Fernando López Castillo: "Mi candidatura recoge las diferentes tendencias en Podemos"

31 enero, 2019

Fernando López Castillo aspira a encabezar la candidatura de Podemos al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, con una visión crítica sobre la sociedad actual: "Seguimos buscando soluciones en fórmulas del pasado"

Noticia publicada inicialmente el 31 de enero. Fernando López Castillo ha ganado finalmente las elecciones primarias y será el candidato a la alcaldía.

Fernando López Castillo es el candidato 'oficial', como él mismo reconoce, a las primarias para las municipales de Podemos. El secretario general de Podemos Vitoria encabeza una candidatura pactada dentro de la formación, aunque se tendrá que enfrentar a la candidatura independiente de Jorge Hinojal, el actual portavoz de Podemos en el Ayuntamiento. Los inscritos podrán votar desde el viernes hasta el martes.

López Castillo tiene 65 años, es un funcionario municipal recién jubilado y productor audiovisual. En el tardofranquismo y la transición formó parte de ETA Político Militar, pero tras su disolución abandonó la política. Hace un lustro se integró en los círculos de Podemos cuando la formación nació en Álava. Desde junio es secretario general de Podemos Vitoria.

Mientras tanto los inscritos siguen definiendo el programa electoral en las asambleas. Gane Jorge Hinojal o Fernando López Castillo el programa será el mismo.

  • ¿Cómo se ha formado la candidatura que lidera?

Hemos procurado que recoja la experiencia municipal (está presente Juan Cerezuela, el segundo concejal del Ayuntamiento) y, sobre todo, que recoja las tendencias de pensamiento que hay en Podemos en Euskadi. Es una candidatura conjunta, y por eso se le llama la "oficial". Hemos pactado, tanto aquí como en Juntas, las dos candidaturas.

  • ¿Podemos hablar de Pablistas y Errejonistas?

No me gusta, porque no hay una tendencia ideológica diferente marcada. Son más problemas de táctica política que de diferencias ideológicas.

  • ¿Se refiere a Álava o al Estado?

En todo el Estado, yo lo veo así. De hecho se están haciendo muchos esfuerzos por ir conjuntamente. La propuesta que yo hago y que se nos ha inculcado desde Vistalegre es la unidad con el resto de la izquierda. Somos transversales y queremos llegar a la máxima unidad posible en la izquierda. Aquí, dentro de Podemos, hemos intentado lograr esa unidad y lo hemos conseguido porque presentamos la lista conjunta.

  • ¿En Podemos Vitoria no hay sector anticapitalista?

No como sector. Pero en este momento actual no es acertado hacer referencia a la izquierda o al nacionalismo del pasado. La crisis del Podemos es, primero, una crisis de crecimiento.

  • ¿Reconoce entonces una crisis en Podemos?

Evidentemente, eso todo el mundo lo ve. Pero es una crisis de crecimiento. En primer lugar Podemos tiene que decidir si se quiere construir internamente según el modelo federal o confederal.

La crisis no es solo de Podemos: hay una crisis del modelo de sociedad y de producción

Además, ahora en Podemos estamos atravesando todas las crisis que dieron lugar a los socialistas, a los comunistas, a los maoistas... Hay una crisis global de paradigma. Y no sólo de Podemos. La derecha se ha roto en tres, el PSOE está en decadencia y los partidos comunistas han desaparecido.

  • ¿Cuál es entonces el origen de esa crisis?

La crisis es de modelo de sociedad y de modelo de producción. Se está expulsando mano de obra del mercado continuamente. Y tenemos que ver si es posible crear trabajo sostenible para que la gente haga cosas. Con el empleo llegan derechos como la vivienda y la salud. En Vitoria llegaron en su día 60.000 personas de golpe porque se habían creado motores industriales: familias numerosas con el padre trabajando y la madre en el hogar.

Hoy, en Salburua y Zabalgana, el patrón es una familia monoparental con un niño, normalmente una mujer. Esto no tiene nada que ver con el pasado. Y Vitoria, con 250.000 habitantes, tiene 120.000 viviendas y 120.000 coches. ¿Quién sostiene eso?

  • ¿Y qué solución plantea?

La sostenibilidad incluye muchas patas. En primer lugar hay 70.000 coches que están circulando todo el día. Hay que crear un transporte público para ir a los centros de trabajo, y que todos los currelas tengan garantizado que a las horas que lo necesitan hay coches para ir por la ciudad. Eso eliminaría coches de la circulación. Mejor un autobús eléctrico inteligente, porque el tranvía tiene que hacer vías, y si las empresas se van ya no vale para nada.

Respecto al soterramiento: la lógica probablemente sea llevar la estación de tren junto a la de autobuses y hacer un ramal al aeropuerto. Hay que revisarlo y abaratar los costes como sea. No tiene sentido no unir ahora los medios de transporte.

  • Estuvo en política en el tardofranquismo y la transición ¿Por qué vuelve?

