La Sal de Añana batirá récord este verano, con una cosecha de 175 toneladas

8 julio, 2024

La cosecha del Valle Salado arranca con el cocinero del segundo mejor restaurante del mundo

cosecha de la sal añana

El Valle Salado de Añana ha iniciado la Cosecha de la Sal 2024. Un acto formal que ha contado con Bittor Arginzoniz, del Asador Etxebarri, el segundo mejor restaurante del mundo. Bittor Arginzoniz, nacido en 1960 en Axpe, en el valle de Atxondo (Bizkaia), ha llevado al Asador Etxebarri a la cúspide de la gastronomía mundial. Su restaurante, situado en Atxondo, ha sido galardonado con una estrella Michelin y tres Soles Repsol, y es conocido por su revolucionario sistema de parrillas de altura variable. Arginzoniz ha logrado desentrañar todos los secretos del fuego, convirtiéndose en el mejor parrillero del planeta y su menú, que se puede degustar previa reserva, es considerado una experiencia gastronómica inigualable.

En su intervención, el diputado general de Álava ha destacado: “La calidad de la sal producida en la salina en activo más antigua del mundo es un patrimonio de todos los alaveses y alavesas, y uno de los mayores tesoros patrimoniales de Euskadi. Su recuperación durante los últimos años es una muestra del compromiso institucional y social”.

Arginzoniz ha recogido la primera sal de la campaña junto al maestro salinero, un gesto simbólico que marcó el inicio de la cosecha en un paisaje único, rodeado de eras con miles de años de historia.

Por su parte, el director-gerente de la Fundación Valle Salado de Añana, Pablo de Oraá, ha indicado que la producción de este año, a pesar de las lluvias de mayo y junio, arranca con grandes expectativas. La previsión es llegar hasta septiembre. Y, en total, se recogerán 25 toneladas de Flor de Sal y 150 toneladas de Sal de Manantial. Una mayor cosecha influenciada por el creciente interés en los mercados nacionales e internacionales.

Este año prevemos una cosecha excepcional, siempre y cuando las condiciones de sol y viento sean favorables y, por supuesto, gracias a la labor incansable de los salineros y salineras”, ha afirmado De Oraá.