Advertisement
Advertisement

La corta vida del nuevo Elefante Blanco

5 junio, 2014

Apenas tres meses ha durado el proyecto de resurrección del Elefante Blanco impulsado por un grupo de promotores musicales. La sala de la Plaza San Antón ha vuelto ahora a manos de sus dueños tras el fracaso del proyecto iniciado en febrero. Los dueños de la sala, que cedieron por primera vez el nombre a estos promotores […]

Elefante Blanco
Apenas tres meses ha durado el proyecto de resurrección del Elefante Blanco impulsado por un grupo de promotores musicales. La sala de la Plaza San Antón ha vuelto ahora a manos de sus dueños tras el fracaso del proyecto iniciado en febrero. Los dueños de la sala, que cedieron por primera vez el nombre a estos promotores para su apertura en febrero, han recuperado la propiedad del local. Desde entonces la Sala permanece cerrada, aunque para el próximo sábado 14 de junio está prevista una fiesta de la mano del DJ Darío Núñez.

Andoni Vadillo, promotor y responsable de la sala hasta el mes pasado, asegura a GasteizHoy.com que los dueños recuperaron en mayo la gestión del local ante la imposibilidad de conseguir el aval necesario para seguir adelante. Además, en estos meses algunos de los socios iniciales se han desvinculado del proyecto. Estos problemas han impedido cumplir con las expectativas depositadas en esta sala, emblema de los 80 y los 90 en Vitoria, y que estaba llamada a recuperar ese espíritu.

La sala cerró a comienzos de mayo, tres meses después de su reinauguración, y lo hizo de forma precipitada, dejando en el aire conciertos y eventos ya programados. Es el caso del concierto de Paula Rojo organizado por Radio Gorbea, previsto inicialmente en Elefante Blanco y que al final tuvo lugar en Kubik.

Recuperar el espíritu

El objetivo de los responsables de Elefante Blanco en este periodo de tiempo era recuperar el espíritu de la Sala de Fiestas. Elefante Blanco fue un símbolo durante muchos años en las noches vitorianas. Con ese espíritu el local iba a contar con un pequeño escenario y un bar-restaurante en la planta baja, manteniendo en la planta sótano la gran sala subterránea, y reabriendo la balconada que estuvo los últimos años cerrada. Sin embargo, el proyecto no se ha podido desarrollar y la balconada ni siquiera se llegó a reabrir. "La reforma más importante iba a comenzar de cara al verano, pero no ha sido posible", asegura Vadillo.

Futuro incierto

Queda por ver qué ocurre ahora con la sala de la Plaza de San Antón. De momento el DJ Darío Núñez anuncia una fiesta para el próximo sábado 14 en la sala, con la fiesta 'Soleado Summer Experience'. Aún así la competencia es importante y las discotecas cada vez lo tienen más difícil. El horario de los bares y pubs cada vez se retrasa más, hasta el punto de que en muchos casos cierran cerca de las cinco de la mañana, una hora que para la mayoría es suficiente para poder irse a casa. El resto de los fiesteros se lo tienen que repartir salas como Datura, The End, Cool, Jimmy Jazz o Kubik, entre otras.

El mayor atractivo para Elefante Blanco han sido siempre los conciertos. Así ha funcionado en los últimos años, gracias a su amplio aforo. Con diversos nombres en más de una década (One fue sólo el penúltimo) pero acogiendo de forma periódica a grupos de nivel. También el proyecto de Andoni Vadillo estaba llamado a atraer grupos de nivel y de impacto que, sin embargo, no han llegado a aterrizar en la Plaza de San Antón. Habrá que ver si la sala vuelve a sonar de nuevo, más allá de la fiesta anunciada para el próximo sábado.