Irati: una oda a la naturaleza y la mitología vasca

16 febrero, 2023

El director Paul Urkijo reivindica la transmisión de la cultura vasca para su existencia

Paul Urkijo anunció: "Lo que vais a ver aquí es una película de amor. De amor al mundo medieval, a la brujería y a las aventuras". Y, así ha sido. Irati es una oda a la historia medieval y a la mitología vasca. Es un universo con hechos históricos pero con una fuerte mezcla entre la simbología y el paganismo vasco. Pero, esta obra es, sobre todo, un film de amor a la naturaleza y a la cultura vasca. La obra se preestrenó este martes en los Cines Gorbeia, y el 24 de febrero estará en todos los cines.

Coloquialmente se podría definir esta película como una absoluta 'currada'. Urkijo y su equipo han puesto todo su cariño en cada plano y escena. Y eso se refleja. Al mismo tiempo, se percibe el gran trabajo de todos los componentes de la película. Las localizaciones, el juego de luces, la música, el atrezzo y cada uno de los efectos son llamativos.

La historia es sencilla, pero bien ejecutada. Todo está muy bien cuidado y hecho con mimo: la historia te absorbe y no te suelta hasta comenzar los créditos. No son de extrañar las 'merecidísimas' nominaciones a los Goya para Nerea Torrijos (vestuario), Aránzazu Calleja y Maite Arroitajauregi "Mursego" (canción original y música), mejores efectos especiales y mejor guion adaptado para Paul Urkijo. La película también se llevó el Premio del Público en Sitges.

irati paul urkijo película

La historia va más allá

Urkijo no solo presenta un mundo entre lo mundano y lo mitológico, lo pagano y lo religioso. La historia va más allá: el director lanza el mensaje de cuidar y proteger el entorno y la naturaleza que nos rodea. Urkijo presenta un mundo donde la codicia y avaricia están presentes. Y, utiliza el bosque Irati como símbolo de la devastación del ser humano a su tierra.

Al mismo tiempo, esta película es una defensa a las creencias de un pueblo y la transmisión de éstas. En definitiva, Urkijo pone en valor la mitología vasca. En la película, el espectador observa como una religión extranjera como el cristianismo echa raíces en tierras norteñas y se va apoderando de las costumbres paganas, culpabilizando a ellas de cualquier mal.

irati pelicula paul urkijo

Pero, Urkijo expone que esa mitología pagana pertenece a ese pueblo, es única y hay que protegerla. De hecho, el mensaje más potente que hace el director es que no solo hay que protegerla, sino que también hay transmitirla para que no se pierda.

El lema de la película es: 'Todo lo que tiene nombre existe'. Pues, sigamos nombrando, transmitiendo y haciendo películas que reivindiquen esta cultura única para que siga existiendo.