Advertisement
Advertisement

Garoña se cierra para siempre

1 agosto, 2017

El Gobierno deniega la reapertura de la central nuclear

El ministro de Energía ha anunciado este martes el cierre definitivo de Garoña. La central nuclear no volverá a ponerse en funcionamiento, y por tanto concluye así la historia de una central construida en 1970 y que desde 2012 ha estado desconectada de la red eléctrica.

El gobierno de Zapatero ya ordenó su cierre, y en 2012 se desconectó de la red eléctrica. Sin embargo posteriormente en 2014 el ministro José Manuel Soria dio pie a su reapertura si Nuclenor realizaba unas inversiones millonarias.

Iberdrola se había mostrado contraria a la reapertura, pero Endesa (ambas comparten al 50% el accionariado) era favorable inicialmente a su reapertura.

El Consejo de Seguridad Nuclear estaba a favor de la reapertura y su funcionamiento hasta 2031 si realizaba algunas inversiones, pero finalmente el Gobierno ha rechazado esta opción. En los últimos años la petición de cierre de Garoña ha sido una constante, con diversas manifestaciones multitudinarias que han tenido lugar en nuestra ciudad. Aunque la central está en Burgos, se encuentra a apenas unos kilómetros de Vitoria-Gasteiz.

A partir de ahora habrá que ver cuál es el futuro que le espera a esta central: si es desmantelada por completo, se dedica a otra generación de energía o si por el contrario se utiliza para otros usos. También habrá que esperar a conocer si esta decisión obliga al Gobierno a pagar a Nuclenor por el llamado lucro cesante (beneficios que no ha podido obtener al no concederse la licencia).

El pasado sábado se celebró la última concentración contra Garoña en Vitoria-Gasteiz, y hoy el grupo Ordago Folk ha presentado, antes de conocerse la decisión, una canción sobre el cierre de la central.

Araba sin Garoña ha felicitado a los alaveses por el cierre: "Tras un kafkiano proceso de cinco largos años, queremos felicitar a la sociedad alavesa porque gracias a su conciencia y capacidad de movilización ha hecho imposible cualquier otra decisión". El alcalde Gorka Urtaran ha destacado que "la presión ciudadana y el sentido común han permitido lograr el cierre para siempre de esta central nuclear que suponía un riesgo importante para Vitoria-Gasteiz".

Reacciones: