Krea: un proyecto con más dudas que certezas

10 abril, 2014

Muchos son los políticos que en las últimas semanas están afirmando que hay una Universidad americana interesada en establecerse en Vitoria, en torno a Krea, el edificio de la Vital y los alrededores del Buesa. Sin embargo, ¿es eso cierto? Parece que aún no se ha llegado a esa fase. Con quien Kutxabank y la […]

Muchos son los políticos que en las últimas semanas están afirmando que hay una Universidad americana interesada en establecerse en Vitoria, en torno a Krea, el edificio de la Vital y los alrededores del Buesa. Sin embargo, ¿es eso cierto? Parece que aún no se ha llegado a esa fase. Con quien Kutxabank y la Obra Social de la Vital están negociando es con unos inversores que serían quienes, en este caso, se encargasen de contactar con las universidades americanas.  ¿son inversores locales o americanos? ¿serán los gestores de la universidad o unos simples comisionistas? ¿qué valor añadido aportará Vitoria? Muchas incógnitas que podrían empezar a desvelarse este mismo viernes, ya que First Global Campus ha convocado a los medios a una rueda de prensa para explicar el proyecto.

Son muchos los que ya están intentando vender la piel del oso antes de cazarla, pero también hay muchos que quieren descuartizarlo. Contar con una universidad de primer nivel en nuestra ciudad no parece un tren que se deba dejar pasar. El atractivo económico y de prestigio para Vitoria sería importante.

Ahora bien: una universidad se pensará siempre mucho dónde establecer una sede. Al fin y al cabo son una empresa y en la práctica empresarial siempre se decide ir allí donde existe demanda. En el caso de Vitoria por sí sola no existe evidentemente una demanda educativa de alta calidad. Tampoco la existía en Salamanca o Pamplona. Allí se supo crear y aquí también habrá que crearla. Sin embargo, no es cuestión de un día. Salamanca tiene una tradición centenaria y en Pamplona la Universidad del Opus Dei se ha consolidado sobre la reputación y el afianzamiento de una marca.

Deusto no quiso el convento

Hay que recordar que el Convento de Betoño estaba destinado a ser inicialmente una universidad privada. A comienzos del siglo XXI se llegó a un acuerdo entre el Ayuntamiento y la Universidad de Deusto para establecer allí aulas destinadas a diversas ingenierías. Sin embargo el proyecto no se llegó a poner en marcha. Durante dos años las clases se impartieron en el actual semillero de empresas del Casco Viejo y, posteriormente, los alumnos acabaron sus estudios en otros campus de la Universidad.

Con la creación de Krea, el edificio sufrió un completo lifting, al combinar el convento con una nueva estructura en torno a este. Tras renunciar al proyecto cultural el edificio quedó vacío y sin uso. Desde entonces la Vital ha buscado un comprador, centrado en todo momento en el mundo educativo. Descartado como centro educativo público, las miras se dirigen evidentemente al sector privado. Deusto no está interesado en el inmueble y parece que tampoco otras instituciones nacionales.

Un edificio caro

El convento de Betoño no es precisamente un edificio barato. La Caja Vital ha valorado el inmueble del convento y la Fundación Sancho el Sabio en 18 millones de euros. Sólo la reforma de Krea realizada alcanzó los 9 millones de euros, al que hay que sumar el de Sancho el Sabio. Edificios que, por cierto, fueron cedidos por el Ayuntamiento a la institución para realizar la propuesta cultural que no llegó a cuajar.

Ahora la Caja Vital estudia una fórmula de alquiler con opción a compra. Pero mientras tanto ha cerrado un acuerdo de alquiler por dos años, plazo que aún queda para poder conocer más datos sobre esta institución académica.

Alquiler por dos años

Mientras se cierran las negociaciones entre los inversores y las universidades, se ha firmado un acuerdo de cesión preferente del espacio, y que durará 18 meses, ampliables a 24. Durante este periodo la Caja Vital recibirá de los primeros un alquiler de 40.000 euros anuales.

