"Ha habido un boom tecnológico y no hay personal suficiente"

22 junio, 2022

Carlos Laorden, profesor de Programación en Universidad Euneiz, explica qué necesidades tienen ahora mismo las empresas por falta de personal

"En mi empresa necesitamos desarrolladores de software", asegura Carlos Laorden, profesor del Grado Multimedia de Universidad Euneiz y Arquitecto Software en Lantek. Lantek no es una excepción: muchas otras empresas alavesas, vascas y europeas tiene problemas para encontrar desarrolladores y programadores.

"Las empresas no encuentran perfiles tecnológicos válidos", asegura Laorden. La escasez de perfiles, en este caso, no está relacionada con malas condiciones laborales o salariales. "Ha habido un boom tecnológico. Cualquier empresa necesita la tecnología. Y no hay personal suficiente ahora mismo que salga de las universidades".

Carlos Laorden grado multimedia Euneiz

Carlos Laorden, profesor de 1º de Programación en el Grado Multimedia de Universidad Euneiz

La pandemia ha acelerado este boom tecnológico, que ha abierto además una nueva vía, el teletrabajo y trabajo a distancia: "La pandemia ha normalizado el teletrabajo, y las grandes tecnológicas están 'pescando' personal en otros países: son países donde tienen salarios más altos y las empresas punteras los reclaman". La inserción laboral está asegurada para todo aquel que apueste por cualquier grado de programación y desarrollo, como el Grado Multimedia de Universidad Euneiz.

¿Qué buscan las empresas?

El mercado laboral busca además profesionales transversales, que no sólo se preocupen por hacer que algo funcione: "Las empresas reclaman perfiles de desarrolladores que trabajen también la estética. Es decir: que no solo se dediquen a lo que no se ve". Y esta es la diferencia de Universidad Euneiz con otros grados más puramente tecnológicos.

"Tu producto tiene que funcionar, pero también tiene que ser bonito y fácil de usar"

"En mi equipo tenemos en plantilla personal muy bueno técnicamente, pero que también tiene ese gusto estético para hacer cosas visualmente apetecibles". Y es que "la informática ha pasado de ser un mundo oscuro a un mundo en el que necesitas vender al usuario tu proyecto".

Lantek es una empresa de software para la industria del metal: "En el sector industrial quizás no se pide tanto algo bonito, sino algo que funcione bien. Pero en otros sectores la competencia es importante, y hay que tener en cuenta dos cuestiones: el diseño y la UX (usabilidad o experiencia de usuario)". "Un departamento de marketing puede hacer milagros, pero si tu producto no es bonito ni fácil de usar, no va a venderse tanto como el de la competencia".

Actitud y autoaprendizaje

Carlos Laorden sí llama la atención sobre la "actitud" necesaria en todo programador, desarrollador o diseñador. "Las empresas necesitamos profesionales con ganas de aprender, de resolver problemas por su cuenta, de ser autosuficientes... gente que desde el día 1 se molesta por aprender, se siente responsable de lo que está haciendo y se identifica con la empresa".

"Incluso, si contratas este perfil sin conocimientos técnicos especializados, puedes darle la formación técnica necesaria". Carlos aclara: "Un alumno no va a dominar un lenguaje específico de programación recién salido de la carrera". Eso sí, las prácticas y el autoaprendizaje son vitales para encaminar al alumno hacia la resolución de los problemas con distintos lenguajes.

Laorden pone de nuevo sobre la mesa la filosofía 'Learning By Doing': "Al final, por mucho que estés con tecnologías punteras en las clases, es necesario participar en el día a día del mundo tecnológico. Esto enriquece muchísimo al alumnado". "Hay que salir de los libros y aprender a hacer cosas por uno mismo".

Conoce el Grado Multimedia

El autoaprendizaje es vital para el alumno, y también la capacidad de la plantilla por enseñar

"El autoaprendizaje es vital por parte de un programador, y también la capacidad de la empresa por tener ese altruismo y ayudar al compañero". Laorden trabaja en su empresa la formación de recién licenciados o graduados: "Hay que dedicar mucho tiempo, pero es una inversión de futuro. El alumno va a aprender mucho con nosotros, pero es una inversión para todos".

Especialización desde la base

Porque una cosa es ser desarrollador y otra cosa es tu especialización: "Cada empresa reclama un perfil diferente", aclara Laorden: "Es imposible para un programador cubrir todas las necesidades del mercado en ningún grado". Por eso es necesaria la especialización, por la que apuesta el Grado Multimedia desde tercer curso. Pero para llegar a ella, hay que "trabajar la base".

Carlos Laorden compara la programación con la construcción: "Si quieres construir algo, tendrás que aprender primero a crear y preparar los materiales. Más tarde aprenderás a hacer cosas más estables, más grandes, más bonitas... pero necesitas la base con la que empezar".  "Hay que sentar las bases para que el alumno, cuando tenga un problema, sepa cómo resolverlo. Y, según dónde esté, lo resolverá con una tecnología u otra: pero lo importante es la base".

El lenguaje tecnológico de Universidad Euneiz está actualizado a la última. Laorden ve la juventud de esta Universidad como una baza frente a otros grados y facultades con mayor trayectoria: "En Universidad Euneiz no tenemos esa losa de recorrido de muchos años, y esto nos hace mucho más ágiles en presente y en futuro". Y estas ganas por estar en el día a día es lo que quieren trasladar al alumnado. Porque, más allá de la carrera y la formación, programadores y desarrolladores seguirán toda su vida en formación continua.

"El alumnado que salga del Grado Multimedia va a tener un perfil muy avanzado". Laorden valora también la especialización, y lo compara con la medicina: "Yo, cuando tengo un problema de salud deportiva, valoro que el médico que me trate tenga contacto con el deporte. Tendrá más medios, eso te mueve mucho y necesitas estar a la última".

Esa afición por tu trabajo es imprescindible: "Al hablar de multimedia puede dar miedo pensar que hablamos solo de videojuegos", explica Laorden. Pero el videojuego, al margen de una posible salida profesional, es también la puerta de entrada a la tecnología.