Advertisement
Advertisement

La Fuente de la Constitución: pintadas que no se limpian

1 abril, 2014

Hace dos años que la Fuente de la Constitución fue atacada con pintura roja. Sin embargo el Ayuntamiento no parece tener prisa por limpiar el monumento, al contrario de lo que ha ocurrido con el Monumento a la Batalla de Vitoria. En septiembre de 2012 Gasteiz Hoy denunciaba la situación de este monumento, ubicado en […]

Fuente de la constitucionHace dos años que la Fuente de la Constitución fue atacada con pintura roja. Sin embargo el Ayuntamiento no parece tener prisa por limpiar el monumento, al contrario de lo que ha ocurrido con el Monumento a la Batalla de Vitoria. En septiembre de 2012 Gasteiz Hoy denunciaba la situación de este monumento, ubicado en la Plaza. Y es que aunque el Ayuntamiento contrata el mantenimiento y limpieza de las fuentes a una empresa externa, desde la empresa aseguran que no es su responsabilidad la limpieza del monumento, ya que no forma parte de la fuente propiamente dicha. Desde el Ayuntamiento se  aseguraba en 2012 y en 2013 que la limpieza del monumento estaba supeditada a una reforma integral de la Plaza.

Reforma que, según los planos, iba a mantener el monumento pero retirar la fuente y cubrir el foso para, en su lugar, ubicar un centro de Ocio para Mayores. En febrero Gasteiz Hoy recordaba esa promesa electoral del alcalde, que desde el Ayuntamiento confirmaban posteriormente, a preguntas del PSE, que no se iba a ejecutar en esta legislatura. La Plaza de la Constitución queda, por tanto, tal y como está, por ahora. La fuente se encuentra limpia, y el foso inferior lleno de graffitis con mensaje y con intención. Sin embargo la parte central de la composición se encuentra en un estado lamentable.

Y con ello la suciedad de la fuente. La escultura ubicada en el centro de la fuente simbolizan varias manos entrelazadas, espíritu de la Constitución de 1978. La obra fue instalada en 1983 y realizada por el onubense Pepe Noja. Sin embargo no fue inaugurada hasta casi dos décadas después.