El gato Florián: una momia emparedada en un caserío de Álava

23 septiembre, 2021

Un vecino de Víllodas se encontró a un gato momificado en la reforma de su caserío

¿Hacer obras en casa y que aparezca una momia? Aunque suene a leyenda, un vecino de Víllodas se encontró a un gato momificado al reformar su caserío durante el verano. La momia del animal estaba escondida en el hueco de debajo de las escaleras en un "estado de conservación extraordinario". El vecino del municipio alavés donó la momia al Servicio de Restauración de la Diputación de Álava.

En estas instalaciones, el gato fue bautizado como Florián, en honor al nombre del santo del día en el que apareció. Aunque no vaya a formar parte del Patrimonio de la Diputación y no esté datado, el gato Florián servirá como ejemplo de la "momificación natural y conservación de materiales".

gato florián

La momia del gato Florián Foto: Servicio de Restauración de la Diputación de Álava

Además de no conocer desde cuando estaba en el caserío de Víllodas, también se desconoce si es macho o hembra debido a "su estado avanzado de consumición". Lo que sí ha podido confirmar el Servicio de Restauración es que el gato Florián no llegó debajo de las escaleras por casualidad ni se quedó atrapado. El gato fue asesinado antes de emparedarlo porque tiene un golpe en las vértebras de las cervicales.

El gato Florián tiene los colmillos y el bigote intactos

Otra de las razones que apuntan desde el Servicio de Restauración es que los gatos, cuando están a punto de morir, se enroscan. En el caso del gato Florián y otros encontrados por el mundo, todos están estirados y "con la parte de abajo plana como si hubiera sido depositado encima de una piedra o una viga".

Momificación natural

¿Y cómo se ha conservado tan bien la momia del gato Florián? Pues su momificación natural en un lugar seco y aireado han evitado la putrefacción del gato. Además, el gato Florián pudo haber sido "ayudado, secándolo o curándolo al calor de una chimenea". Por ello, esta momia mantiene los colmillos de la boca o los pelos del bigote intactos.

cara gato florián

Los colmillos del gato Florián se mantienen intactos Foto: Servicio de Restauración de la Diputación de Álava

El Servicio de Restauración explica que existe dos tipos de momificación natural:

  • En condiciones frías y secas. Aquí el cuerpo se congela antes de que las bacterias descompongan el cadáver.
  • En condiciones de calor y aridez. La falta de humedad causa la deshidratación y frena la putrefacción. En estos lugares, la momificación de los cuerpos puede llegar a ser espontánea.

En el caso del gato Florián, el estar debajo de las escaleras en un sitio frío y seco han evitado que el cadáver se descomponga. El proceso de momificación en estos entornos dura de 1 a 12 meses en función de las condiciones ambientales y del propio cuerpo. A partir de ahí, los restos de las momias son "muy frágiles y susceptibles de ser gravemente afectados" por hongos, roedores o insectos. Unos ataques que no han afectado en exceso al gato Florián.

Leyenda de los gatos

Las momias de los gatos en las casas han aparecido en muchos países. Sin embargo, la tradición surgió en Gran Bretaña desde dónde se ha expandido al resto de Europa. Y es que la leyenda dice que los gatos tenían "poderes sobrenaturales y una presencia notable en la brujería y la superstición". Estos animales pasaron de ser dioses en Roma y en Egipto a ser demonizados en los siglos siguientes.

gato-momia-dublin

En los hogares se enterraban a los gatos en paredes, techos o escaleras como protección contra los malos espíritus. Aunque también podía ser por un sacrificio fundacional, magia preventiva o simplemente un accidente.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad