Advertisement
Advertisement

Exige fotos íntimas a una menor para no difundir un vídeo sexual de un familiar

9 noviembre, 2020

El hombre había amenazado a la joven con publicar los vídeos íntimos de un familiar si no le enviaba fotos

La Policía Local detuvo el pasado viernes a un varón de 30 años que exigió por Whatsapp e Instagram fotos íntimas a una menor de 16 años. El hombre amenazó a la menor con publicar un vídeo sexual de un familiar de ésta. Está acusado de un delito de coacciones contra la libertad e indemnidad sexual a una menor.

La menor acudió el jueves a un centro cívico para pedir ayuda. Había recibido mensajes amenazantes en su móvil, a través de WhatsApp, relacionados con una práctica de acoso sexual.

Agentes no uniformados de Seguridad Ciudadana y del Grupo de Personas Menores contactaron con la menor y su madre, trasladando a ambas a la Comisaría de Aguirrelanda para interponer la correspondiente denuncia.

La Policía Local sospechaba que el autor de los mensajes podría tratarse de una persona cercana. Este había reclamado a la menor material videográfico de contenido sexual, dándole de plazo unas pocas horas bajo la amenaza de hacer viral un video de contenido sexual de un familiar próximo.

Tras las primeras amenazas, el hombre volvió a contactar con la menor, esta vez a través de Instagram, para exigirle que le enviara lo que le había pedido, haciéndole llegar una fotografía íntima de un familiar y chantajeándola con hacerla pública si no atendía sus pretensiones.

El grupo de Investigación de Delitos de la Unidad de Policía Judicial se hizo cargo de las averiguaciones. Resultado de esas indagaciones, pudo determinar que el autor de los mensajes era un varón de 30 años de edad, domiciliado en Zaramaga, que fue detenido en su casa a las 19:15 horas del viernes.

En el marco de las diligencias de investigación, fueron ocupadas en su vivienda una CPU, una tarjeta de memoria micro SD, una tarjeta de telefonía móvil, un teléfono móvil, y un bolígrafo dotado de una cámara “espía”.

El análisis de estos dispositivos, en colaboración con la Unidad de Policía Científica (Sección de Nuevas Tecnologías) de la Ertzaintza, permitirá continuar las investigaciones para esclarecer completamente los hechos y comprobar la existencia de videos o imágenes de carácter sexual, tanto de los hechos investigados, como, en su caso, de otras posibles víctimas.