Urtaran: "La Capital Gastronómica no es la solución para el comercio y la hostelería"

3 febrero, 2014

PNV se ha convertido por segundo año consecutivo en el socio presupuestario del Partido Popular. Su apoyo final ha permitido a Vitoria contar con unos presupuestos que se han vuelto a retrasar varios meses. En las últimas semanas el grupo jeltzale ha llegado a negociar con PSE y Bildu para alcanzar un acuerdo presupuestario con […]

gorka-urtaranPNV se ha convertido por segundo año consecutivo en el socio presupuestario del Partido Popular. Su apoyo final ha permitido a Vitoria contar con unos presupuestos que se han vuelto a retrasar varios meses. En las últimas semanas el grupo jeltzale ha llegado a negociar con PSE y Bildu para alcanzar un acuerdo presupuestario con toda la oposición que finalmente no fue posible. urtaran explica ahora las claves de las cuentas acordadas con el PP de Javier Maroto.

-Desde el PNV defienden el acuerdo presupuestario para favorecer a la ciudad, pero hay quienes aseguran que este presupuesto sólo sirve para sustentar al PP

-Los acuerdos en política son una exigencia de la ciudadanía, que en tiempos de crisis nos están pidiendo que seamos capaces de consensuar las políticas para dar respuesta a las necesidades de Vitoria. El hecho de que haya partidos con voluntad de llegar a acuerdos responde a esa exigencia. En este caso el acuerdo presupuestario es un acuerdo entre diferentes, porque la política y el modelo de ciudad del PP es muy diferente al del PNV. Incluso la forma de entender la política de Maroto es muy diferente a mi visión. Somos muy diferentes, y por ello el acuerdo gana todavía más valor al hacerse entre personas muy diferentes.

-¿Y por qué ha habido entonces acuerdo?

-Nos une la responsabilidad por tratar de dar el mejor uso a los recursos municipales, para que se empleen de la mejor forma posible para dar respuesta a lo que nos piden los ciudadanos.

-¿Cómo rebate que el acuerdo no estaba hecho desde hace semanas y que la negociación con PSE y Bildu no ha sido un teatro?

-Hechos son amores y no buenas razones. Hay dos formas de actuar. Por un lado la de quienes siguen enrocados en el no y en no apoyar ninguna iniciativa del gobierno de turno, porque entienden que ese apoyo puede suponer apuntalarle en el poder. Hay partidos que buscan siempre excusas para decir no a cualquier proyecto, sin tener en cuenta los perjuicios que tiene para la ciudad, que ellos consideran daños colaterales.

Hay que trabajar en positivo por la ciudad incluso antes de llegar al poder. Que los presupuestos de los ciudadanos sirvan para mantener el empleo, la cohesión pública... Pero por nuestra parte no ha habido ningún paripé, sino una voluntad pública y sincera por llegar al mayor acuerdo, incorporando las peticiones de todos. Pero en el debate de enmiendas se ha evidenciado la posición contraria de PSE y Bildu a llegar a ningún acuerdo.

-Repiten el mismo acuerdo que en 2013, un año en el que muchos capítulos del presupuesto finalmente no se cumplieron

-No es cierto del todo. La ejecución final del presupuesto 2013 es muy satisfactoria, ya que se ha ejecutado entre el 80 y el 90%, sobre todo en el gasto corriente. Esto se ha debido sobre todo al seguimiento exhaustivo y el control que hemos hecho al gobierno para que ejecute las partidas que inicialmente no estaba ejecutando. El grado de ejecución es positivo, pero también es cierto que ha supuesto un esfuerzo importante de control al gobierno para que ejecute las partidas acordadas. Hemos tenido que hacer incluso denuncias públicas, pero el resultado final es casi sobresaliente.

-Algunos vecinos sin embargo se han sentido defraudados con algunos incumplimientos

-En el cajón nos quedan algunas de las inversiones que estaban previstas en los nuevos barrios, que no se han podido hacer por falta de venta de suelo, y porque el Gobierno en este caso no ha actuado con la diligencia suficiente para poder vender suelo o  plazas de garaje, con lo que al final las inversiones se han quedado en el aire desgraciadamente.

-El año pasado hubo varios conflictos laborales con los trabajadores municipales y con las contratas. ¿Se respetará en este caso el empleo público o los contratos programa en 2014?

