Vitoria-Gasteiz recuperará la vegetación en el entorno de Lermanda y Júndiz

28 octubre, 2016

Se mejorará la vegetación y los márgenes de ríos y arroyos

lermanda-puebloVitoria-Gasteiz acometerá en el entorno del pueblo de Lermanda, junto al polígono industrial de Júndiz y la autovía, un proyecto de regeneración ambiental que pretende compatibilizar la actividad agrícola del territorio, la conservación de la identidad rural y la promoción de la actividad económica, así como fortalecer el papel de conexión ecológica de esta zona entre los Montes de Vitoria y el Zadorra.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado esta mañana la contratación de las obras necesarias para llevar a cabo la Fase 1 del proyecto Mendebaldea, que contará con un presupuesto de casi 80.000 euros y estará cofinanciado por el Gobierno Vasco, que aportará el 50% del gasto. La ayuda se enmarca dentro de la línea de lucha contra el cambio climático y las acciones incluidas se dirigen a reducir impactos medioambientales tales como la contaminación atmosférica, sonora y paisajística. Los trabajos coordinados entre el Departamento de Medio Ambiente y el Centro de Estudios Ambientales se desarrollarán durante cinco meses. Después, en una segunda fase, se contratarán las labores de siembras y plantaciones.

La zona oeste del municipio se ha desarrollado durante las últimas décadas con la ampliación del polígono de Júndiz junto al corredor de Subillabide, la A1, la carretera N102 y el ferrocarril, actuaciones que han generado importantes impactos ambientales y paisajísticos. Por ese motivo ahora se pretende desarrollar este proyecto, un conjunto de acciones de mejora en parcelas de propiedad municipal que ayudarán a crear un paisaje de transición urbano-rural de calidad. Hay que recordar que miles de personas circulan diariamente por la autovía A-1 y perciben una imagen de la ciudad con paisajes visualmente degradados”, ha explicado el concejal de Medio Ambiente, Iñaki Prusilla.

Las acciones recogen varios aspectos: mejorar la conectividad ecológica con la revegetación de los márgenes de ríos, arroyos y acequias del ámbito; la inclusión de una pequeña balsa de filtración de aguas recogidas en los viales o la restauración de setos y ribazos. Con el objeto de reducir el impacto acústico, de contaminación y visual de la carretera se plantea la construcción de una barrera de tierras y vegetación que mitigue el impacto visual y de sonido de la A-1 sobre Lermanda.

Además, se mejorará la movilidad mediante una nueva red de caminos y sendas que enlazará con las vías verdes municipales. El paisaje mejorará mediante plantaciones, incluyendo cultivos energéticos agrícolas y forestales como fuentes de energía renovable; y se fomentarán funciones de la infraestructura verde como el almacén de carbono mediante un bosque permanente. Otras de las medidas sostenible para la conservación de suelo será la recuperación de los suelos degradados mediante técnicas nuevas (tecnosuelos, fitorremediación…); y el fomento de la agricultura ecológica.

En la fase 1 del proyecto, que será la que se acometerá inicialmente, se incluirán las labores que atañen a la remodelación de la topografía y acondicionamiento de suelos previo a las posteriores plantaciones y siembras. Se llevará a cabo una limpieza general de las parcelas; la preparación del terreno mediante desbroces, laboreo y adición de compost de la planta de tratamiento de Júndiz; los movimientos de tierra necesarios para la nueva topografía (incluyendo una barrera de sonido a base de tierras procedentes de acopios existentes en las propias parcelas) y finalmente la ejecución de varios caminos.