Advertisement
Advertisement

Ensanche XXI tapia los pisos de Olarizu para evitar nuevas ocupaciones

3 diciembre, 2014

La gran mayoría de las 123 viviendas de la Calle Olarizu se encuentran deshabitadas, con los antiguos propietarios viviendo ya a apenas unos metros, en el nuevo polígono de Esmaltaciones. Desde ahí verán cómo en unos meses se derriban las viviendas donde residieron cerca de 50 años. Las viviendas son propiedad de Ensanche XXI, tras haber alcanzado […]

La gran mayoría de las 123 viviendas de la Calle Olarizu se encuentran deshabitadas, con los antiguos propietarios viviendo ya a apenas unos metros, en el nuevo polígono de Esmaltaciones. Desde ahí verán cómo en unos meses se derriban las viviendas donde residieron cerca de 50 años. Las viviendas son propiedad de Ensanche XXI, tras haber alcanzado acuerdos con muchos de los vecinos. Se trata de un traslado similar al de Errekaleor, con la diferencia de que, en este caso, la mayoría de los vecinos sigue viviendo en la misma calle, justo en la acera de enfrente. Para evitar ocupaciones Ensanche XXI ha comenzado ya a tapiar algunos portales.

Plan de realojo

El plan de realojo de Olarizu costó al Ayuntamiento 20 millones de euros, e incluso fue necesario un trasvase de fondos por parte del consistorio hacia Ensanche XXI. Eso sí: aún queda una parte importante: el derribo de las viejas viviendas, y para el cual no hay fecha.

Mientras el Ayuntamiento decide cómo y cuándo derribar estas viviendas, una familia ha entrado recientemente a vivir en una de estas casas vacías y que aún no ha sido tapiada. Así lo denunciaba la semana pasada el PNV. Se trata de la primera casa ocupada, en unas viviendas propiedad de Ensanche XXI tras el acuerdo alcanzado con las familias.

Según denunciaba el PNV, esta familia precisa de la atención de los servicios sociales, por lo que el grupo municipal instó al Ayuntamiento a tomar cartas en el asunto para poder proporcionar los servicios y las atenciones necesarias a esta familia.

Desde Ensanche XXI se están tapiando las viviendas para evitar la entrada de nuevas personas a la espera de su derribo. Ayer, sin embargo, Garnica sorprendía al asegurar que esas casas no están en una mala situación.

  • Viviendas que "no están mal"

Aunque son pocos, aún quedan algunos vecinos por abandonar sus viviendas. Viviendas que "no están mal" según reconocía este Invierno una vecina a Gasteiz Hoy. En realidad casi 100 de los 123 vecinos tan sólo han cambiado de acera, para pasarse a los nuevos edificios construidos frente a los actuales.

Algunos han optado, sin embargo, por quedarse con el dinero en lugar de por un intercambio, para irse a vivir con sus familias a otras zonas de la ciudad o, incluso, para volver a su pueblo.