-El acuerdo presupuestario de 2013 sirvió mucho para afrontar las inquietudes de la ciudadanía. En 2013 se ha mantenido todo el empleo público desde que se firmó el presupuesto. Todos los contratos programa han permanecido vigentes. En la oficina de Atención al Ciudadano se han mantenido los puestos de trabajo hasta consensuar un nuevo modelo. Al mismo tiempo todos los contratos programa han mantenido los servicios y el personal. El presupuesto ha servido para mantener el empleo.

-En las oficinas de Atención al Ciudadano se mantuvo el empleo en 2013, pero en 2014 se han rescindido los contratos...

-El compromiso era el de mantener en 2013 los puestos de trabajo, reflexionar y en 2014 no garantizamos nada. Pero en 2013 los partidos han decidido que lo mejor era la gestión directa de los servicios de atención ciudadana por parte del Ayuntamiento. Cuando todos los partidos deciden que el mejor modo de gestión es el directo, necesariamente hay que eliminar los contratos de las empresas que los gestionaban. Tienen que ser los funcionarios los que lo gestionen, y no trabajadores de empresas privadas, como eran estos trabajadores que, por cierto, eran muy buenos trabajadores.

-Respecto a las cuentas de 2014, lo más destacable puede ser la ausencia de grandes subidas en las tasas y precios públicos

-Por ejemplo hemos conseguido frenar el tasazo planteado en el Conservatorio de Danza, y subirá un 2,33% frente al 525% anunciado inicialmente. En cuanto a los ingresos planteamos unas subidas moderadas, en torno al IPC del 1,3%, que pueda servir al Ayuntamiento para tener los recursos suficientes para mantener los servicios que oferta.

-En algunos casos hay actividades que suben por encima de esta cifra en los Centros Cívicos

-Pero son casos excepcionales y en valores absolutos es muy poco. No hay subidas significativas. Tan sólo hay alguna subida importante en el IBI para las viviendas con mayor valor catastral, pero es una medida en cualquier caso progresiva.

-El Presupuesto recoge un dividendo procedente de Amvisa, en lugar de la tasa que inicialmente quería cobrar el Ayuntamiento a la empresa de aguas

-En Amvisa se ha rechazado la propuesta del PP para establecer un premio de cobranzas, que establecía una tasa del 10% de la facturación por los gastos de gestión. Nosotros creemos que esa tasa es injusta y supondría prolongarla en el tiempo. Nosotros en lugar de eso hemos planteado un dividendo extraordinario que garantiza su capacidad económica y garantiza el futuro de la sociedad siempre en manos públicas. Porque nosotros también hemos registrado en el acuerdo que se renuncia a cualquier intento de privatización de la sociedad. Por tanto sí hay reparto de dividendos, que no cuestiona la capacidad económica de la sociedad, está avalado por informes técnicos, da respuesta a las necesidades del presupuesto y además el Gobierno renuncia al premio de cobranza.

-También hay previsión de venta de suelo

-Con el PMS se ha hecho una revisión de las parcelas destinadas a equipamientos comerciales. Hay en estos momentos una demanda de muchas compañías por ubicar nuevos negocios en Vitoria-Gasteiz. Y lo que se ha previsto es que en 2014 se puedan vender parcelas municipales para dar respuesta a las demandas de servicios comerciales que tienen algunas empresas. Es un planteamiento razonable que responde a una demanda de suelo real y que esperamos que pueda materializarse en su totalidad.

-En el capítulo de gastos los presupuestos contemplan el acuerdo PP-PNV, con una incidencia importante en aspectos como cultura

-Se ha evidenciado en las enmiendas que quien no quería acuerdo eran los otros grupos. Hay quien seguía diciendo que el acuerdo estaba hecho con un guión marcado desde Sabin Etxea, cuando en el contenido se destaca que es una negociación hecha desde Vitoria y para Vitoria. El presupuesto municipal resultante sólo se parece al original en el título. Hemos movido más de 25 millones de euros para dar respuesta a las necesidades de empleo, promoción económica y a la estabilidad los servicios públicos para garantizar nuestra calidad de vida.

