Laguardia inicia sus San Juanes con dos nuevos gigantes

23 junio, 2024

El Cachimorro y la Dantzari se suman a Don Sancho y Doña Blanca

Laguardia inicia este domingo sus fiestas de San Juan con la clásica izada de bandera y, por la tarde, con las dantzas y con la presencia del Cachimorro.

Pero estas fiestas comenzaron un día antes, este sábado, con una sorpresa: dos nuevos gigantes en la comparsa de San Juan Degollao. Este sábado la villa conoció a los nuevos acompañantes de Don Sancho y Doña Blanca. Son dos gigantes que representan más que nada la tradición de Laguardia, y es que uno de estos gigantes es precisamente el Cachimorro, protagonista todos los 23 de junio en Laguardia. La segunda gigante es una dantzari, también parte fundamental en el folklore de Laguardia.

La comparsa guardó la sorpresa hasta el último momento, ante la alegría de quienes estaban en la Plaza del Ayuntamiento de Laguardia este sábado. La comparsa había hecho hace unas semanas un llamamiento para conseguir porteadores, y ahora se explica el porqué: así, Laguardia tendrá desde ahora cuatro gigantes.

Gigantes que, por cierto, se exhiben de forma permanente en la Oficina de Turismo de Laguardia. Esta oficina de turismo es un espacio que recoge la historia de la localidad. Los cuatro se estrenaron rodeados por los dantzaris que bailaron juntos la Jota de Laguardia:

Programa de Fiestas de Laguardia

Los San Juanes de Laguardia tienen este domingo su día grande. El 23 de junio a la una del mediodía, suenan las campanas y el chupinazo anuncia el comienzo de las fiestas. Se iza la bandera en el balcón del Ayuntamiento, entre el sonido de las dulzainas y el ruido de los cohetes, comienzan unas fiestas, que terminarán con la traca final y el entierro de la barrica.

Pero en Laguardia las fiestas no sólo son alegría y bullicio, las tradiciones también ocupan un lugar importante. El mismo día 23 a primera hora de la tarde, los Danzarines, con el Cachimorro a la cabeza, se encaminan, formando una curiosa comitiva, en busca del alcalde y del regidor síndico, a quienes conducen hasta la plaza, donde se procede a descender la bandera de Laguardia. El descenso se realiza directamente del balcón a la calle, recogiéndola uno de los empleados del Ayuntamiento, para entregársela al regidor síndico. Acto seguido tiene lugar la entrega de flores.

Tras esto, los invitados y el Ayuntamiento en Corporación, se dirigen precedidos por los Danzarines, el Cachimorro y los dulzaineros hacia la iglesia de San Juan.

Ya en la iglesia, se rinde la Bandera de la villa ante Nuestra Señora la Virgen del Pilar y el Santo Patrono, mediante la tradicional ceremonia de la tremolación de la bandera.

La mayor atracción que presentan las fiestas de San Juan, probablemente sean los encierros de reses bravas. Al mediodía del 24 de junio, se cierra la calle Mayor mediante barreras, y tras el disparo de tres cohetes, que son la señal, se suelta la manada; las vaquillas recorren la calle tras los mozos que, arriesgadamente se atreven a correrlas.

Hay que meterse en la fiesta y vivirla, dejarse arrastrar por la gente y saltar al ritmo de las fanfarres de calle en calle, 'echar un trago' de zurracapote (vino con azucar, limón y canela que elaboran los vecinos de la Villa para convidar a sus invitados, amigos o familiares) y seguir bailando hasta que el cuerpo aguante. Así son estas fiestas, pensadas para disfrutar.

Toda esta algarabía termina el 30 de junio con el 'entierro de la barrica', y con el estruendo de la traca final, se despiden las fiestas hasta el próximo año.