Los bares de Abastos buscan una segunda oportunidad tras los fracasos iniciales

Natxo Gatón | 12 julio, 2019



De los ocho bares que abrieron en 2015 tan solo sobreviven dos, y este viernes abrirán otros dos más


Los gastrobares de la Plaza de Abastos no han cumplido las expectativas con las que abrieron en 2015. De los ocho establecimientos iniciales tan solo han sobrevivido dos. Aunque este viernes la zona recupera un poco de vida con la apertura de dos nuevos espacios: La Espuela y Gallofa, que se suman a Manduka y al Txiki.

Dos nuevos establecimientos que ofrecerán raciones variadas, marisco, hamburguesas y perritos calientes. La Espuela es una iniciativa de los mismos impulsores del Bar Txiki. Estos espacios se unirán en un futuro al asador que está previsto que abra en la parte norte de la Plaza de Abastos (junto a Santa Bárbara).

La plaza también cuenta con un espacio de pintxos y txakoli que tan solo abre algunas mañanas a la semana.

  • Sin ser referencia hostelera

Estas aperturas son una segunda oportunidad para los bares de la Plaza. De los ocho bares iniciales seis han ido cerrando. La Plaza de Abastos no ha logrado convertirse en la referencia hostelera de la que sí presumen otros mercados similares: la elevada competencia de los alrededores, el elevado alquiler o la falta de una oferta claramente diferenciada (que sí existió al principio) pueden ser algunas de las razones.

Los primeros en cerrar fueron los establecimientos temáticos: un japonés, un italiano y un mexicano que no triunfaron. Y eso que este tipo de establecimientos están de moda en Vitoria-Gasteiz, con diferentes aperturas a lo largo de la ciudad.

También cerró la Degustación de Artepan y posteriormente lo hicieron dos espacios más. No había clientela para todos y La Manduca y Txiki han sido los únicos supervivientes desde su apertura hace casi cuatro años. Dos establecimientos con una oferta muy similar a la de otros establecimientos de Vitoria-Gasteiz.

En realidad el concepto de la Plaza de Abastos de Vitoria-Gasteiz es diferente al de otros espacios, como los mercados de San Antón y San Miguel en Madrid, el de la Boquería en Barcelona o el de la Victoria en Córdoba. En Vitoria-Gasteiz la oferta que presentan ahora estos bares es muy similar al del resto de establecimientos de la ciudad.

No se ha optado tanto por la diferenciación como por adaptarse a lo que querían los clientes. Los gastrobares se encuentran además separados del resto de los puestos del Mercado y no existe una integración efectiva, como sí ocurre en otras ciudades. Los turistas tampoco ven la Plaza de Abastos como un espacio de visita ineludible, como sí ocurre en otras ciudades.

Te recomendamos

Read more...

Ver comentarios

  • comparar este mercaducho con san miguel o boqueria u otros similares es una aberracion...si no hubieran tirado el mercado antiguo de plaza los fueros hubieran tenido esto que buscan. La arquitectura lo es todo en un ambiente, algo que carecemos en esta ciudad cib el choyo de la especulacion a lo largo de la historia en dinde rehabilitar es deformar la historia y su encanto

  • Habría que haber tirado el edificio entero y darle otra forma integrándolo a la plaza......pero eso era mucha tela y con lo que han trincado chapuceando el parking les ha válido a los manguis de esta green City. Vitoria siempre a medias. Es lo que hay.

Esta web utiliza cookies