Es evidente que la empresa (es una empresa, no lo olvidemos) no tiene interés de perder dinero, por lo que este plazo es capital para conseguir atraer a un socio educativo. Más allá de este plazo se negociará el alquiler o la venta del edificio, incluida la Fundación Sancho el Sabio, un precioso edificio subterráneo construido en lo que era el cementerio religioso. Las negociaciones se deben cerrar siempre en el ámbito de lo privado. Aunque a los periodistas nos gusta saber, es evidente que ahora es el turno de trabajar en los despachos.

Evitar un Eurovegas

Es evidente que la instalación de una universidad generará riqueza para la ciudad y acabará por reconvertir una zona de Vitoria que ya ha visto fracasar el Plan industrial de Betoño. Para propiciar su llegada Vitoria deberá adaptarse a algunas condiciones que pueda imponer, pero hay que evitar que la llegada de una universidad americana se transforme en algo similar a lo que fue el humo de Eurovegas.

Durante varios años Adelson jugó con la Comunidad de Madrid y el Gobierno para finalmente terminar dejándoles con el culo al aire y sin casinos. No conviene que en este caso también Vitoria y las instituciones se queden con el culo al aire. Las cesiones, si se tienen que producir, deben estar medidas y siempre evitando cualquier trato de favor.

First Global Campus SL

Ese es el nombre oficial de la sociedad que está negociando con la Caja Vital. Se trata de inversores locales, aunque no queda claro si tienen lazos con algún inversor norteamericano.

Entre los integrantes de esta sociedad está el ex consejero de vivienda Patxi Ormazabal, aunque también se ha especulado con el nombre de Avelino Fernández de Quincoces (según Dato Económico). Son dos personas afiliadas al PNV (ambos provenientes de EA) y al mismo tiempo cercanas a Josean Querejeta. Aunque al mismo tiempo desde Saski Baskonia se ha asegurado desconocer el proyecto First Global Campus, sorprende que si estas dos personas están implicadas en el proyecto Josean Querejeta lo desconozca.

Y es que entre las numerosas filtraciones se llegó a hablar de que el proyecto universitario contemplaba también la Ciudad Deportiva del Baskonia y los pisos tutelados de Betoño. Se trataba, en definitiva, de hacer suyo el entorno del Buesa Arena. En total serían entre 500 y 2.000 estudiantes que contarían con los edificios de docencia, un campus deportivo y las residencias ya construidas. Desde el Baskonia se desmintió contacto alguno con esta sociedad para la cesión o venta del Bakh.

¿Quiénes serán los alumnos?

Sí parece claro que los alumnos de esta universidad serían personas y familias con alto poder adquisitivo, pero ¿de dónde vendrán? Por un lado se habla de ciudadanos asiáticos o europeos que, por problemas de visado, no puedan estudiar en EEUU. Sin embargo, si atendemos a otro campus americano en España vemos que eso no es realmente así. En el caso de la Universidad de Sant Louis en Madrid el 50% del alumnado es americano. Estudiar en Suffolk, otro campus con actividad en Madrid, cuesta más de 25.000$ al año.

También se ha planteado desde algunos grupos políticos la posibilidad de que el centro reserve plazas para los ciudadanos alaveses. Sin embargo parece que no serían muchos los que cuenten con el poder adquisitivo suficiente para poder estudiar allí. Quizás surja por parte de la banca un sistema de ayudas similar al que existe en EEUU. Allí los bancos conceden créditos para el estudio que quedan avalados por el futuro trabajo, y que se devuelven una vez que el estudiante ya ha cursado sus estudios y cuenta con una nómina.

¿Humo o realidad?

Más allá de ilusiones, lo que los vitorianos observamos por el momento es humo en torno a esta propuesta. Humo que ojalá se convierta en realidad. Pero por ahora lo que se ha transmitido es tan sólo la intención de llamar a la puerta de las universidades de EEUU. Que luego abran o no lo sabremos en 24 meses. El juego no ha hecho más que empezar.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad