Este muerto está muy vivo

17 abril, 2013

El Baskonia gana en el Buesa y buscará el 2-2 este viernes

baskoniaBaskonia realizó uno de los mejores partidos de la temporada en el momento oportuno y sigue vivo en la Euroliga. El conjunto de Zan Tabak borró del mapa al CSKA con unos primeros 30 minutos brillantes y terminó imponiéndose por 93-72. El viernes cuarto capítulo.

El partido empezó con respeto mutuo. Casi dos minutos hasta los primeros puntos de Weems con buenas defensas en ambas zonas que dominaron el partido en los primeros minutos. Nocioni con agresivas penetraciones sumaba por parte vitoriana hasta que dos triples, uno de cada Bjelica, permitió el primer amago de despegue local (10-4) ante un CSKA confundido que no encontraba la manera de anotar. Los rusos estuvieron varios minutos clavados en cuatro puntos pero Caja Laboral no lo pudo aprovechar para conseguir una renta seria y el despertar de Teodosic hizo reaccionar al conjunto moscovita que terminó tan sólo a un punto (15-14) al término del primer acto.

La Teletovización de Nemanja Bjelica es muy preocupante pero cuando el serbio tiene el día en el lanzamiento se convierte en el tirador más fiable de la escuadra vitoriana y sus 8 puntos eran la mejor noticia en el comienzo de un segundo cuarto que arrancaba con un Baskonia mandón (25-17). Se lograba, nuevamente, colapsar el ataque ruso con un Papaloukas superado por la buena presión de Causeur y con Krstic o Micov más fallones de lo habitual. Una protesta de Teodosic al arbitro terminó con un encontronazo del serbio con Nocioni y San Emeterio que encendió los ánimos del respetable y el Buesa Arena empezó a jugar su papel. Con el río revuelto Baskonia logró marcharse quince arriba (32-17) mientras Messina intentaba tranquilizar a sus jugadores que no tenían el día en el tiro (parcial de 17-3 y los rusos 7 de 32 en tiros de campo al descanso) y se mostraban ansiosos. En medio de la tensión la técnica le cayó a Zan Tabak y los rusos encontraron en el tiro libre la manera de sumar y frenar la sangría. Sin embargo, Baskonia olía sangre y en unos últimos minutos de desenfreno terminó de romper al ogro ruso y enfilar el tunel de vestuarios con un brillante 43-24 y el público puesto en pie.

El descanso no alteró el devenir del partido. Los locales salieron con las mismas ganas dispuestos a evitar cualquier tipo de susto, ganando la pelea del rebote y anotando con facilidad para poner la máxima (55-30) ante la algarabía de un Buesa Arena que disfrutaba de lo lindo con la exhibición de su equipo. Los rusos, impotentes y negados en el lanzamiento, se veían atropellados por un excelso Baskonia enchufado que mordió la yugular del CSKA hasta dejarlo KO (70-39, al minuto 30).

Los últimos diez minutos del partido sobraron. Messina sacó a los menos habituales y Tabak rotó buscando no sobrecargar a ninguno de sus mimbres importantes sin perder ritmo y con Heurtel pletórico desde 6,75 para finalizar con un claro 93-72.

El viernes cuarto episodio de una eliminatoria que tendrá más recorrido del que muchos auguraban. Los rusos ya saben como se las gasta este Caja Laboral y a buen seguro que el viernes vendrán con otra intensidad. La machada está un poquito más cerca aunque sigue siendo una misión harta complicada. De momento, hoy se ha demostrado que se puede.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad