74 personas investigadas por caza furtiva de animales para disecarlos

16 junio, 2022

Estas prácticas han afectado a 105 cotos de caza, algunos de ellos en Álava

La Guardia Civil ha investigado a un total de 74 personas por cazar animales ilegalmente para disecarlos y sacar rédito económico. Se les acusa de delitos de falsedad documental, usurpación de estado civil, contra la flora, fauna y animales domésticos (furtivismo), encubrimiento, receptación y falsedad documental.

Un total de 78 personas estaban implicadas en estos hechos. Entre ellas, dos eran taxidermistas de Burgos. El resto procedían de varias provincias, entre ellas Álava. Entre estas personas se encuentran cazadores y gestores de cotos de caza. La operación ha concluido con la investigación de un total de 74 personas. Además, han encausado a otras cuatro.

En total estas prácticas han afectado a 105 cotos de las provincias de Burgos, Palencia, Soria, Segovia, Santander, Málaga, Bizkaia, Gipuzkoa y Álava. Además, la Guardia Civil calcula que han cazado de manera fraudulenta 258 corzos, ciervos y gamos.

disecar animales caza furtiva

Evolución de la investigación

Esta investigación comenzó en noviembre del año 2021 a raíz de la Operación Ro3buk. En esta operación se desarticuló una trama de cazadores furtivos que manipulaba precintos de caza para reutilizarlos. En aquel momento se investigó a un total de 23 personas, entre ellas a un taxidermista.

La Guardia Civil inspeccionó una taxidermia de Burgos, donde los agentes descubrieron que recibían trofeos de corzo sin precinto. También investigaron un individuo que podría estar relacionado con esa taxidermia.

caza furtiva animales disecar

Finalizada esa inspección, los guardias civiles incautaron dos decenas de trofeos de ciervo y corzo sin precinto o con precintos reutilizados. Ya en 2022, inició la operación CorCyL con un análisis pormenorizado de los 2.132 asientos de los últimos cinco años del libro de registro de la taxidermia. Es la primera vez que se realiza una trazabilidad completa a los precintos de caza.

Cotejados los datos con las respectivas delegaciones de caza provinciales, los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza verificaron distintas irregularidades en esa taxidermia. Entre ellas estaba la recepción de animales sin precinto, con precintos reutilizados (algunos de ellos hasta en cuatro temporadas de caza) o con el sistema de seguridad alterados. Además en muchos de los casos se halló que la fecha de caza del animal comunicada a la delegación de caza era posterior a la fecha de entrada a la taxidermia.