'La Zapa': de la fiesta nocturna al vermú, el poteo y la gastronomía

17 abril, 2022

Desde jóvenes de 18 años hasta personas de 80, la Zapa reajusta horarios tras la pandemia y añora a los locales que no han vuelto a abrir la persiana

La calle Zapatería ha sido durante muchos años el punto de encuentro de miles de jóvenes vitorianos. Centenares de chavales se reunían en el Néstor, el Moria, el 5-50 o el Ozono los viernes y sábados por la noche. Ahora el público es aún más variado: quienes salían hace años de noche ahora se apuntan a la vida diurna. Y los más jóvenes siguen acudiendo a los pubs al caer la noche, aunque en un número menor que antes de la pandemia.

Cada sábado la Zapa amanece a la hora del vermut y de los pintxos, continúa con las comidas, que se alargan hasta el tardeo para dar paso a las cenas. Cuando las mesas se pliegan, arranca la fiesta en los pubs que han logrado sobrevivir a la pandemia.

botanic-vitoria

"Durante la pandemia solo había opción de trabajar durante el día, así que muchos locales se reconvirtieron. Ahora ya se están otra vez acomodando los horarios, ha vuelto el ocio nocturno y algunos hosteleros han decidido seguir abiertos de día", cuenta Javi, propietario del Botanic y del Alambique.

La Zapa es ahora una calle que reúne diferentes negocios y clientes. Hay opciones tanto para los chavales de 20 años que salen de fiesta como para las personas de 60 que salen a comer o a cenar”, apunta.

Durante el día, la media de edad de la Zapa supera los 30 años. "Trabajamos muy bien de 13:00 a 1:00. Ahora el vermut es mucho mejor que antes. Además, hay mucha clientela nueva, personas que han empezado a salir de día, les ha gustado y se han quedado", afirma Fernando, propietario de El Abuelo y el Óxido.

zapa-pintxos

Así, quienes arranquen la jornada a la hora del vermut, pueden hacerlo en La Tranca, Los Amigos, el Abuelo o la Teja. Para comer o cenar están el Cómeme, el Botanic y el Refugio. El tardeo y el comienzo de la noche es también cosa de locales como el Jastepi, el Alambique o el 1900. Variedad de estilos musicales en apenas 200 metros de distancia

Los más jóvenes disfrutan de pubs como el Número K, el Nash, el Totem (que cambió hace años de ubicación), El Golpe o el Blue Monday. Y también del Nasa, conocido antes como el Néstor y que se ha reconvertido en un local donde fumar shishas y bailar.

Reaperturas y cierres

Tras dos años cerrado por la pandemia y con más de 20 años a sus espaldas, Millennium reabrió sus puertas hace tres semanas. “Hemos aprovechado y le hemos dado un lavado de cara, con nueva decoración y diferentes ambientes. Al ser un local de dos pisos, un amigo me propuso destinar el piso de abajo al colectivo LGTBI y me pareció una idea genial. En el Millennium son bienvenidas todas las personas y la acogida ha sido espectacular”, cuenta Javi.

millenium-vitoria

En la otra cara de la moneda están míticos locales como Moria o La Vermutería, cerrados como consecuencia de la pandemia. “Quienes no han tenido posibilidad de poner mesas y sillas lo han pasado realmente mal y han tenido que echar la persiana”, afirma Fernando. Aún así, confían en que pronto alguien apueste por ellos y la Zapa sume nuevas aperturas. “Es una calle con muchísimo potencial, abierta a todo tipo de gustos, público y opciones”, matiza Javi.