No lo sé muy bien. Podía quedarme cómodamente en casa, pero yo soy pensionista y no creo que eso sea sinónimo de no hacer nada. Me parece bien que la gente disfrute con los viajes del Imserso, pero la autoestima se gana haciendo cosas y ayudando a la sociedad.

Yo me metí muy joven en política y ahora veo que nos enfrentamos a un cambio de paradigma. Y veo que, si no se genera riqueza, no va a haber pensiones.

  • ¿Qué aprendió en aquellos años?

Recuerdo que la reivindicación máxima en los 70 en la pareja era el divorcio. Y luchar por el aborto o las relaciones sexuales libres eran quimeras. Ahí aprendí que, a veces, la gente que se une consigue cosas. Si no se intenta, nunca se consigue. Y ahora yo trabajo humildemente en Podemos, pero cuando me provoque demasiados problemas o me canse lo dejaré.

  • En los 80 ya lo dejó...

Lo tuve que dejar, porque era necesario para la sociedad. La sociedad quería que dejáramos la forma de entender la política en aquella época. Habíamos sido hijos del Franquismo, habíamos vivido una vida de represión casi continuada. Y había que pasar a hacer propuestas para una etapa que no se conocía muy bien hasta donde llegaría.

  • Hubo gente que de los polimili pasó a Euskadiko Ezkerra. Pero usted no lo hizo:

Bueno, votaba... pero me dediqué exclusivamente a mi profesión y a mi familia.

  • ¿Qué le queda de aquel nacionalismo?

Lo que tenía, íntegro. Yo era internacionalista y defendíamos el derecho de autodeterminación. Ahora lo entiendo de una forma similar y no me causa problema en Podemos. El derecho a decidir se ha aplicado en Quebec o Escocia, y en Europa ya tenemos transferencias cedidas a la UE, como la libertad o la seguridad. Y yo creo que en la UE tiene cabida una comunidad cultural y sociológica del País Vasco con Euskadi Norte (Iparralde) y Navarra. Y sin romper con España ni con Francia. Es necesaria una manera nueva de entender las comunidades asociadas.

  • Lleva seis meses como secretario general ¿qué ha visto en la organización y qué ha ido aprendiendo?

Hay que valorar el trabajo hecho. Yo estoy desde que nació, pero hasta ahora me había dedicado a mi trabajo. Estamos intentando dotar de más medios al equipo de organización. Contamos con un equipo de análisis y estrategia, y contamos igualmente con un grupo de coordinación. Ahora, con la militancia, cada área presenta unas propuestas de programa. Entre todos hemos construido el programa para acudir a las forales y las municipales.

  • ¿Cómo está yendo la participación para elaborar el programa?

Es pequeña. Tendemos a pensar que hay gente más capacitada que lo hace muy bien y por eso participamos poco. En cualquier caso las demandas son cíclicas. Por ejemplo ahora se pide limitación de velocidad en Naciones Unidas por un atropello. Pero esto mismo ocurrió hace 20 años en Jacinto Benavente.

  • El programa electoral va a ser el mismo, sea usted el candidato o Jorge Hinojal

Lo vamos a construir juntos y vamos a pelearnos por él todos. Cada uno puede tener una preferencia según el análisis. Hay que hacer un análisis social, que estamos en un cambio de paradigma que afecta a toda la sociedad.

  • Si usted gana, ¿qué papel jugaría Jorge Hinojal en la lista municipal?

Tenemos que ver los candidatos que Podemos puede después presentar en una lista conjunta. No vamos a hacer la lista solos: llevamos tiempo haciendo negociación en todo el Estado (que iniciaremos aquí). Buscaremos seguir esa dinámica de unidad. Pero independientes, gente de Equo y de IU tendrán que ir en la lista. A mí me gustaría que todo el mundo pueda estar.

  • ¿Cuál es su aspiración electoral?

Queremos tener el número de concejales que nos permita gobernar o cogobernar con otros. Si sacamos 4 estaremos muy contentos, pero vamos a intentar estar en el equipo de gobierno y aplicar políticas sociales.

  • ¿Con quién están dispuestos a pactar?

Con todos los que podamos coincidir en programa.

  • Respuesta muy política...

No me gusta decir las propuestas por negación, pero vamos a intentar conseguir la igualdad real, reducir la brecha salarial y reforzar la seguridad y la libertad de la mujer. No entendemos una sociedad donde solo trabaje el 25% de la población, esto lleva a situaciones que nadie quiere. Nuestro programa es muy abierto, es muy humanista y hay que conseguir que todo el mundo pueda tener trabajo y vivienda.

  • ¿Cuál es su modelo?

Tenemos que construir una sociedad nueva y esto los sistemas de gobierno actuales no lo ven. Hay que buscar soluciones a los problemas. Ahora nos despreocupamos de la gente más válida. Se dice que para garantizar las pensiones se va a ampliar la edad de jubilación ¡Garantiza primero que la gente joven trabaja! El problema es que seguimos buscando soluciones en fórmulas del pasado.