Larragorri se queda sin ayudas europeas

30 enero, 2019

Un informe alerta de la presencia de arsénico en el suelo de Lasarte, que quedaría neutralizado con las obras

El Parque de Larragorri no tendrá subvención de la Unión Europea para su ejecución, según desvelaba el PP. El Ayuntamiento optaba a una ayuda en la que reivindicaba el carácter innovador de este proyecto para la descontaminación de las graveras de Lasarte y la construcción de balsas de laminación. Sin embargo la UE descarta el carácter innovador del proyecto y echa en cara que el proyecto no parece tener la implicación ciudadana, aunque sí reconoce que el proyecto es sólido y contribuye a luchar contra el cambio climático.

El alcalde Gorka Urtaran anunciaba hace un año que “el proyecto no está condicionado a la financiación europea" e insistía entonces: "No es fácil que concedan las ayudas”. El proyecto de Larragorri está a cargo del Ayuntamiento y de un consorcio con Tecnalia, URA, Amvisa, el CEA y Baque Center for Climate Change. 

Lo supuestamente innovador de este proyecto (que ahora la UE no lo considera así) era que las plantas serían las encargadas de descontaminar este espacio. Plantas que contribuirían a recuperar el suelo sin necesidad de grandes obras y limpiezas humanas.

Un informe alerta de la presencia de arsénico en el parque de Lasarte

La situación actual de las graveras de Lasarte es para Vitoria-Gasteiz además un problema de salud: se han detectado niveles de arsénico en el suelo, según desvelaba Irabazi. Un material cancerígeno que, con la obra, desaparecería de este punto. Por eso Irabazi ha insistido en la urgencia de acometer esta actuación.

EH Bildu aseguraba además que desde URA existe un superávit en el presupuesto y que tienen dinero disponible para poder invertir en lucha contra las inundaciones. La lucha contra las crecidas es una de las razones de ser de Larragorri, además de la recuperación de las graveras de Lasarte y la limpieza del entorno.

El proyecto prevé la generación de un gran espacio verde. Se crearán además balsas de laminación para contener las aguas de los ríos Batán y Zapardiel. Con ello se busca prevenir las inundaciones que ocasionalmente generan los ríos del sur. Una de estas balsas permitirá la creación de un campo de regatas en esta zona.

  • Propiedad del suelo

Uno de los grandes problemas de Larragorri pasa por la propiedad del suelo: Kutxabank y empresarios privados son propietarios de estos terrenos. En su día los adquirieron pensando que la ciudad crecería por este punto. Ahora buscan un rendimiento económico o un intercambio de suelo con el Ayuntamiento. Mientras esta situación no se produzca resulta inviable actuar en este lugar.