"Enciendes el ordenador y, hasta que funciona, puedes irte a desayunar"

30 marzo, 2023

Muchos vecinos y comercios del Casco Viejo vitoriano siguen sin fibra óptica en pleno siglo XXI

Es un derecho humano, pero en el Casco Viejo vitoriano no se cumple. O al menos no en muchos de los hogares, que carecen del acceso a Internet adecuado. ¿El problema? La fibra óptica, que no llega a sus viviendas. Una distribución un tanto antojadiza ya que, en una misma calle, un portal la tiene y en el contiguo, ni está, ni se la espera.

Parece algo bastante inocuo, pero si pensamos en nuestras vidas cotidianas, Internet es uno de los actores protagonistas. Trámites administrativos cada vez más digitalizados, teletrabajo, estudios online, conexiones virtuales, teleasistencia, plataformas de entretenimiento... Aspectos a los que vecinos y negocios de calles como Las Escuelas, Herrería, Pedro Egaña o Diputación, en pleno corazón de la ciudad, acceden de mala manera.

El día a día sin fibra óptica

fibra óptica Casco Viejo calle Herrería

La calle Herrería es una de las afectadas por la falta de fibra óptica en el Casco Viejo.

"Desde que enciendes el ordenador hasta que está operativo, te puedes ir a desayunar. Y eso si no se cuelga y pierdes todo el trabajo", explica Manu Arakama, de la asociación Gasteiz Txiki, en la calle Las Escuelas, 9.

"En pandemia, era casi la única que tenía que ir a la oficina porque no podía teletrabajar, y eso que me dedico a las páginas web, que en teoría podría hacerse desde cualquier sitio", indica Ángela, vecina de Herrería, 13. "Mi madre es dependiente. Ahora Diputación lanza un servicio tecnológico para facilitar su atención. ¿Y cómo vamos a acceder? Que alguien me lo explique", plantea con obvio malestar. Por cierto, sus vecinos del número 11 no tienen estos problemas.

"Dependemos mucho del tiempo que haga. Es desesperante andar así"

Tampoco en el bar Erkiaga, en el número 38 de Herrería. "Aquí tenemos hace varios años. Una vez, hicieron obra en la calle y aprovecharon para meterla", reconocen.

En cambio, muy cerquita de allí, en la esquina de Herrería y Pedro Egaña, las tres artífices de Idea Papel Tijera también sufren a diario la falta de fibra. Y en un negocio dedicado a la comunicación digital. "A veces nos tenemos que ir a casa para terminar un trabajo. Pagamos dos líneas de teléfono para que vaya más ágil, y aún así funciona de aquella manera. También dependemos mucho del tiempo que haga. Hoy en día, que todo está digitalizado, es desesperante andar así", reconocen.

"Parece que somos ciudadanos de segunda. En otros barrios de Vitoria no pasa"

Porque la conectividad ADSL no cumple los requisitos de calidad ni velocidad para su uso diario. Roberto, del bar Neptuno, frente a la iglesia de San Pedro, lo sabe bien. En su local no da abasto con el datáfono, la TPV de la caja registradora y el hilo musical 'chupando' de un mismo router. "Hay veces que, al pagar, el datáfono se queda pensando, el cliente se marcha y luego la operación es errónea y tienes que salir a buscarlo para explicarle, un lío", desvela.

Tiene sus esperanzas puestas en el portal número 2 de Pedro Egaña: "En Movistar me han dicho que parece que sí van a poner, que está el aparato colocado, pero que faltan permisos para abrir una arqueta. Eso ya no sé de quién es competencia".

Entre el Ayuntamiento y las operadoras

fibra óptica Casco Viejo Pedro Egaña

El bar Neptuno, en Pedro Egaña, es otro de los afectados por la falta de fibra óptica en el Casco Viejo.

Cuatro ejemplos cotidianos de la presencia a saltos de la fibra óptica en el Casco Viejo, y de cómo afecta a quienes no son los agraciados con su presencia. Un problema que se remonta en el tiempo y que, en algunas zonas, se soluciona a cuentagotas. En las que no, los afectados ya no saben qué hacer. Ni el Ayuntamiento ni las operadoras de telefonía les dan una solución en firme.

"Se trata de un servicio básico, ¿no debería el Ayuntamietno facilitarlo?"

"En Herrería el Ayuntamiento metió canalizaciones, pero no a toda la calle. Y sí, nos dicen que permiten que abramos una zanja, pero que la paguemos nosotros. No entiendo nada. ¿Hacen las canalizaciones de toda Vitoria y aquí van por zonas, una sí y otra no?", denuncia Ángela. Su enfado se ha acrecentado tras ver en verano las obras del Gasteiz Antzokia, justo enfrente de su portal.

"Impresionante el despliegue para que tengan todo a la última, tema tecnológico incluido. ¿No podían haber aprovechado para hacer la canalización para nosotros? Porque solo llega hasta el número 11, el de al lado", insiste.

Un informe dice que el 91% de las viviendas alavesas tiene acceso a fibra óptica

También en Idea Papel Tijera asistieron a esas labores veraniegas de acondicionamiento del palacio Ruiz de Vergara. "Entendemos que ellos, por su labor, necesitan su propia canal, igual que Diputación. Pero los técnicos nos comentaron que había hueco para otro tubo, podría haber sido un buen momento", recalcan.

