Vitoria-Gasteiz quiere conocer la situación de los mendigos en sus calles

27 febrero, 2017

Realizará un estudio para ofrecer alternativas a los mendigos y detectar posibles mafias

La mendicidad existe en Vitoria, y según el Ayuntamiento puede haber entre 50 y 60 personas pidiendo limosnas en nuestra ciudad. En muchos casos son personas que se encuentran en la calle, que no tienen recursos y que piden a la entrada de los supermercados, en zonas de tránsito o en diversos puntos de la ciudad.

El departamento de Políticas Sociales quiere analizar los motivos que conducen a algunas personas a esta práctica de pedir limosna, así como conocer su situación social y económica. Son personas muchas de ellas conocidas por los vitorianos, como El Cántabro. Recientemente Marco y Antonio también contaban su historia personal.

El estudio también servirá para detectar posibles redes organizadas de personas que piden en la calle y trabajar en su erradicación.

Se cree que en Vitoria puede haber entre 50 y 60 personas en esta situación; adultos que piden a la puerta de supermercados, parroquias, centros comerciales, etc. “Sabemos que la mayoría no lo hace por gusto, sino porque no tienen cubiertas sus necesidades vitales; y si es así, entonces hay cosas que debemos cambiar y mejorar en nuestra sociedad. Nosotros estamos dispuestos a hacerlo, por eso queremos hacer un análisis de su situación y ofrecerles una alternativa distinta a la calle, ha explicado el concejal de Políticas Sociales, Peio López de Munain.

Una educadora se entrevistará con estas personas para conocer su situación

Una educadora social recorrerá las trece zonas en las que ha sido dividida la ciudad para entrevistar a estas personas de las que recabará datos con el fin de identificar su procedencia, dónde viven, su situación laboral y económica, las fuentes de ingresos y ayudas de las que disponen, el tiempo que llevan ejerciendo la mendicidad y si actúan conjuntamente con otras personas.

“Sabemos que será complicado recoger toda esta información porque estas personas en ocasiones muestran temor, miedo.  Les resulta difícil contar cual es su situación real y muchas veces callan porque no tienen consolidada su situación documental”, ha advertido el concejal de Políticas Sociales.

“Queremos ofrecer a estas personas una alternativa distinta a la calle, darles a conocer los recursos sociales municipales e integrarles en recursos y en programas de inserción social que les ayuden a salir de esa situación”.

Para la elaboración de este trabajo, el proyecto Es-Kale-an cuenta con el apoyo del trabajo de observación que realizan las educadoras de calle de Hurbil y con la colaboración de parroquias, superficies comerciales y otros agentes sociales conocedores de esta realidad como las asociaciones del tercer sector, a las que este miércoles les será presentado este programa.