Las familias de Salburua exigen ya el traslado de Errakabarri a Salburua

2 febrero, 2017

Las familias de Errekabarri siguen, un año más, sin noticias de la construcción en el barrio de Salburua del futuro centro de Infantil y Primaria. Cada día tienen que desplazarse (en coche o bus) cerca de 3 kilómetros hasta Zaramaga, donde hace ya tres años se adaptó provisionalmente el Colegio Cándido Ruiz de Garibay. Un […]

Las familias de Errekabarri siguen, un año más, sin noticias de la construcción en el barrio de Salburua del futuro centro de Infantil y Primaria.

Cada día tienen que desplazarse (en coche o bus) cerca de 3 kilómetros hasta Zaramaga, donde hace ya tres años se adaptó provisionalmente el Colegio Cándido Ruiz de Garibay. Un centro que se queda pequeño para seguir atendiendo los próximos años nuevos cursos.

La burbuja inmobiliaria de Vitoria-Gasteiz ha generado barrios sin colegios

La construcción del colegio Errekabarri lleva más de un lustro parado, es una más de las consecuencias de la burbuja inmobiliaria de Vitoria-Gasteiz: una ciudad que creció de forma desorbitada con nuevos pisos pero sin pensar también en los equipamientos.

En sus inicios las instituciones se escudaban en que no había suficiente 'masa crítica' en esos nuevos barrios, y ahora que la hay siguen sin las comodidades del resto de la ciudad. Aunque Salburua ha 'conseguido' en los últimos años Centro de Salud o Centro Cívico, el barrio sigue sin colegios suficientes.

Los pequeños llevan 4 años en un colegio provisional en Zaramaga

O, mejor dicho, sigue sin espacio para el colegio: Errekabarri existe como estructura jurídica, pero sin un edificio en el propio barrio. Los vecinos reclamaron en octubre una reunión al Gobierno Vasco, pero aún no han obtenido respuesta: "Llevamos 4 años en un colegio provisional que ya no da más de sí, vemos que esto no avanza y cada año nos genera más problemas en el colegio provisional en el que estamos. Todas las familias seguimos con la incertidumbre de cuándo empezará a construirse nuestro deseado colegio".

El problema reside en la necesidad de modificar el Plan Urbanístico de Salburua: esta decisión se paralizó la pasada legislatura y hasta 2016 no se retomó. Los plazos son en realidad desesperantes para cualquier ciudadano de a pie, que no entiende que tenga que pasar más de medio año para recalificar una parcela. Una vez que se realice este trámite del Ayuntamiento, el Gobierno Vasco deberá empezar con la obra.

Las familias anuncian nuevas movilizaciones si en el plazo de 15 días no obtienen una respuesta del Gobierno Vasco: "Basta ya de falsas promesas, queremos hechos, no bonitas palabras porque lo que queremos es a ¡Errekabarri en Salburua ya!"