La reforma del Teatro Principal será 'secreta'

14 junio, 2024

La reforma se realizará de fachada para adentro, sin apenas impacto para los viandantes de San Prudencio

La reforma del Teatro Principal será 'secreta'. Así, la obra que arrancará en septiembre se hará de puertas para adentro. No habrá ninguna caseta ni baños u otras cuestiones visibles para los viandantes ni para las viviendas de la zona.

Así lo ha anunciado la alcaldesa Maider Etxebarria. La reforma tendrá un coste de 11 millones de euros y correrá a cargo de la UTE Tecsa-Ocisa: "Es la propuesta que menos afecciones genera". Una obra que no provocará afecciones al entorno: "Solo se ocupará la Calle San Prudencio en momentos muy puntuales" para la descarga de materiales. Las casetas de obra, los baños y los vestuarios estarán también en el interior del solar. Y no se instalará ninguna grúa pluma, ya que no será necesario, sostiene la UTE.

Las obras del principal empezarán en unos meses. El Ayuntamiento pagará el 40% de la obra, mientras que Diputación y Gobierno Vasco pagarán el 60% restante a partes iguales. Este es el porcentaje de la propiedad que tienen las tres instituciones.

Las obras tendrán una duración de 30 meses. Es decir, el nuevo Principal estará listo, si todo va bien, en 2027.

Reforma

La reforma incluirá una restauración integral de la sala, con aforo de 842 butacas (19 para movilidad reducida) y que mantendrá su esencia y estética actual de un teatro a la italiana. Actualmente tiene 984 butacas, con lo que se perderá el 15% de su espacio.

Eso sí, todo el interior será demolido y se volverá a construir, ganando en confort, accesibilidad y seguridad, respetando su actual apariencia (diseño de butacas, gamas de tapizados). La sala renovará su iluminación, los sistemas de climatización, los acabados, las butacas y el resto de elementos.

Nuevo escenario

Una de las mejoras que sumará el teatro Principal es la modernización técnica y las mayores posibilidades escénicas, con la posibilidad de ganar fondo en el escenario, la ampliación significativa de la altura de peine y del espacio entre bambalinas.

El foso de músicos también se verá ampliado. Foso que podrá dejarse abierto o taparse gradualmente en función de las necesidades. Además, las oficinas y otros espacios técnicos tendrán más hueco, ya que las antiguas oficinas de Sabadell, que adquirió Urteim, formarán parte de la ampliación.