La cultura es uno de los elementos, sube más de un 11% y sobre todo sube la colaboración con los artistas locales, y eso nos parece importante. Queremos que en esta ciudad no se apoyen sólo eventos con un importante retorno económico, sino también los colectivos locales, que hay colaboración con los colectivos creadores de la cultura local. Dentro de la cultura la juventud también ha subido. El paro juvenil está en tasas del 40%. Y nosotros hemos visibilizado las políticas de juventud, hasta ahora invisibles.

-Otra partida destacada es el llamado Plan de Empleo, con la apuesta por la zona industrial

-La promoción económica es esencial en este ayuntamiento. Hemos elevado un 14% los recursos destinados a la promoción económica. Hemos incorporado cuatro asuntos que me parecen muy importantes. Uno es que por fin incorporamos la política industrial. El futuro de Vitoria dependerá mucho de su futuro industrial. Vitoria es sobre todo una ciudad industrial, y parece que al alcalde se le olvida este aspecto. Hay un 24% de la población trabajadora incorporada a este sector, que supone un 27% del PIB. Ocupa más de 11 millones y medio de metros cuadrados en la ciudad... Es un espacio que tiene que valorar y apoyar, y por ello este presupuesto destina más recursos a la promoción económica, pero con nuevas estrategias en busca de la promoción del empleo, lo que pasa por impulsar la promoción industrial. Este es un aspecto de los más importantes del presupuesto.

Además hemos incorporado un plan de empleo para la conservación forestal, y tres planes estratégicos importantes como el del turismo, el comercio y hostelería. Creemos que son elementos fundamentales conseguidos gracias a la aportación del PNV. No hay iniciativas 'Made in PNV': hay iniciativas que responden a las demandas de la ciudad. Esto es lo importante del presupuesto. No está hecho para dar satisfacción al PNV, sino para solucionar los problemas de los vitorianos. No sé si será bueno para el PNV, ni sé qué impacto puede tener en cuestión electoral. Lo que sí sé es que es bueno para Vitoria-Gasteiz.

-En el caso del comercio y la hostelería, ¿Más allá de la capital gastronómica existen ayudas?

-La Capital Gastronómica no va a aportar la solución al sector del comercio y la hostelería. Es un premio más que puede aportar en positivo, pero no es la solución ni mucho menos y esto el alcalde lo tiene que tener claro. No puede destinar recursos única y exclusivamente a lo que son las actividades de la Capitalidad, porque además la mayoría son de corte publicitario. No nos podemos quedar en los cálculos del retorno publicitario de las acciones, sino que hay que hacerlo sobre el retorno económico real de las mismas.

Además, nosotros creemos que quien da prestigio es Vitoria al premio y no el premio a Vitoria. Aún así, hay que aprovechar para fomentar en Vitoria la actividad hostelera y hotelera, pero también para poner en valor el trabajo de nuestros productores locales. Tenemos un sector muy imrpotante, y tenemos políticas de alimentación saludable y sostenible. Queremos que la capitalidad sirva como atril para poner en conocimiento el potencial agroalimentario que tiene Vitoria-Gasteiz.

-El problema de la alimentación, o de la falta de ella, es también cada vez más preocupante entre la gente con menos recursos

-En el presupuesto la partida de Asuntos Sociales se incrementa un 17%. También se incrementan las partidas destinadas a cubrir las necesidades básicas de los que peor lo están pasando. Hay gente en Gasteiz que no tiene para comer. Hay más de 6.000 familias que están en situación de pobreza real. Y esto lo dicen los estudios sobre la pobreza y desigualdades. Y son muchas de ellas familias VTV, de las que han cotizado y vivido toda la vida en Vitoria-Gasteiz. 

-Cada vez es más generalizado el pensamiento de que son los extranjeros los que tienen acceso a las AES.

