Feria Taurina de La Blanca: ¿muerte natural o eutanasia?

11 agosto, 2016

La escasa asistencia a la Plaza evidencia la decadencia de la afición taurina en Vitoria-Gasteiz

Los aficionados taurinos se han manifestado estos días de feria

La Feria Taurina de La Blanca sigue agonizando año tras año. Pese a la defensa que hace de la Feria el mundo taurino, la asistencia sigue siendo cada año más baja, con un tercio de entrada en las dos corridas y casi media en el rejoneo: en total 6.156 asistentes en las tres corridas, menos asistencia que a las vaquillas.

La afición taurina sigue en descenso en Vitoria-Gasteiz, lo que podría llevar a la feria a morir sin necesidad de ninguna consulta: simplemente la rentabilidad de la plaza no existe y parece que tan sólo la salvaría la respiración asistida en forma de subvención.

El Club Taurino Alavés y la Peña Paco Ojeda son las dos principales plataformas que luchan por salvar la feria desde hace años, mano a mano con el empresario y, hasta la llegada del PNV, también con el Ayuntamiento. Además cada año premian al mejor diestro y en este caso el triunfador ha sido Ginés Martín en una edición reducida de la feria que ya se puso en marcha el pasado año.

  • Asistencia

Según los datos remitidos por el Ayuntamiento, las seis jornadas de Vaquillas atrajeron a 2.300 espectadores de media, mientras que cada corrida reunió de media a 2.000 personas. Al Grand Prix acudieron apenas 350 espectadores, y a los espéctaculos de recortadoes 1.500 personas. En total 21.700 personas, lejos de los 29.000 del pasado año y los 52.000 que llegaron a pisar la plaza en 2011.

Coso de Badajoz (FIT) ha reformulado en estos dos años la feria, con apenas tres corridas, junto a un Gran Prix (boicoteado por los propios blusas que iban a participar), unos recortadores y un espectáculo a caballos. Pero de nada ha servido concentrar estas jornadas y los números no cuadran para seguir con esta feria: “El problema no es una subvención, sino que la gente no va a la plaza”, ha recalcado Urtaran.

La gran mayoría de los blusas no entran a la plaza, pero tampoco lo hacen muchos de los que lo hacían hace apenas 6 años. En aquel entonces Vitauri resucitó la afición taurina, aunque con coste para las arcas del consistorio. Una actividad subvencionada por el Gobierno de Patxi Lazcoz que permitió rebajar las entradas y traer toreros de renombre.

Una consulta mataría los toros en Vitoria-Gasteiz, pero en las condiciones en que se han desarrollado las últimas ferias parece casi más una eutanasia

Sin embargo el Gobierno Maroto renunció a entregar estas cuantías. En 2013 y 2014 la Feria ya fue un auténtico fracaso y el empresario terminó renunciando a seguir con su intento de hacer de Vitoria una referencia taurina.

El intento de Coso de Badajoz por reflotar La Blanca en 2015 no ha funcionado y ha coincidido además con una corriente cada vez más fuerte contra el maltrato animal. El empresario podría pedir una prórroga del contrato, pero los números parece que no dan, y sólo una decisión más moral que económica podría llevarles a intentar continuar. Eso sí, por medio está pendiente una posible consulta o una decisión política del Equipo de Gobierno de no sacar el concurso.

  • Toros y burros

Son muchos los que no entienden que en una ciudad no se puedan realizar carreras de burros y sí corridas de toros. La consulta que plantea el Ayuntamiento pretende no alquilar la Plaza de Toros (espacio público municipal) para la celebración de corridas durante estas fechas. Urtaran aseguraba este miércoles no ser partidario de las prohibiciones: “Ni soy amigo de las prohibiciones ni creo que el debate de los toros sea fundamental en Vitoria, pero el Ayuntamiento no va a financiar el fracaso de las corridas con dinero público”.

Una consulta mataría los toros en Vitoria-Gasteiz, pero en las condiciones en que se han desarrollado las últimas ferias parece casi más una eutanasia: y nada tiene que ver el aspecto del Iradier Arena con el de Illumbe antes de que en 2011 se acabasen los toros.

Cabe preguntarse qué ocurriría con las vaquillas, un espectáculo de segundo nivel que, sin embargo, lleva tanto o más público a la plaza que las propias corridas de toros. ¿Optará el Ayuntamiento por eliminar las corridas pero no otros espectáculos paralelos con un público muy diferente? Estos espectáculos reunieron en La Blanca a 13.000 personas en las 6 mañanas.

  • Alternativas

Desde Irabazi ya plantean alternativas para llenar la plaza en 2017. “La empresa adjudicataria ya ha amenazado con irse si no recibe subvenciones públicas, pero lo que se evidencia es que en Gasteiz no hay respaldo social”, ha asegurado Oscar Fernández, concejal de Irabazi.

Entre otras alternativas, en opinión de Irabazi, podría ser una buena ubicación para el Rincón del Humor o dejar un espacio autogestionado para la Comisión de Blusas y Neskas entre paseíllos.

Leer más...

4 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Pablo dice:

    Yo les ponia banderillas a los 4 de la foto y que no me prohiban…

  2. Blusa dice:

    Yo no me metería en el marrón de prohibir. La baja afluencia de público acabara por convencer al empresario de no venir,
    Me parece bien que no se subvencione algo que la gente no sigue. Aquí no hay afición a los toros, al menos no como para que sea rentable. Es solo mi opinión…

  3. Unai dice:

    Conciertos DE VERDAD, pagados entre Ayuntamientos y asistentes (precio reducido) con un bono para todas las fiestas. Se hace caja y el estadio se usa para algo. Asistiria gente a la que de verdad le gusta el grupo que toca, no curiosos como en Fueros que estan ahi a verlas venir. Como ejemplo que tomen la Semana Grande de Santander

    Un saludo

  4. Ateo dice:

    Prohibido prohibir. Ahora resulta que el aficionado medio taurino es anarquista. Me meo.

Responder a Unai Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad