Un informe foral pide más protección para la Casa Alfaro

28 noviembre, 2022

El informe destaca que la villa es la única representación de la época en la zona y pide una protección "más allá de la fachada"

Nuevo capítulo en el culebrón que protagoniza la Casa Alfaro. Un informe del Servicio de Patrimonio Histórico-Arquitectónico de la Diputación Foral de Álava reclama dotar de una mayor protección a este edificio de la calle Manuel Iradier.

En concreto, desaconseja rebajar su protección urbanística, al pasar de figurar en la ordenanza de conservación estructural a estar en la de rehabilitación o renovación con mantenimiento de fachada. Un cambio que impulsa el Gabinete Urtaran para que los propietarios de la Casa Alfaro puedan derribar su interior y dos de las fachadas.

Así, la consulta pública previa al cambio de protección justificaba que "la estructura y la cubierta carecen de valor arquitectónico, estilístico e histórico". El documento consideraba no procedente la protección estructural" y  abogaba por proteger únicamente la fachada Sur y Oeste. 

Representación de una época

Casona Alfaro Manuel Iradier

Sin embargo, el informe foral considera que este cambio "puede no garantizar suficientemente los valores patrimoniales". Y es que asegura que la Casa Alfaro es "la única representativa de las tipologías unifamiliares de su época que resta en esta zona". También añade que la villa "aporta un valor propio arquitectónico-compositivo".

"Necesita una protección que vaya más allá de la fachada", señala el informe foral

El estudio reconoce su estado de deterioro, pero hace hincapié en que tanto la villa como el jardín que la rodea mantiene su interés tipológico. A ello contribuye su volumen de planta cuadrangular, los quiebros en tres de sus flancos, el juego de cubierta y cornisa, los alzados lisos de sus fachadas, el cenador y terraza, los arcos de medio punto de su interior, los relieves en la decoración de techos o los empanelados de las paredes.

Por todo ello, concluye que es "deseable y necesario" acometer la subsanación del estado actual del inmueble "y favorecer su evolución". Pero reclama que, cualquier acción que se realice para sustituir o reparar lo existente "debe tener en cuenta la naturaleza del inmueble, manteniendo sus virtudes compositivas y tipológicas". De lo contrario, podrían desaparecer las características que lo "distinguen" en la zona.

Los propietarios quieren construir un hotel de 36 habitaciones y restaurante

"Sus rasgos arquitectónicos son suficientes como para necesitar una protección que vaya más allá de la fachada", concluye el informe de Diputación.

Declaración de ruina

casa alfaro fournier

Unas conclusiones que se conocen apenas una semana después de que el propio Ayuntamiento declarara la ruina técnica de la Casa Alfaro para "evitar su deterioro irrecuperable". Una decisión que "garantizará la reforma y rehabilitación" del edificio, según el Consistorio. Algo que también asegurará "su puesta en uso conservando la fachada". La protección recaerá sobre dos de las caras de su fachada.

Los propietarios actuales habían pedido conservar solo dos de las fachadas actuales del edificio. Su objetivo: derribarla y construir otro edificio en el mismo solar. Con este nuevo paso del Ayuntamiento, deberán mantener dos de las fachadas, pero podrán derruir el resto para construir un hotel de 36 habitaciones y restaurante. Para ello adosarán un nuevo edificio al ya existente.

La medida cuenta con el rechazo frontal de parte de la oposición. "Al ver el documento de Diputación, está en solfa lo que argumentaban para el cambio de protección", ha razonado Oskar Fernandez. El concejal de Elkarrekin ha reclamado que "hay que ver qué quieren hacer los propietarios para saber qué proteger, no al contrario. Su petición de rebaja de la protección no era por defender el patrimonio ni el interés general, sino por intereses privativos".

Sin cambio en los planes

casa alfaro hotel

También desde EH Bildu han echado en cara al equipo de gobierno que hace unos días "desistiera en rebajar la protección del edificio diciendo que todo estaba bien y que era decisión técnica. Pero es porque el Servicio de Patrimonio de Diputación dice que se hace mal". Y ha preguntado qué va a pasar con la Casa Alfaro.

A esta pregunta, la respuesta ha sido que el Gabinete Urtaran sigue con sus planes originales. César Fernández de Landa ha asegurado que el Ayuntamiento debía cumplir con la "obligación" de declarar la ruina técnica del edificio. "Era fundamental para analizar su valor patrimonial y exigir a quien tiene la obligación de conservarlo", ha recalcado. Además, ha señalado que ya el pasado viernes se retomó de nuevo la consulta pública para continuar con la modificación de la protección urbanística.

"La resolución de declaración de ruina obliga al Ayuntamiento a convenir con la propiedad una rehabilitación completa. Y es la línea en la que trajabamos, velando por proteger el inmueble y que siga siendo reconocible. Es el único camino que vemos", ha concluido.