Advertisement
Advertisement

Los vitorianos no quieren que la estación de autobuses se llame Adolfo Suárez

29 marzo, 2014

Noticia relacionada: Cachondeo e indignación en Twitter por la Estación Adolfo Suárez [poll id="42"] El diario El Correo desvela hoy en su portada que la nueva estación de autobuses se llamará Adolfo Suárez. La terminal de la Plaza de Euskaltzaindia, que estará operativa este mismo año, recibirá ese nombre, según ha confirmado el alcalde de […]

[poll id="42"]

adolfo-suarez
El diario El Correo desvela hoy en su portada que la nueva estación de autobuses se llamará Adolfo Suárez. La terminal de la Plaza de Euskaltzaindia, que estará operativa este mismo año, recibirá ese nombre, según ha confirmado el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, una semana después de la muerte del Presidente del Gobierno Español, que gestionó la Transición (gobernó entre 1976 y 1981) y falleció el pasado domingo tras una década enfermo de Alzheimer.

Un anuncio sorprendente, que cuenta con el rechazo casi unánime de los ciudadanos, según se puede leer en Twitter y en el propio muro de Facebook del alcalde. Suárez, pese a su impronta en la historia de España, no tiene especial vinculación con Vitoria, más allá de su legado como presidente del Gobierno en la transición. Eso es precisamente lo que no entienden muchos tuiteros, que han criticado duramente el anuncio del alcalde, lo consideran desacertado, oportunista, e incluso, una "copia". Poco después los propios tuiteros han optado por la broma y por el cachondeo, al crear un hashtag proponiendo nombres para la Estación de Autobuses.

El anuncio lo ha realizado el alcalde a través de El Correo sin haberlo consultado previamente con los grupos. El líder del PNV, Gorka Urtaran, confirmaba a Gasteiz Hoy que Maroto no se ha dirigido a los grupos políticos ni a otras instituciones y lamentaba sobre todo las formas en que se han producido el anuncio: "Plantea el nombre sin tener ni siquiera decidido el modelo de gestión". También desde el PSE han criticado las formas en que se ha producido el anuncio, y esperan que el primer edil se reúna con ellos. Patxi Lazcoz ha hablado de "mediocridad" y ha lamentado que se haya creado una polémica absurda: "El peor homenaje que podía hacerle Maroto a Adolfo Suárez es crear con su nombre una polémica absurda y sin consenso".

Desde EH Bildu su portavoz Kike Fernández de Pinedo ha reclamado que, si la estación tiene un nombre, sea elegido por los ciudadanos, y no por una decisión partidista. Al mismo tiempo han recordado que Adolfo Suárez formaba parte del Gobierno el 3 de marzo.

En Vitoria los nombres de calles corresponden a la Junta de Gobierno (compuesta por el partido del alcalde en el poder), pero no queda claro si en el caso de la Estación la competencia también sería de este órgano o si, por el contrario, haría falta el consenso de la Corporación.

Estación Ibarrola

No es la primera vez que a una estación se le quiere poner nombre en Vitoria. Ya al proyecto de reforma de la Estación de la Calle Francia se le quiso denominar Estación Ibarrola, en homenaje al Escultor y artista, pero el proyecto naufragó y finalmente el nombre quedó en el olvido, enterrado bajo el Artium. En aquel entonces surgieron voces críticas contra ese nombre, porque Ibarrola no se trataba de un artista alavés.<strong

Apertura este mismo año

La nueva estación de autobuses se comenzó a construir en noviembre de 2012 y la previsión sigue siendo que las obras finalicen este verano, para entrara a funcionar este mismo año 2014.

La nueva infraestructura contará con un parking subterráneo con 307 plazas para vehículos, 86 para bicicletas y 8 para motos, 25 dársenas para autobuses, un vestíbulo principal y cafetería, oficinas y restaurante. Junto a la estación, habrá una parada de taxis entre las calles Jorge Guillén y Dámaso Alonso y sendas paradas de autobús y tranvía, en Bulevar de Euskal Herria.

Las obras las está llevando a cabo la UTE formada por Vías y Construcciones y las vitorianas Opacua y Balgorza, a quien fue adjudicada la obra en un presupuesto de 15.346.540,92 euros (sin iva), una cantidad que está costeada al 90% con financiación del Gobierno Vasco y de la Diputación Foral de Álava (el Gobierno Vasco aporta 14.000.000 euros y la Diputación Foral de Álava 2.500.000 euros).