La Comarca reabre con nueva gerencia: "Es un espacio emotivo de la noche vitoriana"

8 abril, 2022

"La gente busca fiesta y no hay muchos locales en los que bailar", aseguran los responsables de La Comarca, que también gestionan el Glass

La Comarca está de vuelta. En realidad, no se ha llegado a ir. Jon y Alberto reabrieron el pasado viernes el mítico local de Mateo de Moraza. Fue una carrera contrarreloj para conseguir su objetivo: no cerrar ningún fin de semana el establecimiento. Lorena y Noemí habían dicho adiós el último fin de semana de marzo, con una emotiva despedida por redes sociales, que se tradujo también en mucho cariño en el local.

El lunes 28 de marzo entregaron las llaves a Jon y Alberto, los nuevos gerentes. Buscan la continuidad en La Comarca para "que la gente venga a bailar y disfrute de la tarde y de la noche vitoriana". Ambos saben muy bien de qué hablan. Gestionan desde su apertura el Glass, local que en su día ocuparon los históricos Txusta e Irusta. Tan solo el antiguo Casa Paco (ahora en obras y que albergará según parece un nuevo restaurante) separa ambos espacios.

la comarca pub

La clientela apenas notará cambios en La Comarca: "Queríamos que la gente no se quede sin un sitio tan emotivo como La Comarca", explica Jon: "Seguimos tal y como estaba antes: para Vitoria es un bar de toda la vida". Y es que su clientela es principalmente gente de 30 a 40 años: clientes que han conocido siempre La Comarca, un bar que abrió en 2001 y que, hasta la pandemia, no había cerrado ningún fin de semana en su historia.

Jon y Alberto han sido también clientes de La Comarca, y ahora unen fuerzas para mantener el espíritu de Mateo de Moraza: "En la calle hay un ambiente muy sano, nos interesa a todos los establecimientos de la calle funcionar bien". Precisamente la calle ha perdido tras la pandemia un establecimiento festivo: el Zabala ha renunciado de momento a la fiesta para centrarse en la hostelería de barra y en las cenas.

la comarca iluminacion nueva

El empuje del tardeo

Mateo de Moraza es la calle de referencia para el público de 30 a 40 años en Vitoria-Gasteiz, especialmente para bailar: "La gente busca fiesta y no hay muchos locales en los que ir a bailar". La calle es el punto de reunión de una generación que conoce La Comarca de toda la vida. El público de esta edad es además el perfil más apetecible para la hostelería: clientes con ingresos fijos que mantienen una vida social activa.

La noche en Mateo de Moraza empieza sobre las 18:00 de los sábados

Además, el pandemia ha empujado aún más el tardeo: "La gente se ha acostumbrado a beber el cubata antes y ya se ha quedado". En los bares de Mateo de Moraza anochece sobre las 18:00, y desde ese momento los pubs se convierten en discotecas. "Antes teníamos que buscar a la gente, pero ahora están deseando quedar a comer para, de seguido, salir de copas". La fiesta en estos Pubs se prolonga hasta el cierre, con trasiego de clientes: se van algunos de los más diurnos y entran los que aún mantienen los horarios clásicos.

¿Qué cambia en La Comarca?

Un show de La Polaca reinauguró La Comarca el pasado viernes. En realidad, el pub abre con una apariencia muy similar a la anterior. Los cambios se limitan a los equipos de sonido y a la iluminación. Son precisamente los juegos de luces lo que más llama la atención al entrar ahora a estos arquillos. El nuevo sistema de iluminación cambia por completo su aspecto nocturno. La Comarca cuenta con una decena de focos sobre la pista, así como un cañón de niebla y distintos equipos que aumentan la sensación de discoteca del local.

El resto de la decoración sigue igual, emulando a la mítica tierra de los Hobbit. Incluso hay nuevos vinilos que acentúan esa relación del pub con la Tierra Media.

Otro pequeño cambio llega también a las pantallas de TV. Los vídeos de deportes extremos dejarán paso a videoclips con letras de las canciones que suenen en ese momento. Pequeños detalles en un clásico de la noche (y ahora también la tarde) vitoriana para los millenials.