Mirla: administrativa en Venezuela y cuidadora en Vitoria

1 abril, 2024

Muchos extranjeros en Álava hacen tareas menos cualificadas por lo difícil de homologar sus títulos universitarios

Mirla tiene 51 años y trabajo fijo desde hace seis como cuidadora en Vitoria-Gasteiz. Una labor de la que se ha enamorado y que realiza "con gran cariño". Pero que no tiene nada que ver con su título universitario en Administración, y sus especializaciones en Recursos Físicos (Contabilidad), Finanzas y Gerencia.

Estudios que desempeñó en su Venezuela natal. Allí le sirvieron para trabajar en una empresa nacional, como asesora particular y, por último, en un colegio. Su salida del país hace 7 años implicó un cambio de vida por completo. "Vine sin los papeles académicos y no podía homologar mi título universitario". Porque en España es papel mojado.

Sin documentos originales

Homologacion titulos universitarios extranjeros Alava Mirla

Como Mirla, son muchos los extranjeros que viven en Álava y realizan tareas menos cualificadas. En su lugar de origen eran médicos, abogados, maestros, psicólogos, dentistas, arquitectos… Aquí trabajan en supermercados, fábricas, hostelería, limpiando o cuidando a niños y mayores.

Labores que, en su mayoría, comenzaron como algo temporal para obtener un salario con el que pagar una casa, la comida y demás gastos familiares. Solo unos meses, pensaron, mientras homologaban su título y buscaban trabajo de lo suyo. Pero el tiempo pasó y lo provisional se convirtió en permanente.

Y es que los trámites burocráticos para obtener una titulación válida implican, por lo general, años de espera, bastante papeleo y, según los casos, también mucho dinero.

El primer problema es que, salvo algunas excepciones, cuando parten de su país no suelen hacerlo con los documentos originales que atestiguan toda su educación. Mirla agarró los de sus hijos, pero no los suyos.

Homologacion titulos universitarios extranjeros Alava Mirla

"La mayor, que justo se acababa de graduar en Bachiller con Matrícula de Honor, y el pequeño, para que siguiera en la ESO. Como ya tenían la apostilla de La Haya, en 45 días nos avisaron de que ya estaban", relata.

Los suyos fueron más complicados. No quedaba nadie en Venezuela a quien recurrir para conseguir sus papeles académicos. Además, la gente con titulación universitaria debe validar paso a paso: primero estudios como la ESO o Bachiller y, de ahí, ir subiendo. Así, al menos, obtienen un certificado de profesionalidad para trabajar o mejorar su situación laboral.

El gasto de la traducción

Homologacion titulos universitarios extranjeros Alava

Este año, Mirla ha conseguido ese primer paso. "Por fin lograron que se pudiera apostillar los documentos en la embajada, entonces me fui a mi consulado de Venezuela y lo hice". A continuación, con los papeles que acreditan la validez y superación de sus estudios escolares, acudió a las oficinas de Zuzenean en Vitoria-Gasteiz.

En Euskadi, es allí donde se homologan y convalidan los títulos y estudios extranjeros no universitarios. "Fue muy rápido y me ayudaron mucho con todas las dudas", agradece Mirla. Su condición de hispanohablante le evitó otra de las trabas habituales en este proceso.

"Cuando sales de tu país, en algún caso por una guerra, no buscas por casa estos títulos"

La necesidad de traducir todos los títulos. Una labor que realizan los traductores jurados. Y que no resulta barata. "Hay países que tienen convenios con España y, si tienes el título de ESO o Bachiller y las notas apostilladas, el trámite es bastante rápido. Unos tres meses si hay convenio y es hispanoparlante. Si no, la traducción vale mucho, porque cobran por palabras", detalla Sara Saobe.

Para entenderlo, esta técnica del proyecto de solicitantes de asilo y protección internacional de la Cruz Roja ejemplifica. "A una persona que venga de Siria, Mali o Ucrania, esto le cuesta tiempo y dinero. Primero, que consigan sus papeles académicos originales, porque cuando sales de tu país, en algunos casos por una guerra, no te pones a buscar por casa estos títulos, que no sabes ni dónde los tienes", razona.

El idioma tampoco facilita la comprensión de las gestiones administrativas. Y, a continuación, llega el desembolso.  "Imagínate traducir tres años académicos, con todas las asignaturas que has dado, palabra por palabra. Hay que tener dinero. Puede haber casos de hasta 400 euros", detalla. Y no muchos, de recién llegados, cuentan con esa suma.

Laberinto burocrático

"La gente tiene formación en su país de origen, pero viene aquí y necesita trabajar. Si empiezas y estás 8 horas al día, vas teniendo dinero. Y ya no paras durante dos años de tu vida a terminar las asignaturas que te piden para homologarte", constata Saobe.

Porque lograr el título universitario español es un laberinto. Entran en juego muchos factores. Primero el país de procedencia. Los de la Unión Europea son los más sencillos. Luego, los firmantes del convenio de La Haya de 1961 (de ahí lo de la apostilla de La Haya, una autenticación que emiten las autoridades de cada país en cuestión).

También la carrera cursada implicará recorrer un camino más o menos largo. Profesiones como las de administración y dirección de empresas, humanidades o matemático no están reguladas en España, por lo que habría que realizar una equivalencia del título.

En ocasiones, las diferencias entre los estudios de cada país obligan a convalidar algunas asignaturas. Requiere apuntarse en universidades españolas, cursar las materias y obtener nuevos créditos.

En cambio, hay más de 30 profesiones, como médicos, odontólogos, farmacéuticos o ingenieros, que sí están reguladas y deben homologarse. Para ejercer, en algunas basta con cursar y aprobar los años de carrera estipulados.

En otras, hay que cursar un máster, que puede ser o no específico de la titulación, y cumplir otros requisitos. Así, los dentistas deben someterse a un examen para homologarse.

Expedientes sin resolver

Homologacion titulos universitarios extranjeros Alava

En cualquier caso, si de titulación universitaria se trata, los trámites se realizan a través de la web del Ministerio de Universidades. Y es ahí donde ocurre el atasco. Entran unos 3.500 expedientes nuevos cada mes. Hasta noviembre de 2022, los plazos burocráticos rondaban los 2 años. Entonces, un nuevo decreto para reducir la espera fijaba la resolución de las peticiones en 6 meses.

Algo ha mejorado, pero la falta de funcionarios fija en más de 34.000 las solicitudes aún pendientes de resolver y en 17.000 las no revisadas.

Obstáculos que llevan a tirar la toalla. "Muchos ya siguen trabajando en lo que tienen, porque hay un alquiler y unos gastos. Y porque, aunque tengas todo homologado y en regla, no te garantiza un trabajo. O puede que, de lograrlo, el sueldo sea incluso más bajo que el que percibías antes", indica Saobe.

Volver a estudiar

Homologacion titulos universitarios extranjeros Alava Mirla

No es el caso de Mirla. Está feliz con su vida y trabajo en Vitoria. Pero también quiere retomar sus estudios de Administración. Ya ha consultado su situación en la UNED y, si no puede acceder este año, "buscaré los manuales, estudiaré y me presentaré a los exámenes de acceso".

"En mi titulación hay temas con leyes administrativas del trabajo que no son iguales en cada país. Entiendo que debe haber una equivalencia", afirma.

Siempre le ha gustado estudiar y confía en que el paso del tiempo no le haya cambiado eso. "Uno piensa que, a estas edades, estás como finalizando. Pero yo aquí estoy al contrario, me siento empezando y que aún me queda mucho por delante". Ánimo y talante no le faltan.