Advertisement
Advertisement

El vigilante ciclista de Vitoria-Gasteiz

17 marzo, 2019

Este gasteiztarra sufrió un accidente hace dos años. Desde entonces graba y denuncia infracciones de tráfico desde su bicicleta.

De "coger el coche hasta para comprar el pan" a usar la bici diariamente no hay un salto tan grande. Solo son necesarios unos amigos que te regalen una bicicleta (o comprártela tú mismo) y ganas para pasar del acelerador a los pedales. Igor (@igorae en Twitter) es un ejemplo de la conversión a la vida ciclista que han tenido varias personas en Vitoria-Gasteiz durante los últimos años. Solo que este tuitero ha optado por salir siempre con una cámara en el manillar y grabar todo lo que ocurren en sus trayectos en bici.

igorae movilidad vitoria

La cámara con la que @igorae graba todos sus trayectos en bici. Aproximadamente una media hora diaria.

Luego, en la red social, sube las infracciones que recoge para destapar las vergüenzas de algunos incívicos. Pero especialmente para concienciar sobre lo que deben hacer conductores, peatones y sobre todo ciclistas. Lo hace, eso sí, pixelando o difuminando rostros y matrículas. Detrás de esta curiosa práctica hay un motivo de peso evidente: "Empecé a grabar hace unos dos años, por un accidente. Un coche no me cedió el paso y me llevó por delante. Tuve una fractura de radio. Quería saber bien qué había pasado y cómo había sido el suceso, así que desde entonces decidí comprarme una cámara y comenzar a grabar todos mis trayectos en bici".

Desde entonces no ha presenciado ni sufrido más accidentes, pero sí recopila prácticamente a diario infracciones de todo tipo: vehículos que ignoran el ceda el paso, adelantamientos peligrosos, filas interminables de coches en doble fila... pero especialmente infracciones en bici. "Me meto más con los ciclistas porque es el medio de transporte que más uso yo. Me fastidia que nos señalen a todos por infracciones que comenten algunos", explica este vitoriano de 39 años.

Con experiencia ciclista en otras ciudades europeas, Igor considera "caótica" la movilidad sobre dos ruedas en Vitoria-Gasteiz. "Aquí se fomentó el uso de la bicicleta sin ponerle restricciones. Ahora que las quieren poner es más complicado que la gente las acepte". Por eso, quizá, sea habitual ver ciclistas sin luces o circulando por donde no pueden.

Precisamente, este investigador científico cree que las bicicletas no deberían ir por ninguna acera: "Que las bicis vayan por la acera da lugar a confusión. Hay que acondicionar las calzadas para que las bicis se sientan seguras: más zonas 30 y carriles bici y menos autopistas urbanas como las de Salburua o Zabalgana.

Aun así, es evidente que en Vitoria-Gasteiz la convivencia entre peatones, ciclistas y conductores es complicada: "Los tres colectivos cometen infracciones, pero quizá como los ciclistas son los últimos en llegar llaman más la atención, además de que hacemos un montón de cosas mal".

Para evitar tantas infracciones Igor apuesta por algo más de control por parte de la Policía Local. "Al final es lo de siempre; las campañas informativas son necesarias pero si no nos tocan el bolsillo no aprendemos. Una medida buena es que además de informar los agentes cojan los datos de los infractores para multarles a la próxima. No creo que Policía Local tenga muchos más efectivos para controlar mejor todo esto pero sí deben centrarse más fuera de las campañas, que parece que solo aperciben cuando están en funcionamiento", opina.

Además, recientemente ha entrado en escena un nuevo colectivo que todavía está en un vacío legal: el de los patinetes eléctricos. "Lo primero que hay que hacer con ellos es regularlos cuanto antes. Si no puede pasar igual que con las bicis, que no tengan restricciones al principio y acaben igual. El problema es buscarles un sitio. Hay patinetes que pueden ir perfectamente por bicicarriles, pero hay algunos que son como motos y que deben ir por la calzada. Por la acera desde luego que no, porque ya ha habido varios accidentes", afirma el gasteiztarra.

Con patinetes eléctricos o sin ellos, @igorae seguirá grabando sus trayectos en bici y denunciado las situaciones más incívicas en Twitter. Una práctica que lleva haciendo dos años y que ya se ha convertido en "costumbre". No seas tú el próximo protagonista de sus vídeos.