Advertisement
Advertisement

El Ayuntamiento amplía hasta el 11 de julio el periodo de pago del IBI

5 junio, 2014

El Ayuntamiento de Vitoria ha decidido ampliar hasta el 11 de julio la fecha para el pago voluntario del Impuesto de Bienes Inmuebles así como para solicitar el pago fraccionado de este impuesto. La solicitud para optar al pago en plazos se podrá presentar a partir del próximo miércoles, 11 de junio y hasta el […]

hacienda

El Ayuntamiento de Vitoria ha decidido ampliar hasta el 11 de julio la fecha para el pago voluntario del Impuesto de Bienes Inmuebles así como para solicitar el pago fraccionado de este impuesto. La solicitud para optar al pago en plazos se podrá presentar a partir del próximo miércoles, 11 de junio y hasta el día 11 de julio, en los Centros Cívicos así como en las oficinas de la Hacienda municipal en la calle Dato.

Para realizar el pago voluntario del impuesto, cuyo plazo venció el pasado lunes 2 de junio, la fecha se amplía  hasta el día 11 de julio sin que ello suponga el abono de ningún tipo de intereses.

Esta decisión del Ayuntamiento llega tras la polémica generada por los ciudadanos, después de haber visto cómo se gira el IBI en junio, un mes antes de lo habitual. Una polémica que confirma que la campaña de información y comunicación no ha sido suficiente. El Ayuntamiento insertó en un diario impreso una publicidad y colocó carteles informativos en los Centros Cívicos. Además envió el aviso a quienes no tienen domiciliado el recibo y a quienes lo tienen pero no en Kutxabank. Sin embargo parece que esto no ha sido suficiente para llegar a la mayoría de la población. Aunque sí avisó del adelanto a quienes no tienen domiciliado el IBI, entidades como Kutxabank han emitido la orden sin aviso alguno, lo que ha provocado que en algunos casos tengan un descubierto en sus cuentas.

Los vitorianos se han acostumbrado a que, al menos en la última década, la llamada contribución se tenga que pagar a finales de julio. El adelanto ha pillado a todos por sorpresa. PNV, PSE y PP apoyaron esta modificación para permitir fraccionar el pago en 9 meses, aunque desde el PSE insisten en que el Partido Popular tenía que haber realizado una mejor campaña de comunicación, mediante notas de prensa o envío de informaciones a los ciudadanos. Además, el adelanto en el pago del IBI coincide con el retraso en el Impuesto de Matriculación. Este impuesto, que hasta ahora se giraba en abril, se ha cobrado este año a finales de mayo, muy cerca del IBI, lo que ha aumentado aún más el tajo. Y, por si fuera poco, también ahora se ha cobrado la tasa de basuras.

Denuncia de la FAVA

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Vitoria y Álava ha criticado la forma en que se ha realizado este año el pago del IBI, que "ha pillado por sorpresa a la mayoría de la ciudadanía vitoriana y ha causado que muchas cuentas hayan quedado al descubierto, con el consiguiente sobrecoste para aquellas personas a las que ha afectado esta situación, que son precisamente las que peor lo están pasando en estos momentos de crisis".

La FAVA pide al Ayuntamiento que "anule cualquier recargo o sanción derivada de esta actuación, reembolsando a los vecinos afectados las cantidades que hayan tenido que abonar como sobrecoste a las entidades bancarias". Los vecinos también instan al equipo de gobierno a evitar que se repitan situaciones similares en el futuro mediante la notificación previa y personalizada a los contribuyentes sobre cualquier alteración puntual del calendario fiscal o cualquier otra actuación que afecte al cobro de tasas municipales de cualquier tipo. No es de recibo que se realicen notificaciones de este tipo relativas a otras actuaciones del consistorio, con mero afán propagandístico y que no se apliquen las mismas medidas en un tema tan delicado y que afecta especialmente a los vecinos que disponen de menos ingresos. FAVA también solicita al gobierno de Javier Maroto que ponga en marcha las medidas complementarias necesarias (aplazamientos, pagos fraccionados, ayudas directas, etc.) para que el pago de las tasas municipales no suponga un paso más hacia la pobreza para muchas familias vitorianas.