Izarra, ruina económica para Álava, busca dinero en el Sol

7 abril, 2022

Diputación puede decidir en 2023 si desea seguir pagando pagar cada año al Alavés 223.000 euros por un complejo en ruinas

El Colegio Izarra es una ruina económica para Diputación y un ingreso fijo para el Deportivo Alavés. Es un espacio en ruinas y en el que poco queda de aquel Colegio Internacional e internado creado a caballo entre Vitoria-Gasteiz y Bilbao. Hoy el PP ha reclamado explicaciones a Diputación, y la Diputada Itziar Gonzalo ha respondido al respecto.

Diputación Foral de Álava paga cada año un canon al Alavés (propietario del complejo). El año pasado pagó 223.875 euros, ha explicado la Diputada. Este canon fue una de las ayudas que impulsó Diputación para salvar al Alavés en 2011 de la quiebra. Un canon de Diputación al Alavés por derecho de uso durante 75 años, pero que se puede romper en noviembre de 2023, al cumplir 12 años. Por el momento el Alavés ha recibido 3,3 millones de euros de Diputación con este alquiler, sin que Diputación haya hecho nada con este espacio. En el año 2000 el Alavés había adquirido el colegio por 2 millones de euros. ¿Debe romper Diputación el acuerdo en noviembre de 2023? ¿O buscará Álava un nuevo uso?

Desde la oposición han reclamado que rompa el acuerdo existente, porque así lo permite. Así lo ha pedido Elkarrekin. El PP, por su parte, ha acusado a Diputación de haber frustrado los proyectos propuestos para este complejo.

De momento Diputación estudia colocar una planta fotovoltaica en esta ubicación. Así lo ha anunciado la diputada Itziar Gozalo. Una propuesta que ha sorprendido, ya que Izarra se encuentra en medio de una zona boscosa, en una gran parcela con distintos edificios. La propuesta es por ahora tan solo eso: una propuesta más que debe analizar Diputación y el Departamento de Medio Ambiente.

colegio izarra

Historia del Colegio Izarra

El colegio Izarra abrió en 1967 de la mano de la hermandad jesuita, dentro de una finca de unos 100.000 metros cuadrados, que originalmente había constituido el espacio veraniego de descanso de la familia Oriol.

En los 70 pasó a ser gestionado por Rumasa. Posteriormente fue expropiado y finalmente se convirtió en el colegio inglés Izarra International College, que quebró en el curso 95-96 y en 1997 bajó definitivamente la persiana. Ya en el 2000, el Alavés compró el recinto por dos millones de euros, en la época de Gonzalo Antón.

Pese a todo, el Glorioso no llegó a utilizarlo nunca y, en 2011, acabó en manos de la sociedad foral Álava Agencia de Desarrollo dentro del pacto por la salvación del equipo. Desde entonces, la Diputación está obligada a abonar 200.000 euros anuales al Alavés hasta 2023 por los derechos de superficie y una opción de compra durante 75 años.

En 2014 un incendio acabó con uno de los edificios y a día de hoy el espacio vallado alberga las ruinas que han sido saqueadas con el paso de los años. Ha habido distintos proyectos en torno a este lugar, que Gonzalo Antón adquirió para el Alavés. Desde su compra no hubo ningún avance. Fracasaron todos los intentos por darle uso. Y tan solo ha sido usado en ocasiones por amantes del Urbex y por aficionados a Paintball. Desde 2019 hay un servicio de vigilancia por rondas de la mano de los Miñones, que sustituyó a la seguridad privada.

Proyectos fracasados

En 2013 un inversor suizo estuvo interesado en un espacio sanitario, pero finalmente trasladó el proyecto a la localidad italiana de Lugano. Anteriormente la Fundación Retos también estuvo interesado para construir un Centro de Lesiones Medulares. Hubo un proyecto también en 2016 para crear un proyecto de ecoturismo: sería una zona lúdica con un parque de aventura, pero el proyecto no fructificó y el concurso público quedó desierto.

A partir de 2017 se analizaron otras posibilidades, pero no hubo éxito en ninguna de ellas. Estos fueron algunos intentos:

  • Campamentos Juveniles
  • Federación Alavesa de Tiro
  • Retiros Religiosos
  • Formación para Bomberos y Emergencias
  • Hípica
  • Cría Caballar (Fundación Hazi)
  • Campamentos