La gripe sigue azotando Álava

21 enero, 2019

En la segunda semana de enero se duplicaron los contagios y el número de enfermos

La gripe duplicó el número de casos la segunda semana de enero y primera de curso. Según los datos de Osakidetza hubo en Álava 266 casos por 100.000 habitantes: más de 800 enfermos con gripe en Álava. En muchos casos los síntomas no dejan de ser simples resfriados o catarros. La principal diferencia está en la ausencia de fiebre.

Osakidetza pide hacer un uso responsable de los recursos en caso de notar los síntomas propios de la gripe, valorando los diferentes servicios sanitarios disponibles en función de cada caso. Se aconseja no ir a Urgencias y acudir al médico de familia. En caso de emergencia es posible acudir al PAC (por las tarde en el Centro de Salud Olaguibel y en San Martín los fines de semana).

Además, desde que arrancó la temporada de la gripe se han registrado 19 fallecimientos y un total de 500 personas han necesitado ser hospitalizadas. Los casos más graves, 165, presentan una edad media de 64 años, y cabe destacar que de los casos considerados de riesgo, el 53,5% no estaban vacunados.

El Departamento de Salud y Osakidetza aconsejan hacer un uso responsable de los recursos sanitarios en caso de notar los síntomas propios de la gripe, valorando, en función de la sintomatología, cuál es el servicio sanitario más adecuado para atender y resolver su problema (médico o médica de familia, puntos de atención continuada o PAC y, en última instancia en caso de complicaciones graves, las urgencias hospitalarias). De ese modo, recalcan, se evitarán esperas innecesarias para recibir la atención y, al mismo tiempo, se estará contribuyendo a no saturar el propio sistema sanitario.

La gripe es una enfermedad molesta, pero benigna en la población sana, y que no tiene tratamiento específico, por lo que el reposo, la ingesta de abundantes líquidos y antitérmicos para atajar la fiebre son las principales recomendaciones.

En el caso de que la fiebre persista, deberemos consultar con el médico. Asimismo, cabe recalcar que se trata de una enfermedad vírica ante la que los antibióticos no son eficaces (solo habrían de tomarse en casos muy puntuales y siempre bajo prescripción médica), al tiempo que se recomienda, dado su alto índice de transmisión y contagio, adoptar medidas higiénicas precautorias como al toser o estornudar taparse la boca con la nariz o el brazo o  lavarse frecuentemente las manos o utilizar pañuelos desechables.