Advertisement
Advertisement

Jimmy Jazz: "Si esto no arranca ya, no saldremos adelante"

21 septiembre, 2021

La sala de conciertos ha pasado de acoger 48.000 espectadores en 2019 a 8.000 en 2020, con pérdidas de más del 85% en la recaudación

La cultura está siendo uno de los sectores más castigados durante esta pandemia, especialmente las actividades culturales en vivo. Atrás han quedado aquellos conciertos, festivales y espectáculos multitudinarios. Desde la sala Jimmy Jazz de Vitoria-Gasteiz conocen bien esta situación de "miedo e incertidumbre" con la que llevan trabajando 18 meses.

Desde que finalizó el confinamiento, la sala gasteiztarra ha ido programando diferentes actividades culturales. En junio de 2020 arrancaron con conciertos en streaming y a partir de julio regresó la programación en directo. De julio a diciembre de 2020 organizaron 38 eventos, y los primeros siete meses de 2021 han sido 58. Aún así, la mayoría de la plantilla sigue en ERTE: "Antes trabajábamos 20 personas y ahora estamos tres", explican.

jimmy-jazz

Como consecuencia, la recaudación ha bajado "más del 85%, y eso que no hemos parado de trabajar". Si en 2019 acudieron a las diferentes actividades de la Jimmy Jazz alrededor de 48.000 personas, en 2020 fueron 8.000. La pandemia les obligó a suspender más de 60 eventos, y aunque algunos se pospusieron para más adelante, van a tener que volver a suspenderse por segunda vez.

A pesar de que las restricciones han ido relajándose poco a poco, la ampliación de aforos no beneficia a la sala: "Los aforos están calculados para que la gente esté de pie. Ahora hay que estar sentado y con metro y medio de distancia, así que cumpliendo con la normativa, podemos meter como máximo a 138 personas, eso es un 22% de nuestro aforo. Por mucho que se amplíe al 75%, no podemos meter más gente", explican.

Afirman que el sector cultural está haciendo un "esfuerzo enorme" por salir adelante. Muestra de ello es el espacio Kultura Bizia, impulsado por diferentes agentes culturales tanto de la ciudad como de la provincia. "Es un espacio que surgió por necesidad, está funcionando muy bien pero da una sensación de falsa normalidad. Si utilizamos el Iradier es porque en las salas no se puede hacer apenas nada. La realidad es otra", dicen.

usn world summer cup

Actualmente, la la sala de conciertos de coronación está trabajando "gracias a los préstamos que hemos pedido, pero si esto no arranca ya, no vamos a poder salir adelante".

Programación otoño-invierno

La Jimmy Jazz tiene ya lista la nueva programación de cara al próximo otoño-invierno. "En un año normal ya hubiéramos anunciado un montón de eventos, pero ahora mismo no nos atrevemos a hacerlo. Tenemos un calendario escondido con una programación inmensa, pero no podemos anunciarlo. Por ejemplo, Zahara y Fuel Fandango están programados para octubre, y seguro que vamos a tener que volver a suspender. El concierto de Desakato también está entre las cuerdas", explican.

Aún así, desde la sala seguirán apostando por generar cultura en vivo: "La gente está respondiendo muy bien, las entradas se agotan y cumplen con las medidas. Pero para nosotros está siendo una locura tener que adaptarnos a las nuevas medidas cada semana y hacer de policía es muy difícil y estresante".

De hecho, la Jimmy Jazz es una de las pocas salas a nivel europeo que ha decidido abrir en plena pandemia: "Nuestra prioridad siempre ha sido humanizar los espacios y el sector. La cultura es segura y se pueden hacer las cosas bien, tenemos los recursos y las ganas", reivindican.