Advertisement
Advertisement

Fracaso albiazul

16 mayo, 2012

Nunca dio la sensación de que el equipo vitoriano fuera aspirante al ascenso

El Alavés ha dado carpetazo a la temporada 2011-12 con un rotundo fracaso en el que no ha logrado la clasificación para jugar la fase de ascenso ni lograr disputar la Copa del Rey para el próximo curso.

Las carencias y miserias de la plantilla albiazul se han ido arrastrando durante la primera temporada en la que el grupo Saski Baskonia se ha hecho con la tutela del club y, tras ir a remolque de sus rivales, la recta fina del curso ha dejado en evidencia la falta de solidez y consistencia de la plantilla diseñada el pasado verano.

Cuatro pobres empates en los últimos cuatro duelos no le han permitido aspirar a alcanzar la cuarta plaza que daba derecho a disputar el play off y ha visto como el buen final del Logroñés le ha desplazado del quinto puesto, para condenarle a un sexto lugar que le deja sin poder jugar tampoco la Copa del Rey 2012-13.

El equipo vitoriano nunca ha dado sensación de ser un claro aspirante a disputar la fase de ascenso. Solo ha estado cuatro jornadas entre los cuatro primeros clasificados y fue en la jornada lo hizo por última vez.

Además ha sido el equipo con más empates del grupo, 17, y para un equipo que aspira a dar el salto de categoría es una cifra muy elevada, habiendo logrado además nueve de ellos en Mendizorrotza.

Los rectores alavesistas tienen por delante dos meses de plazo para reconstruir la plantilla y montar un verdadero equipo que vuelva a ilusionar a la afición.

Son demasiadas incógnitas por despejar porque son más de una docena los jugadores que terminan contrato, muy pocos los que tienen vinculación para el año próximo con el club y además resta por concretar si el director deportivo, Dani Barroso, y el técnico, José Carlos Granero, siguen al frente de sus respectivas parcelas.