Joventut pasa por en encima del Baskonia

15 diciembre, 2013

El Laboral Kutxa sucumbió en Badalona por 84-73 tras firmar una segunda parte horrible donde fue totalmente superado por un rival más intenso y acertado. Como se preveía el partido empezó con un ritmo vertiginoso, lo que más le gusta a “La Penya”. Intercambio de canastas en ambas zonas con todos los jugadores sumando y […]

El Laboral Kutxa sucumbió en Badalona por 84-73 tras firmar una segunda parte horrible donde fue totalmente superado por un rival más intenso y acertado.

Como se preveía el partido empezó con un ritmo vertiginoso, lo que más le gusta a “La Penya”. Intercambio de canastas en ambas zonas con todos los jugadores sumando y las dos defensas superadas por los ataques. Laboral Kutxa se encontraba cómodo con la propuesta local y jugaba con fluidez para liderar el electrónico. Con el paso de los minutos, los vitorianos ajustaron mejor la defensa, sin frenar su ritmo, y mostraban cierta superioridad al rival. No obstante, la gran noticia para el Baskonia en el primer cuarto, que terminó con 18-24, fue la reaparición de Causeur. Vamos a ver si el escolta francés puede dejar atrás los problemas y disfrutar del baloncesto en Vitoria.

El Baskonia poco a poco imponía su talento en el continuo intercambio y conseguía mandar cada vez con ventajas más amplías a pesar del ímpetu local. Mainoldi, Jelinek, Nocioni anotaban para superar la decena (26-37) pero los de Maldonado, de la mano de Shurna, Joseph y un siempre polivalente Kirksay se agarraban al partido una y otra vez. Al descanso, 42-47.

La penya terminó con mejores sensaciones la segunda mitad y lo reafirmó en el comienzo del tercer periodo donde arrasó a un dormido Laboral Kutxa. Parcial de 16-2 en cinco minutos (58-49) y desaparición absoluta de la defensa de los de Scariolo. El entrenador trasalpino presenciaba atónito desde la banda como el Joventut corría casi sin oposición, Vives reinaba a su antojo y la sangría crecía (63-49) ante un ataque gasteiztarra absolutamente atascado y falto de acierto. Por contra, el conjunto verdinegro veía el aro como una piscina y machacaba desde 6,75 con Kirksay y Shurna desatados para terminar el cuarto con un doloroso 71-55.

El equipo, sin Pleiss limitado por faltas, salió a buscar la heroica en los últimos diez minutos pero la dinámica del partido era absolutamente catalana. Más agresivos y más convencidos la diferencia aumentó hasta los 19 (80-61, min 34). El orgullo de un, hasta entonces, desacertado Hodge permitió un miniparcial de 0-5 sin permitir a la Penya pasar de medio campo pero la ventaja era demasiado amplía y los locales supieron manejar el final del partido para terminar imponiéndose por 83-74.

La derrota le sumerge de pleno al Laboral Kutxa en la pelea por llegar a la Copa del Rey con hasta cinco equipos empatados a 5-5. Toca apretar los dientes para no dejar escapar un billete obligatorio.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad