Las viviendas de Bustaldea, en Aretxabaleta, acumulan cuatro años de retraso

9 mayo, 2022

El Consistorio admite que los trámites urbanísticos para recalificar las viviendas resultan "muy complejos"

Las viviendas de Bustaldea, en Aretxabaleta, acumulan ya más de cuatro años de retraso. Y, a fecha de hoy, no hay previsión a corto plazo de que estén listas. Se trata de 42 viviendas que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz compró en 2011 para su derribo. Pero luego, en 2018, se acordó reformarlas y destinarlas a alquiler social.

Esta actuación exige una modificación estructural puntual del plan general: 4 de los 5 bloques están "fuera de ordenación". Como su destino inicial era el derribo, en su momento se modificó para poder tirarlas. Ahora, para reformarlas y mantenerlas, hay que recalificarlas con una "modificación estructural del PGOU".

Trámites en los que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz "sigue trabajando". "Estamos tramitando una consulta previa y elaborando documentos urbanísticos", ha explicado el concejal de Planificación y Gestión Medioambiental, César Fernández de Landa. Es una modificación "compleja, requiere de un informe de sostenibilidad económica sobre la operación de rehabilitación y de un análisis urbanístico", ha señalado.

Elkarrelin lamenta que el proyecto está a punto de "quedarse en un cajón".

viviendas-aretxabaleta

Plazos "largos y complicados"

Además, ha recordado que, si bien la mayoría de las viviendas son de propiedad municipal, "hay también privada y por eso este proyecto hay que consensuarlo con ellos y con Gobierno vasco, los plazos son largos y complicados".

La reparación de las viviendas será compartida por Ayuntamiento y Gobierno Vasco. Ambas instituciones estiman que el precio rondará entre los 40.000 y 45.000 euros por vivienda. Posteriormente, los pisos se destinarán al alquiler social. Este anuncio se realizó en diciembre de 2018, pero las viviendas no estarán listas, en principio, hasta 2023.

Desde Elkarrekin, Oscar Fernández ha dudado de que pueda cumplirse esa fecha. "Pasa el tiempo y los plazos para ejecución se alargan. En enero se comentaba que si estarían para verano o más tarde de 2023. Pero el cambio que más se podía agilizar, el urbanístico, lleva parado muchísimo tiempo", ha criticado. "Es mayo y no hay nada, este proyecto está a punto de quedarse en un cajón", ha lamentado.

En 2018 el alcalde destacaba que "las viviendas se encuentran en relativamente buen estado y el coste de su reforma sería asequible para el Gobierno Vasco". Este proyecto se basa en las 3 Rs (Reutilización de edificios, Reactivación de la vida económica y social y Regeneración de Espacios públicos).