"Los efectivos de limpieza no miran al suelo para recoger las hojas, sino a las copas de los árboles"

22 noviembre, 2016

El Ayuntamiento aclara que actualmente hay tres equipos destinados exclusivamente a la limpieza de hojas

Como cada otoño las hojas vuelven a caer de los árboles al suelo de la Green Capital. Las calles se llenan de hojas, lo que para algunos genera una sensación de suciedad y para otros es una bella imagen del otoño.

hojas-suelo-otonoLas críticas se repiten cada año y hoy el concejal Iñaki Prusilla ha aclarado cuál es el protocolo que se sigue para retirar las hojas: "Los efectivos de limpieza no miran al suelo, sino a las copas de los árboles", ha asegurado.

"Todavía quedan muchas hojas en los árboles" y, si hoy se limpia, es posible que mañana vuelva a estar el suelo con hojas.

Aún así Iñaki Prusilla ha aclarado posteriormente que sí se está realizando un refuerzo en la limpieza: "Los refuerzos arrancaron el 24 de octubre y tres equipos están trabajando exclusivamente de lunes a viernes en estas labores". Equipos formados por un conductor, una barredora de calzadas, un soplador y un peón. Equipos que trabajan de 6 de la mañana a 13:30 de lunes a viernes por toda la ciudad. El Ayuntamiento estudia la posibilidad de reforzarlos si así lo requiere la situación.

Por cierto que desde el Ayuntamiento no consideran "suciedad" a las hojas de los árboles caídas, pese a que en estos días han aumentado los avisos por este concepto a través de VGarbi. "Como es otoño es natural que caigan las hojas, y según la especie las hojas caen antes o después".

Este año el buen tiempo de septiembre y de comienzos de octubre ha retrasado la caída de las hojas, y ha prolongado durante más tiempo este fenómeno propio de los árboles de hoja caduca.

EH Bildu ha instado hoy al Ayuntamiento a que actúe en las zonas críticas, donde se pueda realizar una limpieza para evitar caídas de los peatones o ciclistas.

  • Riesgo de lluvia

whatsapp-image-2016-11-22-at-15-25-16En los próximos días existe una alta previsión de lluvia, lo que podría arrastrar las hojas ya caídas a las arquetas y alcantarillas de la ciudad. Es uno de los mayores riesgos de la presencia de hojas en el suelo.

Además en otros casos el problema está en la unión de las hojas con la lluvia, que provoca resbalones. Es el caso de la plaza ubicada frente a la Catedral, donde se genera una situación de peligro.