Familias de colegios concertados piden "empatía" para reducir la cuota

22 abril, 2020

Las familias consideran injusto que sigan cobrando la misma cuota cuando los gastos no son los mismos

Familias de colegios concertados de Vitoria-Gasteiz consideran "injusto" el cobro íntegro de la cuota voluntaria en la actual situación de confinamiento. En una carta remitida a Gasteiz Hoy las familias reclaman a los colegios "empatía" con las familias en la situación actual.

"No es justo que nos pidan un pago total de dichas cuotas cuando los gastos no son los mismos. A menos gastos, menos necesidad de cuota". reclaman. De momento cinco colegios concertados han aprobado ya una rebaja de estas cuotas mensuales.

Las familias pertenecen a los colegios Carmelitas Sagrado Corazón, Calasanz-Escolapios, Inmaculada Concepción, Escolapias - Paula Montal, Santa María-Marianistas y Nazareth Salesianas.

"Somos conscientes de que nuestros hijos e hijas estudian en centros donde ese cobro está generalizado. Sabemos que las cuotas son voluntarias. No nos negamos al pago de la cuota de funcionamiento, simplemente solicitamos su revisión teniendo en cuenta las siguientes cuestiones", aseguran estas familias.

La carta agradece el "esfuerzo que está haciendo la mayor parte del personal docente y no docente de manera no presencial dando continuidad a las clases, mejor o peor dependiendo del centro, del curso y de la buena disposición del propio personal".  Las familias también aplauden la decisión de algunos centros de "mantener la contratación del personal no subvencionado por Educación".

Las familias destacan que el cierre de los centros ha reducido los gastos de mantenimiento: "Los materiales destinados a la educación de nuestros hijos e hijas los estamos asumiendo desde nuestras casas, y que las políticas de inversión en los centros, como algunos colegios alegan para justificar el cobro total, tal vez deben ser postergados".

"Los centros incluyen hoy en día en su curriculum académico la educación en valores como la solidaridad, cooperación y transparencia. Valores que hoy más que nunca se deben no solo predicar sino también ejercer, y simplemente pedimos que muestren también empatía con las situaciones que estamos viviendo las propias familias", concluyen.