía es anterior. Es decir, que Luis Mari Aramburu se inspiró en la sinfonía que después se incluyó en el Ánimo Pues para componer parte del himno 'Que la Victoria nos Sonríe'.

En realidad, Ánimo Pues es tan solo un fragmento de 'Que la Victoria nos sonríe', explica Iñaki Urbizu. Esta composición de Luis Mari Aramburu se hizo en 1928 jugando con varias melodías vascas reconocibles, explica Luis Orduña, director de la Banda Municipal. Auñamendi explica además que forma parte de “un espectáculo cómico-futbolístico” creado en 1928.

Sí está claro que en los años 20 y 30 el 'Ánimo Pues' fue la musiquilla que entonaba la afición albiazul en los primeros años de historia del club. Explica Txapi además que hay dos versiones del Ánimo Pues, una más larga y otra más corta.

En realidad, esta canción que suena en Pamplona con dulzainas y en muchos otros sitios con txistus, es una de las más habituales en las fiestas populares. También durante La Blanca. Y, poco a poco, cada uno le ha dado su propio significado y su propia letra. Así, Gasteiz e Iruña muestran también en este momento su hermandad.