Los Carnavales de hace un siglo en Vitoria-Gasteiz

25 febrero, 2022

La tradición reserva hasta una canción para esta festividad

Dice el Pasacalles que los pintores, tras terminar de pintar las estaciones de Achuri y Amara, se vinieron a Vitoria a pasar el Carnaval. Y es que la fiesta pagana por excelencia tiene fuertes raíces en nuestra ciudad, que aún hoy perduran con fuerza. Raro es aquel que no se disfraza el sábado en Vitoria-Gasteiz.

Carnavales en Vitoria-Gasteiz 1913-1914 (Enrique Guinea) Propiedad de Archivo municipal

Carnavales en Vitoria-Gasteiz 1913-1914 (Enrique Guinea) Propiedad de Archivo municipal

Los desfiles y las comparsas de Carnaval también existían ya hace décadas. De hecho, desde el siglo XVII existen ya menciones a esta festividad, que siempre se ha celebrado en la calle y en todos los estratos sociales.

Aquellas carrozas de comienzos del Siglo XX eran probablemente el germen y el embrión de lo que este sábado veremos en Vitoria. Aunque en aquella época eran los caballos y los bueyes los encargados de arrastrar todo el montaje. El actual desfile de Carnaval tal y como lo conocemos surgió en 1979 de la mano de Indarra.

Carnavales en Vitoria-Gasteiz 1913-1914 (Enrique Guinea) Propiedad de Archivo municipal

Crónicas del Carnaval

Además, según recoge el libro Crónicas del Viejo Carnaval Vitoriano, "era costumbre del Carnaval callejero, que al grito de ¡A la trolla, a la trolla, a la chibiribom-bom! ... la juventud recorriera las calles de la ciudad, perseguida por los "Porreros", que armados con sus temibles "bochinches", golpeaban a todo el mundo".

Carnavales en Vitoria-Gasteiz 1913-1914 (Enrique Guinea) Propiedad de Archivo municipal

Carnavales en Vitoria-Gasteiz 1913-1914 (Enrique Guinea) Propiedad de Archivo municipal

Es cierto que antaño en Vitoria las fiestas de Carnaval se extendían varias jornadas. Desde el jueves de Lardero hasta el entierro de la Sardina la fiesta se apoderaba de la ciudad. No hay que olvidar que tras el martes de Carnaval llegaba el miércoles de ceniza, y posteriormente 40 días de recogimiento con la Cuaresma.