Gamarra: el polígono de Vitoria que iba a acoger la fábrica de Citroën

Citroën quiso ubicar en los 50 su nueva factoría en Vitoria-Gasteiz, pero el gobierno franquista lo impidió y la fábrica acabó en Vigo

A comienzos de los 50, Vitoria Gasteiz tenía poco más de 50.000 habitantes. Durante esta década, y como consecuencia de un incipiente crecimiento de la actividad económica e industrial, la ciudad estaba experimentando un lento goteo industrial.

Areitio, Iriondo o San Ignacio fueron algunas de las empresas que trasladaron sus factorías desde la saturada Gipuzkoa a Vitoria-Gasteiz. Junto con las empresas venían sus empleados, que se vieron forzados a mover sus residencias desde sus municipios a la capital alavesa.

Plano de la futura zona Industrial de Gamarra-Betoño publicado en el Pensamiento Alavés el 8 de abril de 1957. Hemeroteca Liburuklik

Plano de la futura zona industrial de Gamarra-Betoño publicado en el Pensamiento Alavés el 8 de abril de 1957. Hemeroteca Liburuklik

Ante el incremento de establecimientos industriales, en 1956 el ayuntamiento se planteó crear suelo industrial para evitar un crecimiento desordenado de la industria como estaba sucediendo en los entornos de las principales salidas de la ciudad.

En un principio no se sabía en qué terrenos se iba a ubicar esta reserva de terreno industrial. La respuesta llegó de la mano de la firma automovilística Citroën que, por aquellas fechas, sondeó la capital alavesa como lugar para instalar su nueva factoría.

Para contar con ventaja frente a otras localidades y dar facilidades, el ayuntamiento inició la adquisición de amplios terrenos al norte de la ciudad entre los pueblos de Gamarra y Betoño. Por aquel entonces en el entorno de las carreteras a Gipuzkoa y Bizkaia solo existían los primeros pabellones de Forjas Alavesas. La abundancia de terreno comunal en la zona, la facilidad de abastecimiento de agua gracias al Zadorra y el río Santo Tomás, junto con el proyecto de desviar las vías del ferrocarril por el norte de la ciudad (ya sobre la mesa en los 60), decantaron a las autoridades municipales por este entorno.

Sin embargo, Citroën desistió de instalarse en Vitoria-Gasteiz pese a que los empresarios franceses veían con buenos ojos la candidatura alavesa frente a otras. La intervención del gobierno franquista hizo que la fábrica terminase en Vigo, donde actualmente sigue produciendo automóviles.

Vista aérea de la zona industrial de Gamarra Betoño hacia 1965. Fondo Fundación Sancho el Sabio.

Vista aérea de la zona industrial de Gamarra Betoño hacia 1965. Fondo Fundación Sancho el Sabio.

Ante la negativa de Citroën, el ayuntamiento se encontró en una situación de riesgo, tras un importante desembolso provocado por las expropiaciones para hacerse con los futuros terrenos industriales. Sin embargo, la suerte quiso que no tardaran en interesarse por dicha zona otras empresas locales y de las provincias limítrofes de Bizkaia y Gipuzkoa. De esta manera, en torno a la actual calle Portal de Gamarra, se fueron asentando en los sucesivos años múltiples industrias de una forma ordenada.

Portal de Gamarra hacia 1965. Fondo Fundación Sancho el Sabio.

Portal de Gamarra hacia 1965. Fondo Fundación Sancho el Sabio.

El éxito de aquella política municipal, esencial para el crecimiento y desarrollo que inició Vitoria Gasteiz por aquellas fechas, fue repetido a la hora de urbanizar nuevos terrenos industriales. Esto sirvió para que en 1963 otra empresa francesa, en este caso Michelin, instalase aquí una de sus fábricas que recientemente ha cumplido 50 años.

Fotografía aérea de las instalaciones de Michelin en 1973. Fondo Fundación Sancho el Sabio.

Fotografía aérea de las instalaciones de Michelin en 1973. Fondo Fundación Sancho el Sabio.

Vista de la zona industrial en 1973. Al fondo se pueden ver los edificios de Zaramaga. Fondo Fundación Sancho el Sabio.

Vista de la zona industrial en 1973. Al fondo se pueden ver los edificios de Zaramaga. Fondo Fundación Sancho el Sabio.