El comité de Ibermática comienza sus movilizaciones ante el "bloqueo" en la negociación de su convenio

3 noviembre, 2022

La plantilla de la empresa no trabajará los días 3, 8 y 10 de noviembre

La plantilla de Ibermática saldrá a la huelga los días 3, 8 y 10 de noviembre. Una huelga convocada durante 3 días separados, con la intención de que los días intermedios puedan sentarse en la mesa "si la empresa quiere negociar", apunta el comité. La empresa cuenta con una plantilla de 4.750 personas en total, 175 de ellas alavesas.

Anteriormente, el comité ya había convocado una huelga para el pasado 18 de octubre. Sin embargo, la desconvocaron al acordar con la empresa que se reunirían el día 14 y el mismo 18 para negociar.

Sin embargo, denuncian que, tras presentar una propuesta de mínimos los trabajadores y de máximos la empresa, el día 18 la propiedad no negoció alegando que "necesitaban más tiempo" para estudiar las propuestas.

Ibermática huelga

El comité considera esto un incumplimiento de lo prometido ante el SIMA (Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje). Y es que, aseguran, el 18 no se produjo la negociación prometida. Así, el comité convoca ahora tres días de huelga para pedir que Ibermática vuelva a sentarse a negociar el convenio.

Este jueves el comité se concentrará en Vitoria-Gasteiz a partir de las 11:00, en la Virgen Blanca.

La empresa ampliará sus beneficios en 2022, de 10 a 12 millones de euros, según los cálculos del comité

En un principio, la plantilla pidió mantener el poder adquisitivo en los próximos 4 años de manera prorrateada. Sin embargo, en la reunión del pasado 14 de octubre retiraron esa cláusula para solicitar una propuesta "de mínimos": el aumento del 3,5% del sueldo en los próximos tres años. Sin embargo, denuncian que en la propuesta de máximos de la empresa no se incluye ninguna subida de sueldo para 2022.

Los beneficios de Ibermática han crecido más del 50% en los dos últimos años, con una facturación de 276 millones de euros en 2021. Además, según los cálculos aportados por el comité, se espera que este 2022 amplíe aún más la cuenta de beneficios, de 10 a 12 millones de euros.

Cambio de propietarios

Estas movilizaciones llegan en pleno cambio de manos de la empresa, que pasará a manos de Ayesa. Hasta ahora, el accionario principal era Proa Capital, un fondo de capital riesgo. En el accionariado también participaban ONCE y Kutxabank. Sin embargo, el 100% de Ibermática pasa ahora a manos de la empresa sevillana.

La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) ya ha aprobado la operación, y está previsto que a finales de este año o principios de 2023 se haga efectiva la compraventa. Así, la adquisición deja sin accionistas vascos a una empresa que nació en Gipuzkoa en 1973.