"Por lo que tenemos entendido, el Ayuntamiento da los permisos y las empresas de telefonía abren las zanjas. La obra civil es cara, pero es que se trata de un servicio básico hoy en día, ¿no? ¿No debería el Ayuntamiento facilitarlo?", razonan.

fibra óptica Casco Viejo

Una de ellas, vecina además de Zapatería, confirma que en su casa disfruta de fibra óptica "desde hace no tanto". "Parece que somos ciudadanos de segunda, en otros barrios de Vitoria esto no pasa". "No paran de vender lo digital que es Vitoria y, en pleno centro de la ciudad, estamos así", añade Ángela.

"Las operadoras de telefonía no hacen la acometida si no hay vecinos suficientes que la soliciten"

Porque, según el informe 'Cobertura de banda ancha en España en el año 2020', elaborado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el 91% de las viviendas alavesas tienen acceso a fibra óptica. El Casco Viejo parece ser la excepción. Y Vitoria-Gasteiz es una de las 21 ciudades en todo el Estado que tiene cobertura 5G. Entonces, ¿qué pasa en el Casco Viejo?

Demanda vecinal mayoritaria

Desde Gasteiz Txiki, Manu Arakama también ha consultado este problema en numerosas ocasiones con Ayuntamiento y operadoras de telefonía. "El motivo parece ser de origen comercial. El Ayuntamiento argumenta que, cuando se cambió el pavimento del Casco Viejo, se realizaron las acometidas de fibra en todas las calles. Nos dicen que la infraestructura está hecha", señala.

Las comercializadoras también les dan el no por respuesta. "Establecen criterios comerciales puramente económicos para instalarla. A nosotros, Euskaltel y Jazztel, por ejemplo, nos lo han negado. Y Movistar, titular de la red, pone muchas pegas en comunidades de vecinos sin una demanda mayoritaria que lo haga rentable. No hacen la acometida al edificio porque no hay vecinos suficientes que la soliciten", añade.

"Es incomprensible, en pleno siglo XXI, estar así"

El presidente de la asociación vecinal asume que hay comunidades vecinales en el barrio "muy pequeñas y con vecinos muy mayores, y es lógico que no les interese la fibra óptica". Pero también hay muchos jóvenes que llegan a vivir ahí, necesitan acceder a este servicio y no lo tienen. Como en el portal de Ángela. "Somos 15 vecinos. ¿Cuántos son suficientes?", se pregunta esta vecina, que también ha recurrido a la Síndica para que interpele al Ayuntamiento.

"Es incomprensible en pleno siglo XXI estar así. No es un servicio de ocio, es una necesidad", reclama Manu Arakama. También lamenta que la anunciada red wifi municipal no se haya extendido aún por el Casco Viejo. "Lo veíamos como una solución para mucha gente, pero no se ha considerado una prioridad. Es una promesa inclumplida", constata.

¿Quién pide la autorización?

fibra óptica casco viejo vivienda

La ejecución aérea de servicios como la fibra óptica está prohibida en el Casco Viejo.

Por su parte, desde el propio Ayuntamiento remiten a la respuesta que proporcionaran en abril de 2022 en el Buzón Ciudadano. En ella, aseguran que han mantenido reuniones con diferentes teleoperadoras para "desbloquear" la situación. Estas les han indicado que las acometidas son titularidad de las comunidades de vecinos y propietarios que soliciten el servicio de fibra óptica.

La ejecución aérea (por fachada) de estos servicios no está permitida en el Casco Viejo

Es decir que tendrían que ser los propios vecinos los que soliciten la autorización correspondiente para ejecutar la acometida de telecomunicaciones. Eso sí, teniendo en cuenta que "el punto de acometida, sus características y las actuaciones necesarias en el interior del portal" las establecerá la empresa teleoperadora.

Y, para poder llevarlo a cabo, tendrán que presentar:

  • Plano correspondiente al trazado de la acometida a ejecutar debidamente acotadao y con la sección transversal de la zanja a realizar.
  • Indicar el plazo previsto para relaizar los trabajos.
  • Presentar el presupuesto correspondiente.
  • El documento favorable acreditativo de la compañía suministradora correspondiente, que avale que las obras cumplen con la normativa vigente en materia de telecomunicaciones, y que las actuaciones se ajustan a las disposiciones que estas compañías establecen para los citados trabajos.

Si se consigue la autorización pertinente, solo servirá para una única acometida por parcela o portal, no se dará el visto bueno para cada lonja o local.

También recuerda que, según el Plan Especial de Rehabilitación Integrada del Casco Medieval, no se autoriza la ejecución aérea (por fachadas) para ninguno de estos servicios y debe realizarse de manera soterrada.

"A medida que se han ido rehabilitando las calles se ha ejecutado, entre otras, la canalización principal de las telcomunicaciones", recalcan. "Se da servicio a aquellos portales que cuentan con el registro general de telecomunicaciones para la distribución en el interior del portal", concluyen.