Advertisement
Advertisement

Green Valley

22 febrero, 2013

La Voz del Pueblo” es el segundo trabajo discográfico de Green Valley. Su mirada crítica hacia la sociedad en la que vivimos y sus profundas letras se reflejan en las dieciséis canciones que componen el disco, y que consolidan a la banda en la escena reggae nacional. Para este nuevo álbum, han contado con la […]

green-valley-300x200La Voz del Pueblo” es el segundo trabajo discográfico de Green Valley. Su mirada crítica hacia la sociedad en la que vivimos y sus profundas letras se reflejan en las dieciséis canciones que componen el disco, y que consolidan a la banda en la escena reggae nacional.

Para este nuevo álbum, han contado con la colaboración del cantante de Hip-Hop Austriaco Twan y Mandinka Warrior (Gambia). La producción ha sido realizada por el carismático Roberto Sánchez junto con la propia banda en los estudios A-Lone Ark Muzik. El resultado es un trabajo de gran calidad que tiene el objetivo de despertar la conciencia social, inyectando ritmo, positividad y buenas energías, rasgos característicos de Green Valley.

Entrevista realizada en diciembre de 2012

Liderados por Ander Valverde, Green Valley ha ido consolidándose cada vez más con su sonido reggae, rock y Hip Hop, y con temas cercanos a la calle.

-Un grupo con varios componentes de Vitoria pero que trabaja en Barcelona

-Sí. Ahora no somos todos de Gasteiz, aunque al principio sí lo éramos. A Barcelona llegamos inicialmente tres vitorianos y aquí contactamos con otros dos gasteiztarras. Y aunque la formación ha ido cambiando, ahora mismo somos, entre otros, dos gasteiztarras y un compañero de Laudio.

-El nombre Green Valley procede precisamente de una traducción de tu apellido

-Sí. Yo empecé inicialmente con un DJ y el show que hacía llevaba ya el nombre Green Valley. Cuando posteriormente formamos el grupo decidimos mantener el nombre que ya habíamos utilizado.

-Vuestro último concierto en Gasteiz fue en Arana, en las últimas fiestas, y con un importante éxito de público

-Estuvo calentita la cosa, estuvimos muy a gusto, con mucha gente. Nuestra sorpresa es que acabábamos de sacar el segundo disco: La Voz del Pueblo. Pensábamos que la gente no iba a conocer nuestros nuevos temas, pero la sorpresa fue para nosotros porque todo el mundo se las conocía y las cantaba. Estuvo muy bien.

-Ahora volvéis para tocar principalmente para los vuestros, en una sala

-En Arana mucha gente vino por curiosidad, porque es gratis o porque son las fiestas de Arana, pero en Jimmy Jazz vendrá la gente más fiel que ya lleva un tiempecito con nosotros. Eso sí, también va viniendo gente nueva, cada vez vamos subiendo un poquito más. Y este año tenemos buenas expectativas. Además siempre nos gusta tocar en estas fechas en Jimmy Jazz.

-Para los que no os conocen: ¿A qué suena exactamente Green Valley?

-Yo defino Green Valley como un grupo de reggae moderno, con pinceladas de Hip Hop. Es un género bastante cañero, con momentos de subidón y de caña. Además, a la banda que me acompaña les mola el Rock and Roll. Predomina el reggae pero hay momentos de caña, de hip hop y de reggae moderno.

-Sois además un grupo que atrae bastante a la gente joven.

-Tampoco pensamos mucho en el público cuando componemos, porque la música te sale de dentro. Pero sí es cierto que tenemos éxito en el público joven, que también es el más fiel, pero se puede decir que la música nuestra es agradable para los oídos y llega a todo tipo de gente. En general, la gente joven vive más la música.

-¿Por qué ir a Barcelona en lugar de quedarse en Gasteiz?

-Siempre me preguntan si nos fuimos por la música. Pero nos pilló en un momento en que no teníamos ataduras en Gasteiz y nos surgió la oportunidad. Vinimos un verano a Barcelona una semanita. Nos gustó mucho y ahí recibimos alguna señal y algún mensaje de que teníamos que quedarnos. Nos apetecía hacer un cambio a todos los miembros de la banda. También aquí tiene que ver mucho la música, porque es una ciudad mucho más grande, con más gente, más salas y más movimiento. De todas formas, ahora miro atrás y veo que se han pasado rápido estos seis años. Yo nunca me he planteado quedarme para siempre aquí. Pero de momento estamos aquí haciendo cosas y la cosa está funcionando.

-Al menos trabajo parece que no os falta

-En Mayo sacamos La Voz del Pueblo y ahora hace dos semanas hemos sacado un disco en acústico con ocho temas. Nos gusta el rollo acústico porque pasamos muchas horas en el local tocando en acústico con la guitarra y el tambor. Además, siempre nos apetece sacar cosas nuevas. Y el problema de grabar un nuevo disco es que, desde que compones hasta que se graba y se masteriza, ya te ha dado tiempo a sacar otro álbum. Ahora sin embargo en dos meses hemos sacado ocho temas y los hemos grabado. No le hemos dado tanta cancha porque tenemos reciente La Voz del Pueblo aún.

-En cuanto a conciertos...

-Cada vez vamos abriendo más horizontes. En enero tocaremos en Madrid y queremos ir en marzo en Andalucía. Pero la cosa no es tan fácil porque en sitios en los que no has tocado no puedes tampoco pedir un caché tan elevado. La gente aún no nos conoce mucho. Pero en general estamos casi cada fin de semana tocando. Ahora estamos haciendo familia con la banda: hemos tenido que cambiar de bajista porque el anterior se nos ha ido a vivir a Brasil. Pero el cambio ha encajado muy bien y estamos funcionando muy a gusto.

-¿Resulta fácil componer?

-Yo no sé muy bien cómo trabaja la gente, pero yo como vengo del mundo del hip-hop encuentro facilidad para escribir. Me meto en un bucle y no paro. Si hay un día que no escribo, al día siguiente escribo más. Además, ahora he aprendido a tocar la guitarra y eso me ayuda para poder componer. En realidad, hay muchas cosas que poder decir. Cuando voy por la calle se me ocurren ideas y cosas que escribir. Puede que en un año me quede sin esta facilidad, pero de momento estoy en erupción, porque me van saliendo nuevas canciones.

-¿Qué ideas son esas que plasmas en música?

-Voy contando un poco lo que veo por el camino. Lo mismo me pilla un día triste y me pongo serio, o estoy alegre. Hay un caso que a mí me llegó mucho. Un vagabundo que quemaron y que salió en las noticias: la noticia me llegó tanto que me salió un tema de ello. Escribí una canción de lo que podía haber sentido ese hombre que murió quemado vivo.

Pero en general Green Valley tiene un mensaje bastante positivo, muy natural, como el reggae en sí, cercano a la naturaleza. Pero también hay un mensaje reivindicati