Monitores y socorristas de centros cívicos inician este martes la huelga

3 mayo, 2022

La convocatoria de huelga llega por la falta de negociación del convenio y este martes los trabajadores someterán a asamblea la última propuesta de la empresa

La huelga de los Centros Cívicos e Instalaciones Deportivas arrancará este martes, salvo acuerdo de última hora. Monitores, controladores y socorristas sucontratados irán a la huelga del 10 al 14 de mayo. Convocatoria que refrendarán esta noche en una asamblea los trabajadores. Los trabajadores son plantilla subcontratada por el Ayuntamiento, y en las últimas horas los sindicatos han recibido una nueva propuesta de las empresas, que deberán analizar y someter a votación.

Disport Eki y Aiteko son las principales empresas que gestionan los socorristas y las actividades deportivas de los centros cívicos. Dos empresas que cuentan en la práctica con un oligopolio en las actividades deportivas de Vitoria-Gasteiz. El Ayuntamiento contrata a estas empresas según las condiciones establecidas. Por eso las reivindicaciones se dirigen a las empresas, pero los trabajadores también reclaman al consistorio mediación al ser un servicio municipal. El alcalde ha pedido "responsabilidad" a empresas y trabajadores para alcanzar un acuerdo.

huelga monitores socorristas centros civicos

Dos años sin convenio

El sector de Actividades Deportivas de Araba lleva 2 años sin convenio. Pese al tiempo transcurrido y las numerosas reuniones celebradas, no han conseguido llegar a un acuerdo. Según los sindicatos, "las empresas plantean congelar los salario durante 2 años, y las escasas ofertas económicas que realizan no tienen vinculación con el IPC. Además, las pocas mejoras que proponen, plantean aplicarlas a partir de octubre de 2023", explican.

"La falta de condiciones laborales dignas impide una verdadera profesionalización"

"El no disponer de unas condiciones laborales dignas impide una verdadera profesionalización. Hay compañeros y compañeras con salarios mileuristas y con una de las jornadas anuales más largas del territorio. No se compensan los años de experiencia, las baja se penalizan y en muchos casos, los trabajadores están a disposición de la empresa desde la mañana hasta la noche para realizar pocas horas efectivas", afirman.

Las principales reivindicaciones en la mesa negociadora son las siguientes:

  • Subidas salariales vinculadas al IPC
  • Reducción de la jornada anual
  • La confección de cuadrantes que eviten desplazamientos e interrupciones
  • Salario mínimo de 1.200 €
  • Plus de antigüedad
  • Disponer de complementos de IT

Los monitores y socorristas ya estuvieron en huelga en agosto de 2020, para reclamar entonces una mejora en las condiciones laborales de los trabajadores. En aquel momento la huelga concluyó sin acuerdo del convenio y desde entonces se mantiene la disputa por la falta de actualización del convenio. Incluso hubo despidos que enrarecieron aún más la relación entre trabajadores y estas dos empresas.

Las propuestas de Aiteko y Disport Eki no convencen por ahora a los trabajadores, ya que reflejan una pérdida de poder adquisitivo de un 11%. Las empresas no quieren subidas retroactivas de salario, pese a que el anterior convenio lleva ya tres años caducado. Los trabajadores mantienen sueldos congelados desde hace dos años.

El sector de las actividades deportivas es un sector variado, pero formado en general por personas jóvenes. Muchas de estas personas trabajan por horas, en función de los cursos que realizan. Perciben el salario por las horas trabajadas.

"Esta situación es consecuencia, entre otras cosas, del nefasto sistema de subcontratación que emplean las Administraciones públicas, donde por norma la empresa que presenta la oferta más baja se hace con el servicio. Esto afecta directamente en las condiciones laborales de las trabajadoras, ya que las empresas ofertan de manera temeraria y luego una vez que se hacen con el servicio, no tienen margen para dignificar las condiciones de la plantilla" explican los sindicatos. Sin embargo, el Ayuntamiento se ha lavado las manos en todo momento respecto a estos conflictos. En 2020 insistió en que era un conflicto entre plantilla y empresa.

Si nada lo remedia, la huelga llegará el 10 de mayo a los centros cívicos e instalaciones deportivas de Vitoria-Gasteiz. Están llamados a ella monitores, controladores y socorristas. La plantilla ya demostró en verano de 2020 su fuerza y su capacidad de presión. Las piscinas de Mendizorrotza llegaron a cerrar por falta de personal para poder controlar las piscinas y el entorno. Ahora, a las puertas del verano, la amenaza principal está en los cursos deportivos y las piscinas cubiertas.