El origen y la evolución de las Sociedades Gastronómicas en Álava

26 abril, 2022

La evolución de estas sociedades, nacidas a mediados del siglo XX, ha ido muy ligada a la evolución de la sociedad

  • Artículo publicado originalmente en 2019. En recuerdo a Alberto López de Ipiña, fallecido en 2021

En Álava existen actualmente más de 210 Sociedades Gastronómicas. Las sociedades surgieron con fuerza en los años 60, siguiendo el ejemplo de los vecinos donostiarras. Antes de los 60 es cierto que hubo algunas sociedades pioneras. La primera Sociedad Gastronómica de la que hay constancia fue La Globa, en 1934 y en 1941 surgió Zaldibartxo, que estaba en un local ahora adquirido por Urteim.

Las sociedades, aunque se asocian con un lugar dedicado únicamente a la gastronomía, son recintos donde también se desarrollan actividades culturales, deportivas o recreativas.

Algunos de estos locales han tenido una relación muy estrecha con determinadas cuadrillas de blusas y neskak. En muchas ocasiones se convertían en lugar de reunión y de comida durante las Fiestas de la Blanca. Hoy esta relación entre sociedades y cuadrillas se da menos que hace años, aunque sí suele coincidir que grupos de amigos compartan la misma sociedad y la misma cuadrilla de blusas y neskak.

Una de las Sociedades Gastronómicas más antiguas de Gasteiz es Aldapa, situada en el Paseo de los Arquillos. El padre de Juanjo Goia fue uno de los socios fundadores en el año 1974. "Se fundó con dos cuadrillas que andaban siempre por el Casco Viejo: reunieron a más gente, se juntaron, compraron el local y la montaron", explica Juanjo.

sociedades gastronomicas historia alavaCuando se creó, Franco aún vivía y, por lo tanto, el derecho de reunión estaba restringido: "Cuando se hacían reuniones o asambleas, hasta para decidir de qué color se pintaba la pared, había que informar al Gobierno Civil y se presentaba una persona a sentarse allí para ver de qué se estaba hablando".

Para Juanjo Goia existen dos tipos de sociedades: las antiguas y las más modernas. A las primeras les ha costado, y les cuesta a día de hoy, incorporarse en algunos aspectos a las nuevas formas, fórmulas e incluso a las nuevas tecnologías. "Hay algunas en las que no hay ni un ordenador para hacer los pagos", cuenta Goia.

Por otro lado están las más modernas y con gente más joven que están totalmente integradas en las nuevas fórmulas en todos los sentidos. En los últimos años han surgido nuevas sociedades en Vitoria-Gasteiz, en barrios como Zaramaga, en Lakua o en la plaza de la Fuente de los Patos.

Alberto López de Ipiña, socio de Zapardiel, considera que la evolución de las Sociedades Gastronómicas ha ido ligada a la evolución de la sociedad. "En Álava somos menos reacios a los cambios que en Gipuzkoa o Bizkaia, donde son más cerrados. La gente, la cultura y la vida cambia; y las sociedades lo hacen también", señala.

Distintos modelos de sociedades

No todas las Sociedades Gastronómicas que hay en Álava funcionan de la misma manera y existen diferentes maneras de estructurarse y organizarse. En el caso de Zapardiel, se creó un modelo en el que todo el capital del local es propiedad de la propia sociedad. Es decir, los miembros tienen una parte alícuota como socios, pero no son propietarios de nada. "Este modelo, que no creamos nosotros pero sí lo comenzamos a implantar en Álava, funciona muy bien y otras sociedades lo están utilizando", explica Alberto López de Ipiña.

Las decisiones sobre quién entra corren a cargo de los miembros. Si un socio fallece, sus hijos heredan su parte y, por tanto, tienen el derecho a entrar. En el caso de que no quieran o que la sociedad decida no admitir a esa persona, tiene derecho a una indemnización que corresponde a la parte alícuota de lo que vale la sociedad.

Sin embargo, Aldapa no funciona de esta manera. En su caso, la sociedad es propiedad de los 50 socios, lo que incluye el local y todas las instalaciones. Cuando alguien entra, paga la cuota y se convierte en copropietario pagando una cuota de mantenimiento al mes para limpieza, conservación y reparaciones.

Si uno de los copropietarios fallece se pasa el derecho a entrar a sus herederos. Si no quieren, se mira la lista de espera, el primero que esté entra y los herederos reciben su parte. Lo mismo ocurre con alguien que desee marcharse, ya que nunca se puede vender una plaza a otra persona.

Las mujeres en las Sociedades Gastronómicas

El papel de las mujeres en las Sociedades Gastronómicas fue uno de los debates que más polémica generó en su día. Al igual que existen diferentes formas de organizar la sociedad, hay diferentes planteamientos sobre esta cuestión.

La hermana de Alberto López de Ipiña, Yolanda, fue la primera mujer presidenta de una Sociedad Gastronómica, de Erresala. En Álava la mujer está bastante integrada en las sociedades aunque hay quien todavía tiene sus problemas. "En la primera que yo estuve las mujeres solo podían entrar dos veces al año: en Navidad y en Fiestas de la Blanca. Por supuesto, a la cocina no", cuenta López de Ipiña.

Juanjo Goia explica cómo las sociedades más antiguas aún guardan ciertas reticencias a la hora de permitir entrar a las mujeres. Sin embargo, las más nuevas lo han incorporado con total normalidad. Y es que, tal y como él cuenta, con la ley en la mano no hay ninguna que pueda prohibir la entrada a las mujeres.

A día de hoy, la mujer está presente en todas las Sociedades Gastronómicas y también toma parte en la cocina de la mayoría de ellas. "La tradición es buena cuando tiene sentido, pero cuando no lo tiene hay que cambiarla. Culturalmente esto ha ido cambiando, la sociedad ha ido evolucionando en todos los aspectos pero en materia de género es evidente que aún quedan muchos aspectos por cambiar", sentencia Alberto López de Ipiña.