Ion Padilla: del acelerador de partículas a detectar accidentes en tiempo real

12 abril, 2018

El joven vitoriano ha pasado por el CERN y por HP; ahora dirige su propio proyecto, compuesto por una tecnología revolucionaria

El vitoriano Ion Padilla. Imagen: TEDx

Está claro que la vida de Ion Padilla desde que salió de la Universidad no se corresponde con la de un estudiante normal de Vitoria-Gasteiz. A menudo, estos acaban sus estudios y tienen que sudar sangre por el mero hecho de encontrar trabajo, muchas veces sin estar relacionado con lo que estudian.

Pero a sus 30 años, el vitoriano puede presumir de haber trabajado junto a un acelerador de partículas en el CERN; en una de las compañías informáticas más famosas del mundo y también de haber formado su propia empresa, que trae un revolucionario sistema capaz de detectar los accidentes naturales en tiempo real mediante satélites.

Ahora, Padilla vuelve a su tierra natal momentáneamente para ser uno de los oradores del TEDx, un evento de microcharlas con ideas orientadas a establecer una sociedad mejor. En concreto, la del gasteiztarra irá sobre su trayectoria y sobre el nuevo proyecto que tiene entre manos. Una empresa que, en el futuro, podría incluso llegar a predecir desastres naturales antes de que ocurran.

En el futuro podríamos empezar a predecir accidentes antes de que pasen

Sin embargo, su aventura comienza de manera muy diferente. Poco después de finalizar sus prácticas en el programa de becas Erasmus recibió la llamada del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) para unirse a sus filas. Había echado dos veces su solicitud para trabajar en el mayor laboratorio de investigación en física de partículas del mundo, y a la segunda fue la vencida.

"Empecé trabajando en el Departamento de Radioprotección, que se dedica a hacer herramientas de detección y protección de la radiactividad. Mi tarea era ayudar a los técnicos que miden la radiactividad de los imanes en el acelerador de partículas. Lo sé, suena todo a película de ciencia ficción", bromea Padilla.

El ingeniero informático explica que el misterioso laboratorio se compone de unos 3.000 trabajadores fijos más otros 10.000 variables, que pertenecen a los estados miembros de la organización. En su última etapa en el CERN formó parte del Departamento de Educación, desarrollando aplicaciones y juegos para que los visitantes que acudieran al centro comprendieran mejor cómo se trabaja allí.

Mi trabajo en el CERN sonaba a película de ciencia ficción

Sin embargo, acabó dejando su trabajo en el CERN para formar parte de Hewlett-Packard, conocida popularmente como HP. Trabajar una de las mayores compañías tecnológicas del mundo, con sede en Silicon Valley, era "casi La Meca" para Ion Padilla. Una experiencia que además resultó fundamental para su siguiente paso empresarial, dado que allí aprendió a gestionar un negocio.

  • El sueño del emprendedor

A pesar de haber trabajado para dos corporaciones internacionales, el gasteiztarra decidió centrar sus esfuerzos en crear su propia empresa: We Gaw (anteriormente conocida como We Hike). Una experiencia dura en sus comienzos por el fuerte contraste entre todos los trabajos que ha tenido: "En HP tenía unos beneficios enormes, además de que me pagaban todo: el coche, la gasolina, los viajes... Pero cuando creas tu propia empresa no tienes nada hasta que consigues los primeros inversores. Yo tenía hasta que dormir en el salón para ahorrar dinero".

Pasé de tener beneficios enormes y todo pagado en HP a dormir en el salón para ahorrar dinero

Sin embargo, trabajar en tres entornos tan diferenciados le ha dado "una ventaja enorme" a la hora de continuar con su proyecto. We Gaw, la empresa de la que es cofundador y CEO, es un proyecto financiado por la Agencia Espacial Europea (ESA). Consiste en usar los satélites de esta para monitorizar el terreno. Es decir, pueden detectar al instante cualquier incidente que surge en la montaña: desprendimientos, avalanchas, caídas de árboles o caminos cortados, para avisar a las personas que se encuentren en la zona y evitar un posible accidente.

"Se trata de una tecnología que hasta ahora se utilizaba en el ámbito militar. Nosotros usamos algo similar, pero dirigida al ciudadano de a pie", explica Padilla. Un proyecto que además le ha permitido viajar por diferentes países como Alemania, Finlandia, Portugal o México, explicando sus avances, al igual que hará en el TEDx.

Pero esta tecnología que no se quedará solo ahí. "En el futuro podríamos empezar a predecir accidentes antes de que pasen. Creo que esa debería ser nuestra misión; evitar que la gente tenga accidentes", concluye.