-No, no es cierto y hay que darse cuenta de que en la RGI hay una importante parte de los perceptores que son o pensionistas o personas que complementan sus escasos recursos económicos obtenidos por un trabajo precario. Gente que no alcanza el salario mínimo. Es cierto que esto es competencia del Gobierno Vasco, pero no es menos cierto que la ley determina que las AES están sujetas a límite presupuestario. Límite establecido en el Parlamento Vasco. Pero ahora el PP en el Ayuntamiento dice que el Gobierno Vasco tiene que hacer frente a toda la demanda, mientras que en el Parlamento Vasco Maroto dice que las AES tienen que tener límite presupuestario. Independientemente de quién sea la responsabildiad, que yo creo que es del Gobierno Vasco, nosotros prevemos que en el caso de que no sea suficiente con las ayudas autonómicas, Vitoria complemente esas ayudas. Así se ha hecho siempre, con Alonso, con Lazcoz y con Cuerda. No entendemos que ahora se cuestione el mantener estas ayudas en plena crisis. Ayudas que, por cierto, garantizan el 70% de la cohesión de nuestra sociedad.

Un estudio de la pobreza y desigualdades viene a decir que la sociedad vasca es la de menor marginalidad y mayor cohesión, y esto viene determinado por la Ley de Garantía de Ingresos, la RGI y la AES, lo que permite menor marginalidad y más cohesión, pero también, para los menos sensibles, mucha menos inseguridad y violencia. 

-El Presupuesto recupera ayudas a asociaciones como Bultzain y Bizitza Berria

-Se incrementan respecto a 2013 en el caso  de Bultazin, que hace nada advertía de que iba a tener que cerrar. Hay que tener en cuenta la colaboración público asociativa. Yo creo en ella. Es cierta la colaboración público-privada, pero también la asociativa. Hay muchas sociedades que llevan muchos años trabajando y que están trabajando bien. Vamos a establecer unas relaciones más fluidas para poder dar respuesta a las necesidades de los vitorianos de una forma más eficaz y más eficiente.

-Respecto a las inversiones, el presupuesto vuelve a hablar de promesas, pero por ejemplo en Zabalgana están cansados de las promesas ¿Se les puede decir algo o mejor no decir nada hasta ver las obras ejecutarse?

-No hay norma de ejecución presupuestaria que te garantice que el Gobierno vaya a ejecutar las partidas de inversiones recogidas en el presupuesto. Por muy estricta y rigurosa que hagas la norma, nunca tienes la garantía suficiente para poder decir que este año iniciarás las obras si no eres Gobierno. Nosotros lo que hemos hecho es recuperar las inversiones en el Urban, porque es una línea de financiación europea y son proyectos apoyados por los vecinos y los grupos políticos.

-¿Qué veremos en 2014 en el Casco Viejo?

-Tendremos que ver la reforma definitiva del Ramón Bajo, la reforma del polideportivo del Campillo, el inicio de las obras del Gasteiz Antzokia, las obras en marcha de la reforma de la Plaza de Santa María y otras obras tanto en los caños como en los cantones como en calles del casco medieval. Esto lo deberíamos estar viendo y Maroto tiene apoyo político y apoyo económico para que esto sea una realidad el 31 de diciembre. Dependerá de él y de su voluntad de cumplir acuerdo.

-¿Y en cuanto a los barrios?

-Con el plan de equipamientos hemos recuperado lo firmado en 2012. Para nosotros es una prioridad cumplir lo acordado. Todas aquellas inversiones no realizadas en 2012 y 2013 las hemos incorporado ahora. Y, cómo no, hemos garantizado los recursos económicos y el apoyo político para poner en marcha el Centro Cívico de Zabalgana. Ahora hay recursos para ello. Sin presupuesto no habría sido posible hacerlo. Esto es una realidad, al igual que los agoraspace, los huertos urbanos y el cubrimiento de ciertas zonas infantiles.

-Hay acuerdo para 2014, pero el próximo año el pacto será más complicado al tratarse de  año electoral.

-Nosotros no estamos trabajando pensando en el rédito electoral. Nosotros estamos trabajando por hacer bien las cosas para la ciudad. Pero si la gente entiende que el PNV está haciendo trabajo por Vitoria, por los vitorianos y por intentar hacer las cosas bien eso tendrá su recompensa. No hemos trabajado pensando en el cálculo electoral y tampoco actuaremos de esa forma en 2015. El PNV estará dispuesto a que en el 2015 Vitoria tenga presupuesto con el mayor consenso posible, porque seguimos sin entender ese enrocamiento de Bildu y el PSE a decir no a todo, incluso al Presupuesto. Respecto a las cuentas de 2014, en el caso de Maroto no ejecute las inversiones o el presupuesto no estárá engañando al PNV, sino a la ciudad.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad